Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Protestas en Londres
Eduardo García Gaspar
21 noviembre 2003
Sección: DIPLOMACIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: , ,


Si bien, por lo que se ve superficialmente, una buena cantidad de las personas están en contra de la ocupación aliada en Irak, encabezada por los EEUU, debo decir que no soy parte de ese grupo.

Una de las razones de mi posición personal fue bien explicada recientemente por la revista norteamericana Nationall Review On Line, la que analizó a las organizaciones que estuvieron detrás de las manifestaciones en contra de la visita de Bush a Londres.

Cito las palabras de esa revista, las demostraciones fueron organizadas por

“un nebuloso grupo llamado Coalición para Detener la Guerra, parte de Hate-America-International, la que ha orquestado una serie de ‘eventos’ callejeros en apoyo al Talibán y al dictador Sadam Husein desde 2001… la coalición tiene un comité central de 33 miembros… 18 vienen de varios grupos de izquierda dura: comunistas, trotskistas, maoístas y castristas… 3… del ala radical del partido laborista. También hay 8 islamistas radicales. Los restantes 4 son ecologistas de izquierda conocidos como las sandías (verdes por fuera, rojos por dentro).”

Para mí, ésta es una buena razón para no unirme a las protestas en contra de la ocupación aliada en Irak. Simplemente no me agrada apoyar a esos grupos, a los que nunca he visto atinar en sus ideas.

Además, conviene añadir algo a esa información, que es concretamente la carta de un autor, Frederick Forsyth, publicada en The Guardian de Londres, un periódico de clara izquierda, y la que traduzco.

Dirigida la carta a Bush, Forsyth dice,

“Se encontrará usted rodeado por todas partes por algunos personajes pretenciosos colectivamente conocidos como la Izquierda Británica. Creen ellos adicionalmente que poseen el monopolio de la moralidad… Usted se opuso y derrocó al dictador más sangriento del mundo. Eso es imperdonable. Le ruego no darse por enterado. La Izquierda Británica emerge intermitentemente como un como un grano en los glúteos de un país muy bueno. Hace setenta años se opusieron a combatir a Hitler y adoraron a otro genocida, Josef Stalin.”

Continúa la carta de Forsyth,

“(la Izquierda Británica) ha marchado a favor de Mao, Ho Chi Min, Khruschev, Brezhnev y Andropov. Ha babeado con Ceausescu y Mugabe. Ha marchado en contra de todo lo americano… durante un siglo. En términos generales, odian a su país primero y al mío después. Todos los ídolos de la izquierda han caído… Durante una década no han tenido realmente nada que odiar. Pero gracias a Dios en su infinita misericordia, ahora ellos pueden aplaudir a Sadam, Bin Laden, Kim Il-Jong I…”

Más información sobre el tema. Hace unos días, ese mismo periódico dio a conocer los datos de una encuesta. Algunos de ellos son los siguientes. Un 62 por ciento de los entrevistados en Inglaterra creen que los EU son “hablando en general, una fuerza de bien, no de mal”.

El 15 por ciento respondió que los EU son el “imperio del mal”.

La oposición a la guerra ha caído 12 puntos para llegar a 41 por ciento y los que creen que la guerra estaba justificada subió 9 puntos para llegar a 47 por ciento. Un 43 por ciento dice dar la bienvenida a Bush y un 36% dijo que prefería que no hubiera venido.

Todo mi punto es bien sencillo. Las marchas de protesta reportadas en los medios y popularizadas por las conversaciones de boca a boca, en realidad distorsionan a la realidad, simplificándola para concluir que todo-el-mundo-está-en-contra-de-la-guerra. No es cierto.

Ya ve usted que no es tan simple la realidad y que una fotografía o un video de las protestas son simplificaciones extremas de los sucesos.

La cosa se complica aún más con la información de aquellos que están detrás de esas protestas. No, ellas no son el resultado de movimientos espontáneos de ciudadanos, sino marchas organizadas por personas con una muy clara ideología, contraria a las libertades.

Son los siervos rastreros de los dictadores, los lacayos serviles del totalitarismo, los fanáticos pajes del absolutismo.

Y la verdad, con esos, no voy a ningún lado. Siempre han estado del lado equivocado, como es tradición en la izquierda mundial, con la gran diferencia que estos son violentos, muy violentos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras