Los 10 puntos del Consenso de Washington. Una lista oficial y comentarios extras que examinan pausadamente las sugerencias y sus comunes denominadores.

Consenso de Washington: sus acuerdos

Ha sido comprendido de esta manera:

«Se conoce como Consenso de Washington a un conjunto de diez recomendaciones de política económica formuladas en 1989 por el economista inglés John Williamson, que tenían como objetivo orientar a los países en desarrollo inmersos en la crisis económica para que lograsen salir de la misma». economipedia.com

Incluye estos 10 puntos que debe conocer todo interesado en política.

  1. Disciplina presupuestaria de los gobiernos.
  2. Reorientar el gasto gubernamental a áreas de educación y salud.
  3. Reforma fiscal o tributaria, con bases amplias de contribuyentes e impuestos moderados.
  4. Desregulación financiera y tasas de interés libres de acuerdo al mercado.
  5. Tipo de cambio competitivo, regido por el mercado.
  6. Comercio libre entre naciones.
  7. Apertura a inversiones extranjeras directas.
  8. Privatización de empresas públicas.
  9. Desregulación de los mercados.
  10. Seguridad de los derechos de propiedad.

El origen

Proviene todo de una idea de John Williamson, la década pasada, y sobre la que él dice que:

«Sin duda soy más famoso por acuñar la frase ‘consenso de Washington’, lo que no me hace muy feliz, en parte porque algunos reformadores han tomado eso para sugerir que el crédito de la reforma radica en Washington en vez de en ellos, y en parte también porque la frase ha sido a menudo abusada con un sentido diferente al que yo intenté originalmente…».

Adicionalmente afirmó

«Mi idea era demostrar a un público en washington que parecía creer que Latinoamérica se había estancado en las ideas de los 60… y que merecía ayuda. Con ese propósito hice una lista de reformas que con las que mayoría en Washington pudiera acordar que se requerían en Latinoamérica…

«Desafortunadamente, mi prosaica lista de reformas que podía lograr un consenso… vino a ser interpretada como un manifiesto político de la derecha ‘neoliberal’, o la revelación de lo que las instituciones con base en Washington estaban tratando de imponer en el resto del mundo».

En otras palabras…

La idea central acerca de este consenso es sencilla.

Fue originado en un intento de hacer una lista de pendientes a los que debían hacérseles un seguimiento y acabó siendo cambiando su significado para ser entendida erróneamente como el manifiesto moderno del neoliberalismo.

La posición más razonable es quizá la de verla como una lista de medidas razonables que merece atención y tiene sentido.

Quizá su mayor defecto es el de ignorar el problema de la pobreza, pero hay que recordar que es una lista de medidas o decisiones y no una lista de problemas.

Las sugerencias del Consenso de Washington adquieren más sentido cuando se unen a las peticiones de reformas estructurales.

Peticiones razonables

Los 10 puntos del Consenso de Washington tienen sentido obvio en muchos casos.

Solicitar disciplina presupuestaria a los gobiernos es algo tan claro que quizá ni merezca resaltarse. Pero incluirlo es prueba quizá de la frecuencia con la que se olvida. ¿Quiere alguien alabar la indisciplina de las finanzas públicas?

Reorientar el gasto gubernamental a áreas de educación y salud, apunta dos prioridades serias de cualquier gobierno y condiciones necesarias para la prosperidad sostenible. Tal vez lo único que pueda agregarse es el olvido de estrategias sólidas para el combate a la criminalidad.

Solicitar una reforma fiscal, que amplíe la base de contribuyentes y establezca impuestos moderados tiene gran sentido. Los impuestos demasiado altos y concentrados en unos pocos socavan el desarrollo y crean dependencia estatal

La desregulación financiera y tasas de interés libres de acuerdo al mercado de seguro provocarán opiniones fuertes en sentido opuesto. Sin embargo, al menos puede argumentarse que la tasa de interés manejada irracionalmente crea crisis económicas considerables y que conviene dejarla libre.

El consenso de Washington también sugiere un tipo de cambio competitivo, regido por el mercado. Esto evitaría el mantenimiento de tipos irreales y suavizaría los movimientos de la moneda evitando crisis económicas.

El comercio libre es otra de sus sugerencias al igual que la apertura a inversiones extranjeras directas, lo que permitiría mayores eficiencias, mayor disponibilidad de productos y precios menores.

La privatización de empresas públicas y la desregulación de los mercados lograría los mismos efectos anteriores, lo que aunado a una mayor seguridad de los derechos de propiedad aumentaría el potencial para prosperar.

Y unas cosas más para el curioso…

Lo que hace el Consenso de Washington es poner sobre la mesa una lista de 10 sugerencias que tienen un solo propósito, ser admitidas como estrategias para el logro de la prosperidad nacional.

Para completar la idea debe verse:

11 reformas económicas estructurales

Ideas relacionadas: