Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Bono Educativo
Santos Mercado Reyes
23 septiembre 2004
Sección: ESCUELAS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Cuando Milton Friedman publicó en 1955 su propuesta de vouchers casi nadie le hizo caso. Prensa, radio, gobiernos y sindicatos prefirieron ignorar su propuesta.

Algunos economistas marxianos se refirieron a ella como una “propuesta frívola”. Fue hasta 1992 cuando el gobernador de Wisconsin decidió aplicarla, a manera de prueba, en el pequeño condado de Milwaukee en las escuelas de educación elemental.

Los resultados fueron positivos, sorprendentes y rápidos. Las escuelas cambiaron su apariencia, aquellos edificios viejos, descoloridos y con ventanas rotas de pronto vistieron de nuevos colores, desaparecieron los grafittis, las ventanas lucían como nuevas.

Pero también se observaron cambios en la conducta de los profesores: empezaron a llegar temprano, preparaban sus clases, platicaban con los padres de familia…una transformación increíble.

¿A qué factores se debía tanto cambio si el Estado estaba gastando exactamente lo mismo, las escuelas tenían a los mismos directivos, los alumnos casi eran los mismos al igual que los profesores y los inmuebles? El milagro del cambio se dio por una idea muy simple de Friedman (premio Nóbel de Economía).

La propuesta consistía en que el gobierno dejara de subsidiar a las escuelas, es decir, desaparecieran los cheques quincenales emitidos por el Estado para el pago de los profesores, directivos y trabajadores; ya no se destinarán presupuestos para el mantenimiento de edificios, ni compra de gises.

Todo ese gasto programado desde las oficinas del Estado se eliminó de tal forma que las escuelas no recibían ni medio centavo de parte del gobierno. Pero esto es sólo la primera parte del proyecto. La segunda parte consistía en la creación del sistema de vouchers. En realidad eran cheques que se entregaban directamente al alumno o padre de familia para que con ellos pagaran la colegiatura en la escuela que libremente eligieran para sus hijos.

Estos vouchers no los podían recibir las tiendas o cantinas, ni se podían transferir a otros alumnos. Vale la pena señalar los rasgos de este nuevo sistema de financiamiento a la educación.

1. El Estado seguía subsidiando a la educación, pero los dineros ya no iban a la oferta (las escuelas), sino a la demanda (los alumnos). Cada mes el alumno va al banco para recoger su voucher y pagar la colegiatura.

2. La educación seguía siendo gratuita pues a pesar de que los alumnos pagaban, ese dinero no salía del bolsillo del alumno ni del padre de familia, sino del subsidio que el gobierno daba directamente al alumno.

3. El alumno o padre de familia era libre de elegir la escuela pública de su preferencia. Si no le gustaba los servicios del plantel, podía cambiar de escuela. Es un sistema de premio y castigo.

4. Cada escuela ya no recibía dinero directo del gobierno sino de los estudiantes, mediante el pago de colegiaturas. Se trataba de un subsidio indirecto de tal suerte que la escuela debía sentir y saber que sus ingresos dependían de la cantidad de alumnos que pudiera conquistar y retener. Si tenía muchos alumnos, tenía mucho dinero. Los economistas austriacos le llaman “sistema de riesgo” porque las escuelas públicas se comportan como si fueran empresas privadas que sufren el riesgo de quebrar si no dan buen servicio, pero también tienen la posibilidad de ganar sin límite si son capaces de satisfacer al cliente.

5. El gobierno otorgaba total autonomía para que la escuela gastara los dineros como mejor considerara. Podía determinar sus sueldos, compras de nuevo equipo, construcción de nuevas aulas, equipamiento de talleres, etc.

6. También tenían el derecho de contratar o despedir libremente a trabajadores y profesores, así como dictar sus propias políticas de seguros, salud, etc.

7. La organización interna para la toma de decisiones quedaba al criterio absoluto de los profesores. Podían organizarse como cooperativa, como sociedad anónima, con un dictador o como ellos decidieran libremente (sin intervención del gobierno).

Se pueden sintetizar estas observaciones diciendo que el sistema de vouchers rompió la administración centralizada del Estado y permitió la creación de un mercado competitivo en el campo de la educación. En efecto, la libertad del “cliente” para elegir escuela obligó a profesores y directivos a dar su mejor esfuerzo.

El gobierno no les coaccionaba, pero todos sabían que si no trabajaban bien, no tendrían “clientes” y por lo tanto, tampoco tendrían recursos para vivir. Hasta la fecha, no se sabe que alguien se haya muerto por este nuevo sistema, al contrario, sus virtudes han sido tales que se generalizó a todo el estado de Wisconsin.

Más aún, ya se aplica en otros estados de la unión americana y la promesa de campaña de George Bush fue que introduciría el sistema en todos los Estados Unidos.

En Suecia se aplicó al sistema universitario con excelentes resultados y ya se extiende a otros países de Europa y América Latina. En México, las autoridades educativas han puesto oídos sordos, el Congreso y los sindicatos sienten pánico de esta propuesta y prefieren ignorarla.

Por suerte para México, un gran hombre y gran empresario acaba de manifestar su simpatía por esta idea y muestra su disposición de impulsarla para reformar el sistema educativo mexicano.

En efecto, Ricardo Salinas Pliego, presidente de TV Azteca, en su discurso para inaugurar el período escolar 2004-2005 ha conminado al Sr. Presidente Vicente Fox que se aplique el sistema del BONO EDUCATIVO a todas las escuelas y universidades del país.

La propuesta del Sr. Salinas es incluso más revolucionaria que la original de Milton Friedman pues propone que el alumno tenga el derecho de elegir una institución pública o privada.

De esta forma, la competencia sería mayor y los resultados mejores pues los alumnos no estarían cautivos para elegir sólo escuelas de gobierno. Tengo grandes esperanzas que la voz del Sr. Salinas Pliego sea bien escuchada incluso por aquellos sindicatos que realmente muestran interés por mejorar la educación en México.

No nos queda otra que invitar a todos los ciudadanos a apoyar la propuesta de Ricardo Salinas Pliego para iniciar la reforma de nuestras escuelas y universidades mediante el Bono Educativo.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.


3 Comentarios en “Bono Educativo”
  1. joel torres Dijo:

    Es una muy buena opcion para mejorar el nivel en la educacion y asi dejar a un lado la burocratizacion en los planteles educativos, ademas de dar la opcion de que sea el alumno el que escoja con quien quiere llevar a cabo sus estudios.

  2. jose roberto arroyo gomez Dijo:

    … me parece una magnifica idea esta propuesta y con gusto la aprobaría si estuviera en mis manos. Solo tengo una pa de dudas, 1.¿Cómo harían las escuelas o el gobierno para seleccionar a los alumnos merecedores de este bono? 2.¿ Cómo controlarían las escuelas el límite de alumnos a ingresar en cada institución?
    gracias de antemano y un saludo.

  3. Laura Dijo:

    Cual es el fin…. DESAPARECER LA ESCUELA PUBLICA? (Entendiendo que es una institución que le pertenece al público; a la comunidad, a mi como padre de familia, a nuestros hijos!!), PRIVATIZAR LA EDUCACIÓN? (subira el precio de la educación ya que cada escuela pondrá su precio, se volverán selectivas, elitistas y entonces la desigualdad aumentara)… Apoyemos a las instituciones publicas, las que son nuestras y evitemos las privadas, aquellas que lucran con nuestro derecho a educarnos!!





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras