Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Poco de Sexo Nada Más
Eduardo García Gaspar
26 marzo 2003
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, Y CONTRAPEDIA, Y FABULAS E HISTORIAS
Catalogado en:


Dicen que savoir faire es una expresión francesa que tiene gran riqueza de significado.

Quiere decir saberse realmente moverse en sociedad con gracia, garbo, galanura, distinción y clase, sin que nada perturbe a quien goza de eso que se llama savoir faire.

Los siguientes ejemplos ayudarán a comprender esa frase.

Primer nivel de savoir faire. Usted llega a su casa, se encuentra a su mujer en la cama con un hombre. Usted los ve, ellos lo ven a usted.

Usted se lleva la mano a la frente como signo leve de contrariedad y dice “Querida, disculpa a interrupción. Regresaré cuando hayas terminado con tu cita previa”. Es un buen nivel, muy aceptable, que denota buen dominio sobre sí mismo y tiene la ventaja de no crear escenas desagradables.

Segundo nivel de savoir faire. Usted llega a su casa, se encuentra a su mujer en la cama con otro hombre. Usted los ve, ellos lo ven a usted.

Usted se lleva la mano a la frente como único signo visible de contrariedad y dice “Querida, disculpa la interrupción. Regresaré en un par de horas mínimo. Disculpen la interrupción. Por favor, continúen ambos”.

Es un nivel bastante más alto, que requiere más dominio de las emociones, alta comprensión de la situación y, definitivamente una conciencia elevada de lo desagradables que son las escenas de celos.

• El tercer nivel es muy raro de encontrar. Aún así, hay casos reportados. Usted llega a su casa, se encuentra a su mujer en la cama con otro hombre. Usted los ve a ellos y ellos los ven a usted.

Usted ya no se lleva la mano a la frente pero con calma les dice “Querida, debes disculpar mi abrupta interrupción. De verdad lo siento. Regreso en unas tres horas. En el refrigerador hay una botella de champagne Taittinger 63. Pondré a enfriar las copas yo mismo. Por favor, continúen”.

La gran ventaja de este nivel de savoir faire es que eleva el número de amistades.

• El cuarto nivel es el más alto de todos. Usted llega a su casa, se encuentra a su mujer en la cama con otro hombre. Usted permanece callado para no interrumpirlos hasta que ellos lo ven a usted. En ese momento, usted dice “Disculpa querida por la interrupción. Vuelvo en unas horas más. Por favor continúen”.

Usted sale de la habitación, se va al club a tomar una copa con sus amigos. Y el hombre que estaba en la cama con su mujer puede continuar. Ese hombre es el que tiene el cuarto nivel de savoir faire.

Hay otra historia sobre estos mismos temas que va más o menos así. Un matrimonio festeja su aniversario número cincuenta. Deciden festejarlo reviviendo su viaje de luna de miel y por eso toman un avión a París. Van al hotel Ritz, frente a la plaza Vendome.

Habían ya reservado la suite 101, que era la misma en la que hace ya cincuenta años habían pasado su primera noche. Como ese día, pasearon por las calles de la ciudad, hasta las siete y media de la noche, cuando entraron al restaurante  Fouquet Allí disfrutaron de las ostras del mar del norte, que tienen más sabor que las de mares templados.

Comieron los mismos platillos de esa noche de hace tantos años y bebieron los mismos vinos. Terminaron la opípara cena y volvieron a caminar por las calles, despacio, con los ojos llenos de ansias que anticipaban mil cosas.

El portero les dio la bienvenida. Subieron a su suite y dio comienzo a la recreación de eso mismo que aconteció hace cincuenta años. Sucedió todo casi igual, digo casi, porque ahora el que se encerró en el baño y lloró, fue él y no ella.

Y, finalmente esto nos lleva a la más conocida historia del científico que analizó el matrimonio y concluyó que se basaba en tres principios: la economía casera, la aristocracia en la vida social y la sensualidad ilimitada en la cama.

Cuando decidió casarse buscó a una mujer que fuera ahorrativa en la economía casera, una duquesa en la vida social y una meretriz en la cama. Casó el buen científico y después de un año llegó a otra conclusión.

Se había casado con una mujer que era una duquesa en la economía hogareña y gastaba más de lo que él ganaba, una meretriz en la vida social que a todos provocaba y la persona más austera y ahorrativa en cuanto a los asuntos de la recámara.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Un Poco de Sexo Nada Más”
  1. Maria Dijo:

    Excelente!!!





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras