Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Aplauso al Mal Ejemplo
Eduardo García Gaspar
8 octubre 2004
Sección: FAMOSOS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es una costumbre, a veces convertida en cliché, el culpar de la violencia y criminalidad a los programas de televisión que las muestran.

No lo sé, aunque estaría dispuesto a aceptar que sí influyen, pero en escasa medida y siempre que se trate de personas con ya fuertes inclinaciones a conductas criminales.

Pero, nunca he visto mencionada otra idea, la que de que el futbol sí contribuye a conductas, si no criminales, al menos a acciones indeseables. Me explico, primero reconociendo que la afición a los deportes es elevada en México, especialmente la devoción al futbol.

Incluso hay autores que ven en el deporte una de las partes principales de la vida mexicana, con algún nivel de fanatismo.

Aceptemos que esto es cierto, que el deporte en general es ración importante de la vida de muchos mexicanos, de la mayoría, especialmente en los segmentos jóvenes masculinos. Con esto en mente, demos otro paso y veamos que lo que en el futbol suceda va a impactar más que lo que suceda en un programa cualquiera de televisión.

Esta gente está más metida en el deporte que en las telenovelas, que en las caricaturas, muy señaladamente, ese grupo de jóvenes hombres.

A lo que voy es sencillo: lo que suceda en el futbol va a ser de mayor influencia que lo que suceda en otros programas de televisión; en otras palabras, si algún espectáculo tiene influencia en México, ése es el futbol. Consecuentemente, me parece lógico suponer, la conducta de los jugadores de ese deporte va a ser un punto de referencia para esos hombres jóvenes, más que cualquier otro punto.

Los futbolistas son ídolos, personajes de los que se conversa, que se conocen; son nombres de los que se habla entre amigos, en casa, con los hijos.

Mi tesis es que si esas celebridades del futbol son tan admiradas, ellas van a dar lo quieran o no, pautas de comportamiento a los demás, una especie de polo de ilustración de conductas permitidas… si lo hace alguien famoso, eso no debe ser malo.

¿Es la conducta en la cancha de esos futbolistas una conducta ejemplar, que sirva para elevar los estándares de quienes los admiran? No lo creo en general. Usted y yo los hemos visto, son jugadores que dicen malas palabras, que cometen faltas criminales, que tratan de ocultar sus faltas, que protestan sin razón al árbitro.

Insisto en mi punto: si así son esos seres admirados, no resultaría sorpresa que los jóvenes en proceso de maduración puedan llegar a pensar que lo que hacen sus ídolos no está mal y que ellos en su vida normal los pueden emular. Porque se ve que después de todo, quien engaña, comete faltas arteras, regaña al árbitro, se hace el disimulado y miente, tiene éxito.

Para que quede claro, digo que el futbol mexicano está colaborando en la pérdida del sentido de las buenas conductas de la población, especialmente entre los hombres jóvenes. La corrección de esa conducta reprobable de los jugadores podría corregirse con facilidad, con expulsiones estrictas que al cabo del tiempo rindieran ejemplo.

Pero, sucede que no se expulsa a los jugadores con la frecuencia necesaria porque eso afectaría es espectáculo… ¡si de eso se trata! De afectarlo para mejorarlo y no de dejarlo como está, que es una muestra de conductas que no deben tolerarse.

Y es que cuando se oye hablar de eso, de que la violencia de la televisión causa violencia en la sociedad, la verdad es que se descuida la realidad de que la violencia no está tanto en los programas que tienen violencia como parte de su historia, sino en los espectáculos que tienen violencia cuando ella no debe ser parte de ellos.

Y el futbol es un caso muy importante, el de un deporte con una cantidad de aficionados muy numerosa, en el que debe imperar el juego limpio, pero que a la hora de la verdad es un muestrario de conductas reprobables que son pasadas por alto e incluso aplaudidas

Si tuviera que escoger qué produce peores ejemplos a los espectadores, no dudaría un segundo en señalar al futbol y la cantidad de jugadores que en cada partido dan ejemplos de lo que no debe hacerse y que son populares.

Peor combinación no puede tenerse. Celebrar la fama de quien juega sucio es una terrible cosa.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras