Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Más Leyendas Urbanas
Eduardo García Gaspar
17 enero 2003
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, Y FABULAS E HISTORIAS
Catalogado en:


Cuentan que en un rancho de un estado del centro de México se realizó una boda entre dos de las familias más acaudalas del lugar. Los cónyuges eran guapos, ricos y se amaban locamente.

Todo el mundo en el pueblo esperaba el día de la boda con entusiasmo. Por fin llegó el día y comenzaron las celebraciones.

Después del banquete, los invitados quisieron jugar a las escondidas, como lo hacían de pequeños. Lo hicieron insistiendo que el novio fuera el que buscara a los demás. El juego terminó encontrando el novio a todos menos a su novia.

La buscaron sin éxito durante toda la noche. El tiempo pasó creyendo el novio que ella lo había abandonado. Se volvió a casar y heredó el rancho de sus padres, el lugar donde se había celebrado la boda.

Recorriendo el lugar, muchos años después, abrieron un viejo almacén en el que había un arcón antiguo cerrado. Al abrirlo, reconocieron el vestido de la novia que había desaparecido. Lo llevaba puesto un esqueleto.

Otra historia, particularmente graciosa, cuenta los hechos de una casa como cualquier otra por la mañana.

Todos habían salido de casa, excepto la señora, quien decidió ponerse una mascarilla de pasta de aguacate en la cara y arreglarse el pelo con algún tinte. Todo iba bien hasta que oyó ruidos y comprendió que había un ladrón dentro de la casa. Temiendo lo peor, se escondió en un closet procurando no hacer ruido.

El ladrón entró a la recamara donde ella estaba y abrió el closet. Ella lo vio y gritó con todas sus fuerzas, lo que asustó al ladrón tanto al ver una cara verde que cayó desmallado, tuvo un infarto y murió.

Las señoras parecen tener más historias que las de los maridos. Aunque hay una tenebrosa de un marido que de viaje, por la noche, antes de ir a su habitación decidió tomar una copa en el bar del hotel donde encontró a una guapa mujer con la que trabó amistad íntima.

Las cosas siguieron su curso normal, después de varias copas. A la mañana siguiente, el tipo amaneció en la tina, dentro de agua con hielo, y un papel con el número de un servicio de ambulancias. La nota en el papel decía que le habían extirpado uno de sus riñones.

De compras en la frontera, un grupo de señoras entró a un centro comercial mientras un gato atravesaba la calle con la mala fortuna de matarlo.

Preocupadas por la reacción de la policía en los EEUU, decidieron meter el cuerpo del animal muerto en una de las bolsas de las compras con unos papeles encima para ocultarlo a la vista. Lo hicieron y dentro del centro comercial dejaron abandonada a la bolsa cerca de un basurero a la entrada del restaurante en el que comían, de manera que podían ver qué sucedía con la bolsa.

Una señora, de facha sospechosa, rondó la bolsa varias veces hasta que decidió tomarla como suya y entrar al restaurante, para sentarse muy cerca del grupo de mujeres.

Observándola vieron que le picaba la curiosidad para ver el contenido de la bolsa. Discretamente la mujer metió la mano en ella y la sacó viéndola totalmente machada de sangre, lo que la hizo gritar desaforadamente y desmayarse a continuación.

La conmoción era grande y llegó la policía, quien llamó a una ambulancia que puso a la señora en una camilla y junto a ella la bolsa con el cuerpo del gato.

Son simples historias, divertidas, curiosas que no podemos tomar como reales.

Y sin embargo, muchos medios y muchas personas han ido más allá de reportar seriamente una nota de ese tipo, la de los una secta que dice tener nexos extraterrestres y que afirma haber clonado a varios bebés. Debemos acostumbrarnos a escuchar historias de ese calibre, pero sobre todo a calificarlas.

No podemos tenerlas como verdades, que es lo que he visto que ha sucedido en el caso de demasiada gente. Hay responsabilidades en los lectores también, que es algo que no se trata con frecuencia.

Los medios tienen obligaciones con la calidad de su información (lo que parece no ser cierto en muchos casos), pero el lector no puede renunciar a tener un papel activo que en esencia es el de poner a la historia en perspectiva y, quizá, desecharla en alguna medida.

Y si no lo hacemos se nos vuelve a aparecer el chupacabras, que como todos sabemos es un descendiente de Drácula y surge en los países en los que hay demasiados crédulos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras