Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Mundo Nuevo
Eduardo García Gaspar
28 mayo 2003
Sección: DIPLOMACIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La nuestra es una época que sin duda será muy recordada por generaciones futuras. El nuestro es un mundo muy especial, en el que se han dado sucesos en verdad importantes.

Los últimos 100 años han sido fuera de serie. Hemos sufrido la violencia salvaje en la primera mitad del siglo 20, con sus dos guerras mundiales y la instauración de regímenes totalitarios como los de la URSS, el nazismo, el fascismo, pero al mismo tiempo hemos tenido enormes beneficios en tecnología, medicina y adelantos en los estándares de vida.

Es decir, al mismo tiempo se han dado dos fuerzas contrarias.

Como quizá nunca antes la humanidad ha sufrido las consecuencias de los sueños utópicos de enfermos mentales sedientos de poder. Allí están Stalin, Hitler, Mao Zedong, Pol Pot y otras figuras menores, como Idi Amín, Castro, Sadam, Ho Chi Min y demás; ellas representan la más reprobable fuerza del siglo 20, que llevó a millones a ser asesinados.

Pero, al mismo tiempo, la fuerza del conocimiento ha producido adelantos que han permitido realidades milagrosas. El caída de la URSS representó el inicio de una época en la que los ideales liberales parecían no tener enemigos fuertes frente a ellos.

La democracia había avanzado a pasos agigantados, el comercio internacional crecía y todo pintaba casi color de rosa.

Obviamente quedaban regímenes contrarios, muestras del pasado que serían obstáculos en el avance. Pero el panorama era muy positivo. Sin embargo, un día cambió el mundo. Precisamente con esas palabras fue publicado el número de la revista The Economist correspondiente al 15 de septiembre de 2001.

La portada de la revista fue una vista de Nueva York, con los humos y polvos del ataque a las Torres Gemelas.

Una fotografía distinta a las fotos demasiado cercanas que permitían ver el drama a poca distancia. La fotografía de esta publicación era más amplia, mucho más reveladora de lo que realmente había ocurrido.

No había sido un ataque a los Estados Unidos, como mucha gente pensó. Había sido una embestida contra el mundo. Rastrero, fríamente calculado para destruir lo más posible, sin importar víctimas inocentes, un grupo de monstruos hicieron eso.

Las razones internas de las mentes enfermas que realizaron los ataques serán sujetos de análisis durante el resto de nuestra historia terrenal.

Pero no importan las razones para entender que efectivamente la vida de los seis mil millones de personas que habitamos la tierra había sido trastornada en lo más profundo. Mi tesis es sencilla.

El mundo cambió totalmente, drásticamente. Ya no puede ser entendido y analizado con las ideas y conceptos de antes de esos ataques.

Si antes la política mundial era entendida como un balance de poderes entre dos potencias mundiales, el mundo cambiado ya no puede ser entendido como uno desbalanceado a favor de la potencia sobreviviente, que es la aseveración común.

Nuestro mundo es uno con poderes múltiples. Cierto, hay una potencia mayor que otras, pero no puede hacerse de lado el peso de otros países.

De un mundo bipolar nos hemos movido, por tanto, al un mundo multipolar, en el que alianzas muy flexibles jugarán papeles vitales. El primer ejemplo de esto ya lo vimos en el conflicto de Irak.

Nuestro mundo, además, es uno con enemigos invisibles en el sentido de que no tienen nacionalidad oficial. Son clandestinos y están dispuestos a todo, basando sus motivaciones en causas dogmáticas y fundamentalistas, con los que no hay posibilidad de diálogo.

En fin, mi punto es que este nuevo mundo no puede ser entendido con las ideas del siglo 20, porque es diferente, muy diferente. Para entenderlo, me temo, necesitamos nuevas ideas y conceptos por desarrollar.

Si usamos las viejas ideas de hegemonía, lucha social, marxismo, destrucción mutua, límites de crecimiento, pacifismo a ultranza, dependencia y otros, vamos a cometer errores serios.

El mundo entero, literalmente, está enfrascado en una lucha contra otro tipo de enemigo, muy diferente al anterior en una guerra seria que más nos vale entender si queremos seguir manteniendo la trayectoria hacia el progreso.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras