Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Navidad y Depresión
Eduardo García Gaspar
19 diciembre 2003
Sección: RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Por estas épocas casi siempre surge algún reportaje en algún medio que menciona que durante la Navidad muchas personas sufren depresión, que incluso se elevan los suicidios, que algunas personas tienen sentimientos de bajos ánimos, melancolía y tristeza.

Me parece que es cierto, aunque no sé en qué proporción.

Aunque, por el otro lado, debemos reconocer el fenómeno contrario. Ninguna época como ésta hay, en la que la gente celebra, festeja, regala, ilumina sus casas. Sin duda existe un ánimo positivo, hay alegría, júbilo y regocijo.

Quizá hasta aquí, podamos concluir que en esta época de Navidad conviven sentimientos contrarios: unos se sienten gozosos y otros sufren desaliento.

Lo interesante de explicar es, desde luego, la razón del desánimo y la melancolía, que son los sentimientos contrarios a los que debería la gente experimentar.

Tal vez quiera usted acompañarme en la explicación que me atrevo a dar y que en mucho está inspirada en algunas lecturas de obras de Santa Teresa de Ávila, una de las inteligencias mayores que hemos tenido.

Dice Teresa que hay ánimos positivos y negativos, que los positivos producen paz interior, tranquilidad, sosiego y calma y que los negativos producen lo contrario, turbación, alteraciones e intranquilidad.

Si no lo recuerdo mal, eso lo afirma Teresa cuando habla de sus trances y arrobamientos, cuando ella se acercaba a Jesucristo. Y eso le producía placidez, paz y quietud. Por el contrario, las obras del demonio producen malos sentimientos.

Tomemos esta idea y, si usted quiere, llevémosla al asunto de la depresión en la Navidad. Le prometo que puede ser interesante.

No en todos los casos, pero como regla general, podemos decir que quienes tienen sentimientos de alegría en la Navidad están más cerca de Dios y que quienes tienen sentimientos de depresión están alejados de Él.

Si usted cree en Dios, eso no tiene vuelta de hoja, pues Dios no puede producir malos sentimientos en las personas, sino positivos. La lejanía de Dios es la que causa pasiones negativas. En esto hay una dimensión adicional interesante. Todos los humanos, por serlo, tenemos una conciencia implantada por Dios en la esencia humana, hecha a semejanza Divina.

La conciencia es esa voz de Dios que está dentro de todos nosotros y, digo, que cuando existe lejanía de Dios, entonces la conciencia habla expresando disonancia entre lo que somos y lo que deberíamos ser.

Esa disonancia es la causa de la depresión que sienten algunas personas.

Sí, lo que estoy diciendo puede sonar anticuado y fuera de moda, pero me parece muy razonable, tanto que lo pongo a su consideración. Lo que afirmo es que una buena parte de la depresión de ánimo que algunas personas sufren en la época de Navidad es causada por una reacción de su conciencia, de la que pueden no darse cuenta.

Esa reacción de la conciencia clama la incongruencia de vivir lejos de Dios precisamente en los días en los que más debería estarse cerca de Él. La depresión sentida, desde luego, oculta su causa, la que no será sencillo descubrir por parte de personas que rehuyen a la religión.

El aquejado pocas veces puede diagnosticarse correctamente, especialmente en este caso, en el que no se tiene el hábito de prestar atención a la voz de la conciencia.

Si lo que he dicho es cierto, entonces el remedio cobra una claridad inusitada y es extremadamente obvio. Quien sufre esa depresión deberá automedicarse realizando obras de caridad hacia los demás, especialmente en esta época. No obritas de caridad, por favor, sino cosas significativas, que tomen tiempo y cuesten esfuerzo.

El sentimiento de gozo que eso producirá, se lo aseguro, quitará toda traza de depresión. En esa persona se crearán esos sentimientos positivos que la cercanía de Dios produce.

Ya no habrá incongruencias ni inconsistencias en la conciencia. El padecimiento desaparecerá. Y, me doy cuenta ahora, de que esto que le he querido decir al lector, no es nuevo, tiene unos 2 mil años de haber sido dicho. Lo que sucede es que demasiadas veces se nos olvida.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras