Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Locura y Razón
Eduardo García Gaspar
30 julio 2003
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Las grandes diferencias son mejor ilustradas con pequeñas historias. Fue en Viena, el 4 de agosto de 1782.

Ese día Wolfgang Mozart se casó con Constanze Weber.

Sin embargo, antes de eso, el bueno de Mozart había estado enamorado de otra mujer, una hermana de Constanze, quien lo rechazó. Hay evidencias de otro enamoramiento de Mozart, con una prima suya, que conocemos como La Bäsle, con quien intercambió cartas llenas de humor escatológico.

No podemos entrar a examinar las neuronas de Mozart para revisar estas cuestiones del enamoramiento. Ni siquiera estando vivo lo podríamos hacer. Pero lo que sí podemos hacer es analizar esa dualidad mozartiana.

Se enamora de una, es rechazado, pasa el tiempo y se casa con otra. Aquí hay una pista interesante.

Veamos, primero, al enamoramiento cuyas imágenes más vívidas sean quizá las de Romeo y Julieta. Hay en el enamoramiento elementos de pasión, conmoción, obsesión; la vida se torna intranquila, donde lo único que importa es la presencia del ser amado.

La mente no tiene otro eje que ése, el de estar allí, junto a quien se ama. Surgen las ideas del poeta romántico, capaz de cantar a su amada.

“¡Pues bien! Yo necesito / decirte que te adoro / decirte que te quiero / con todo el corazón / que es mucho lo que sufro / que es mucho lo que lloro / que ya no puedo tanto / y al grito que te imploro / te imploro y te hablo en nombre / de mi última ilusión”.

Textos como éste de Acuña, creo que representan esas ideas, aunque quizá alguno sugeriría al Werther de Goethe. Llego a aquí para introducir una idea de C. S. Lewis que hace una separación por demás importante en este tema.

Señala él ese cúmulo de sentimientos que abotargan la mente y que llamamos estar enamorado.

Todos hemos pasado por esos momentos de extravío, ofuscación e intranquilidad de ánimo. No estoy hablando de la calentura epidérmica, ni de deseos carnales, sino de algo que rebasa ese plan animal, de lo que es capaz de hacernos leer poemas y cuentos como el del Ruiseñor y la Rosa de Oscar Wilde. Segundo, y aquí viene lo de verdad importante, Lewis dice que ese enamoramiento es como una chispa que enciende la voluntad de amar.

Puesto en otras palabras, estar enamorado es muy diferente a amar, por una sencilla razón. El enamoramiento es un sentimiento y sobre los sentimientos se tiene poco dominio. Los sentimientos van y vienen, crecen y decaen. Abrasan pero pueden enfriarse.

En cambio, el amor es un acto de voluntad consciente e intencional, lo que significa que puede mantenerse pues sobre el amar hay un dominio deliberado. Amar no es un sentimiento sino una acción que aparece por voluntad expresa y, por eso, es algo mucho más elevado y meritorio que el enamoramiento. El amor dura, el enamoramiento no.

El amor es constante, el enamoramiento es fugaz.

La distinción que hace Lewis entre estar enamorado y amar me parece extraordinaria, pues es una de esas ideas que ayuda a comprender situaciones reales que todos hemos vivido y conocido.

Una frase revela esta distinción en términos más pedestres y por eso más ilustrativos, la del ranchero que decía, “mi mujer es muy mala cocinera, pero yo la quiero mucho”.

En el enamoramiento no podría nadie decir eso, porque él ciega y limita. El amor, por el contrario, ve y extiende. Reconoce y acepta porque es una decisión voluntaria. No importa que cocine muy mal la esposa, se le ama a pesar de eso, igual que ella ama a pesar de los defectos de uno.

Quizá podemos especular sobre Mozart, quien estuvo enamorado de la hermana de Constanze, pero amó a Constanze, con quien permaneció casado hasta la infortunada muerte de ese gigante de la música en 1791.

Por mi parte, sólo puedo apuntar una cosa muy sencilla. Sí, le doy la razón a C.S. Lewis y su idea. El enamoramiento no es algo en balde, sino muy lo contrario, es la chispa que debe más tarde dar paso al amor que es una acción más humana, porque es consciente, voluntaria y libre.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Locura y Razón”
  1. cristina Dijo:

    excelente, coherente y superrealista con una narración entretenida.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras