Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Los Medios y la Guerra
Eduardo García Gaspar
14 abril 2003
Sección: MEDIOS DE COMUNICACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Cuando existen sucesos intensos, como el actual en Irak, los medios noticiosos muestran su naturaleza y sus inclinaciones.

La más notable de todas las naturalezas es la de la televisión, pues los periódicos por su esencia mantienen la rutina de su aparición diaria con numerosas páginas que persiguen dar panoramas menos particulares.

Esta guerra tiene a varias redes de televisión americana con cobertura continua. La televisión mexicana ofrece esa cobertura, gracias a la alimentación de señales y, desde luego, a algunos reporteros repartidos en lugares cercanos a la guerra.

De entre todo esto, destaca lo inusual, una serie de reporteros que están metidos literalmente en las tropas. De esta manera, todos recibimos señales en extremo parciales por la televisión. Un reportero americano ejemplificó esto de manera por demás clara.

Después de que fueron reportadas varias explosiones en Bagdad, él dijo que efectivamente las había oído y que eran grandes, pero que no sabía dónde habían sucedido, ni qué habían atacado.

Lo que quiero señalar es que los reportes de guerra que vienen así son únicamente retazos personales provenientes de lo que un reportero puede ver, que puede ser nada o un edificio caído. Los reportes de ellos son valiosos, pero deben ser pasados por un filtro del espectador, quien debe entenderlos como fragmentos en extremo pequeños de un suceso enorme que no está siendo visto.

La televisión americana con frecuencia mandó reportes de periodistas que acompañan a las tropas y que tuvieron que ser negados, afinados y corregidos. Incluso, dos periodistas en diferentes lugares reportaban hechos incongruentes.

A toda esta confusión hay que agregar algo que se da en todas las guerras y que es la propaganda, el manejo de noticias a conveniencia propia.

La propaganda iraquí es más sencilla de detectar que la de la coalición, pues en Irak los medios dicen lo que Sadam quiere y eso no sucede en Occidente, pero aún así, el espectador debe entender que se dan noticias de propaganda. La realidad se complica con otro factor, que es la inclinación del medio.

Algunos de los medios se inclinan del lado contrario a la coalición y otros a favor. Tome usted, por ejemplo, el periódico ruso Pravda y verá que parece haber regresado a la época de la URSS, lo que no lo hace una fuente confiable, tanto como sí lo pueden ser los periódicos más serios de Gran Bretaña y Estados Unidos.

La situación del lector para entender lo que sucede en la guerra tiene aún más bemoles con un hecho innegable. Ninguno de los lados en conflicto va a revelar su estrategia al otro y, por esta razón, podemos estar sufriendo el mismo engaño en el que una de las partes está intentando que la otra caiga.

Pongo un ejemplo, casi todos los avances de la coalición se han dado por la parte sur de Bagdad, que es la zona en la que se han aglomerado las fuerzas iraquíes de defensa.

Pero pocos han hablado del norte, quizá indefenso en relación al sur y donde los kurdos pueden jugar un papel vital contra Sadam. ¿Cómo puede formarse un espectador una opinión de la guerra? Viendo tendencias centrales de los sucesos, como el avance de la coalición que es indudable e imaginando lo que las partes irán haciendo.

Mi punto es sencillo, ninguna noticia en particular es relevante para juzgar el desarrollo de la guerra, pues ella se desenvuelve en el tiempo en medio de circunstancias que oscurecen el panorama general. Ver estos aspectos es un buen ejercicio mental. Pero eso no es todo en la complicación de entender los sucesos.

Los noticieros de televisión andan detrás del más mínimo suceso espectacular para ampliarlo a proporciones que no merece y verse como poseedores de primicias que los hagan notables ante el espectador.

Y luego está, desde luego, la opinión personal del espectador, otro mundo de complicación, que interpretará las noticias como quiera según sus actitudes.

No, no es un mundo sencillo el que tenemos ahora. Nunca lo ha sido. Entender esas complicaciones es un buen paso para corregir hasta donde podamos lo malo que en este mundo existe.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras