Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Problema de Neuronas
Eduardo García Gaspar
24 julio 2003
Sección: FALSEDADES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Cuando se ven las cosas con tranquilidad es posible tener mejores ideas.

Déjeme proponer una idea que me parece que tiene potencial para explicar lo que sucede en nuestro país, es decir, la escasa posibilidad de tener acuerdos dentro de entidades gubernamentales e incluso entre ciudadanos.

La idea me llegó de improviso cuando fui partícipe de una discusión política entre ciudadanos comunes, como usted y como yo.

Las varias horas que duró esa conversación, después de una larga comida, mostró con claridad la existencia de un síndrome. Me refiero al de entender a la política y quizá hasta la vida como una serie de conflictos y luchas entre personas y grupos contrarios, capaces de los más intrincados complots.

Toda, absolutamente toda la política discutida en ese mesa tuvo como explicación la existencia de maquinaciones e intrigas secretas de políticos que no cesan de pelear entre sí.

Más aún, esas riñas entre políticos son de vida o muerte, sin posibilidad de acuerdos o negociaciones. Se gana o se pierde, sin otra opción que esas dos. Hay confabulaciones, contubernios, maquinaciones, todos por debajo de la mesa en una guerra sin cuartel en la que lo que lo que unos ganan otros lo pierden.

Y todo es entendido así, desde la más pequeña acción gubernamental hasta un suceso diplomático mayor. Desde luego, cuando un ciudadano entiende de esa manera a la vida política, él renuncia a toda posibilidad de uso de la razón y de uso de información.

Esa persona, que así piensa, estará dispuesta a creer absolutamente todo, sin excepción, con tal de que se hable de complots y creerá ciertas cosas que oí en esa conversación, de la que cito una que me llamó la atención.

Una de las personas aseguró que “los medios norteamericanos son en realidad propiedad del Vaticano”. Cuando le dije que lo dudaba dados los escándalos que los medios americanos propagaron contra la Iglesia Católica hace un año o más por los abusos sexuales de varios sacerdotes, me contestó que “eso lo hicieron para ocultar y despistar”.

Lo que digo es que existe una enfermedad mental que se manifiesta en eso, en explicar todo lo que sucede por medio de complots, luchas, tratos secretos entre grupos en pugna que se mueven ocultos y que jamás conoceremos.

Por más que argumenté en la comida que si no los conocemos entonces no podemos saber que existen esos complots, se me respondió que “el hecho de que no sepamos que existen es prueba de que sí existen”.

No digo que no haya luchas en la política, ni que no existan acuerdos secretos. Lo que digo es que explicar todo, absolutamente todo, sobre esa base conduce a errores.

Los errores a lo que el pensar así lleva son obvios, pues se cometen errores de razonamiento al aceptar ideas que contradicen a lo fundamentado. Eso lleva a la negación de la realidad y a ignorar la información, como el que dijo en la comida que “deliberadamente los partidos y el IFE habían promovido el abstencionismo”, pero sin decir con qué objetivo.

El pensar así, según pude concluir, se debe en mucho a carecer de información. Unas pocas piezas de información y conversaciones como la que presencié alimentaban las explicaciones de enredos y artimañas que desafiaban toda lógica.

Como, “Fox había acordado con todos los medios para que lo criticaran mucho para que el final del sexenio cambiaran su táctica y lo alabaran de manera que el PAN mantuviera la presidencia” y otras cosas más de igual calibre escuché durante esa comida, sin olvidar la eterna “las cifras de inflación no son ciertas, como tampoco las cifras de reservas de dólares”.

Mi punto es sencillo. Sí pueden existir muchas marrullerías y tratos secretos y mentiras, después de todo este no es un mundo de ángeles.

Pero si todo lo explicamos así, renunciamos al uso de la razón y de las ideas, para convertir a la vida en in total escenario de conflictos sin fin en el que el pensar de nada sirve y la información es inútil. No me perece positivo hacer eso.

No todas las personas son malas, ni todas son marrulleras, ni siempre nos comportamos haciendo planes secretos. Y la realidad compleja de nuestro mundo demuestra eso que le digo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras