Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
“No Puede Entrar, Joven”
Eduardo García Gaspar
9 septiembre 2003
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


A los niños se les enseña que no deben interrumpir a los mayores, que es de mala educación meterse a la conversación de otras personas.

A los estudiantes se les enseña también que deben hablar en orden, que no deben interrumpir al profesor.

Son estos casos de simple sentido común que tienen diferentes manifestaciones de mera sabiduría para la sana convivencia social.

En situaciones más avanzadas, por ejemplo, en las discusiones y argumentaciones, cada una de las partes expone sus razones sin que los demás intervengan, dejando que hable durante el tiempo acordado. Esto puede verse en los juicios, con partes dadas a la defensa y al procurador.

No es nada difícil de entender esto. Incluso implica el benéfico efecto de la cortesía con los demás: a cada quien se le da su turno para hablar.

Todo esto viene a cuento por los sucesos que año con año, desde hace tiempo, vienen sucediendo en los informes presidenciales, durante los que algunos asistentes a ellos tienen la descortesía de chiflar y gritar protestando contra lo que sea que dice el que habla.

Hacer eso, desde luego, tiene su historia, que se remonta a las épocas del priísmo dominante, cuando quizá había alguna buena razón para hacerlo. Mi punto es que ahora ya no existe razón alguna para tener el comportamiento de un idiota en un acto de esa solemnidad.

Le digo, hace años podía ser la conducta, no muy brillante, de un defensor de la democracia. Pero ya no.

Con un sistema democrático legítimo, que respondió según resultados incuestionables en las votaciones, las interrupciones durante el informe presidencial sólo puede ser el producto de mentes con escasas neuronas y sin estrenar.

Son personas que se quedaron con veinte años de retraso y que dan miedo. Dan miedo, por lo que está asociado a ese comportamiento.

¿Se pondría a pegar de gritos y a chiflar, por ejemplo, Einstein en la presentación de uno de sus colegas con el que no está de acuerdo? ¿Haría eso mismo Isabel II para expresar su desacuerdo con Tony Blair?

A lo que voy es a aceptar que existe un mínimo de cortesía que toda situación merece, un nivel al que no llegan esos gritones. ¿Les gustaría a ellos mismos que les hicieran algo igual cuando están en su casa?

Pero esto es sólo el principio. Dan miedo porque de ellos se espera que puedan dialogar para llegar a un acuerdo de leyes y de reformas. De una gente que interrumpe así, sin educación, no se puede esperar que siquiera sepa escribir… de pensar, ni hablamos.

Mucho me temo que no tengan la capacidad para entender la diferencia entre estar allí en el Congreso y asistir a un partido de futbol. De quien chifla, grita, patalea e interrumpe no puede esperarse nada bueno.

Por definición es gente inmadura, sin criterio y sin educación en quien, de todas las personas posibles, se ha confiado la tarea de hacer reformas legales muy necesarias para el bienestar de todo México… lo que es como asignarle la responsabilidad de escribir un libro de ética a una bailarina de table dance.

¿Qué puede esperarse de esas mentes con neuronas sin usar?

No mucho, pues si el congreso nos les inspira respeto y no consideran que ese presidente fue elegido por los mexicanos, tal vez piensen que están en sitios que les serían más acomodados a su escaso talento, como una casa de mala nota.

En fin, todo lo que quise hacer es llamar la atención sobre un hecho del que no se habla mucho, pues todos los medios enfocan su atención a lo dicho en el informe presidencial o a las reacciones que eso causó.

Se olvidan de algo que tiene bastante más trascendencia y que es la realidad innegable de un grupo de personas dentro del congreso que simplemente no tienen idea de lo que está pasando frente a sus narices.

Y esas personas tienen puesta en sus hombros la esperanza nacional de que los legisladores lleguen a acuerdos en leyes vitales que beneficiarán a millones. Esto, en serio, es un drama nacional de consecuencias muy serias. Porque en el fondo, el hecho es que dentro del congreso hay personas que tendrían dificultad para entrar a un prostíbulo en el que fueran ya conocidos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras