Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Posicionamiento
Eduardo García Gaspar
1 septiembre 2003
Sección: NEGOCIOS, Sección: Asuntos, Y FABULAS E HISTORIAS
Catalogado en:


Cuentan que una mujer divorciada varias veces, contrajo nupcias con un licenciado en Mercadotecnia.

Durante el cortejo, pudo enterarse el novio que su potencial esposa había estado casada numerosas ocasiones y siempre había logrado obtener su divorcio por causas perfectamente justificadas, ante las que ningún juez expresó duda alguna.

El buen licenciado en Mercadotecnia, más aún, estaba muy intrigado, pues esta mujer de vida tan azarosa le había dicho que ella permanecía físicamente intacta, jamás habiendo podido consumir la acción que todo matrimonio presupone.

Siendo él de naturaleza curiosa, cierto día la interrogó durante la cena, después de varias copas de vino.

Ella, un poco alumbrada por las esencias espirituosas, narró su historia y cómo a pesar de haber tenido varios maridos ella seguía intacta. Esto es lo que ella dijo.

“Mi primer marido era un gran conversador y contaba chistes muy buenos. Él era un vendedor muy premiado en la empresa donde trabajaba. Durante el tiempo en el que permanecimos casados, siempre me decía que todo iba a ser maravilloso, que era lo que más me iba a gustar, que siempre estaría satisfecha, que la entrega llegaría en cualquier momento. Y hasta allí, pues el pedido nunca me fue entregado.

“Mi segundo marido trabajaba en sistemas, en otra empresa muy grande. Se la pasaba haciendo simulaciones y gráficas, que ponía en PowerPoint y me explicaba con unos símbolos que nunca entendí bien. Las veces que lo intentamos hubo fallas de red de transmisión que, según él, podían remediarse apagando, esperando, y luego encendiendo de nuevo el asunto. Si eso no funcionaba, irremediablemente consultaba la documentación. El caso es que nada de nada.

“Mi tercer marido era de Recursos Humanos, un buen tipo, que insistía en aplicarme pruebas de aptitud y habilidad, llenando previamente formas de solicitud, de manera que yo tuviera el perfil necesitado para la posición buscada. Hubo algunas menciones de puntos Hay, que yo no comprendí y siempre terminaba el asunto diciendo que él me llamaría cuando hubiera una oportunidad.

“Mi cuarto marido también era un buen tipo, un ingeniero, muy responsable. Tanto que para llegar a eso que debíamos hacer, inició la recopilación de los pasos del proceso, uno por uno, intentando tener incrementos de productividad, por lo que necesitaba estudiar una maestría en torres de destilación fuera del país y llegar así a tener una tecnología de punta. Nos separamos cuando estaba ya él en el doctorado.

“Mi quinto marido era uno de los más altos financieros del país, director de Administración y Contabilidad de otra empresa muy grande. Lo primero que me dijo fue que debía haber cargos y abonos, pero que él aún no sabía cómo contabilizar el acto que intentamos, por lo que escribió un oficio al Instituto de Contadores e hizo una consulta fiscal al gobierno. Una vez resueltas las consultas, él pensó que quizá eso no era su responsabilidad.

“Mi sexto marido fue un director general, pues yo ya estaba cansada de tantos subalternos que nunca llegaban a cumplir con las expectativas. Sin embargo, dadas las largas jornadas de trabajo que le eran exigidas, me propuso buscar a alguien en el que pudieran delegarse las acciones que él debía realizar conmigo. Desde luego, no acepté.

“Mi séptimo marido fue un consultor de empresas. Hizo un estudio, lo encuadernó muy bonito, me lo regaló una noche y se fue. Nunca lo volví a ver. Pero ahora la cosa es diferente, pues tú eres de Mercadotecnia y esa gente tiene una reputación que me atrae y me excita… tanto que quizá esta noche misma sucumba sin freno alguno a la menor de tus insinuaciones.”

Habló así la mujer al licenciado en Mercadotecnia, quien con cierto sonrojo dijo a ella lo siguiente,

“No sabes lo tranquilo que me han dejado tus palabras, pues la curiosidad me comía. Y ahora, ya con mucha más intimidad, te puedo decir muy francamente algo muy mío. Tengo el producto, sé que es bueno, su potencial es enorme. Sin embargo, existen dudas sobre el posicionamiento, por lo que te propongo que esperemos a la realización de estudios y pruebas de mercados en otras ciudades que garanticen el éxito final”.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras