Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Cambiar de Ciudadanos
Eduardo García Gaspar
10 diciembre 2004
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Quizá usted tenga la misma impresión que yo cuando cambian a algún entrenador de un equipo de fútbol. El equipo no da resultados y la solución es quitar al entrenador y poner a otro.

La idea que justifica eso es el creer que la gran variable es el entrenador, no los jugadores. Desde luego, lo opuesto puede ser cierto en muchas ocasiones.

Me refiero a que la otra opción es quedarse con el entrenador y cambiar a los jugadores. Porque, al fin y al cabo, es posible que sean ellos los malos y no el entrenador. Sin embargo, la realidad es ésa.

Falla un equipo y se cambia al técnico que los dirige. Se busca no necesariamente al mejor, sino al que pueda manejar a los jugadores existentes. Algo de esto puede proyectarse a las naciones y sus gobiernos.

Cuando no se tienen resultados en un país, el remedio eterno es cambiar de gobierno sin pensar en la otra posibilidad teórica, la de cambiar de ciudadanos. El asunto suena cómico, pero tiene una dosis de verdades. Un buen amigo, me envió un texto del profesor inglés Kenneth Minogue en uno de sus escritos, del que cito lo siguiente.

“El real problema para el gobierno son los ciudadanos británicos mismos. Partes enteras de la población son sistemáticamente señaladas y denunciadas por sus defectos. Mercaderes (defraudan a Inglaterra)… doctores (no rinden cuentas)… granjeros (fraude subsidiado) y muchos otros. Fue sin duda un chiste cuando Bertold Brech, el marxista alemán, respondió a los motines de 1953 en Berlín, sugiriendo que el gobierno debía disolver a la ciudadanía y elegir a una nueva, pero ya no es broma.

“Los británicos son, a juzgar por las quejas de sus gobernantes, escasamente educados, obesos, faltos de cultura, apáticos, carentes de civismo y no se les puede confiar el manejo de armas, alcohol… ni incluso sus hijos.”

La cita tiene dos filos fascinantes. El primero de ellos es la burla hacia los gobiernos intervencionistas que parten del necesario supuesto de tener a ciudadanos tontos y por eso, justificar su intervención en la sociedad. La idea debe quedar clara.

La intervención de un gobierno, por ejemplo, en la emisión de un control de precios o de un subsidio o de un decreto de protección industrial contra importaciones, necesariamente parte del supuesto que los ciudadanos no tienen la capacidad de solucionar por ellos mismos la situación… y alguien tiene que cobijarlos.

Pero, el otro filo es aún más fascinante.

¿Es la ciudadanía en verdad tan mala como para pensar en cambiarla? Antes de responder, debemos aceptar que los humanos no somos perfectos, ni podremos serlo en esta vida. Dentro de esa imperfección, entonces, cabe la pregunta de si realmente somos tan ignorantes, mal educados e insensatos.

Esta es la otra dosis de buena chacota. Y no está alejada de la realidad, según he preguntado y leído. No somos los ciudadanos un ejemplo de claridad mental, alta educación y pensamiento lógico, y sin embargo, debíamos estar muy cerca de serlo cuando la democracia nos da el poder para elegir gobernantes y participar activamente en política.

Puesto de otra manera, los ciudadanos no somos la mejor manera de elegir a gobernantes sobresalientes.

Y, a pesar de eso, votamos y a veces hasta discutimos de quién será mejor presidente. La verdad, la realidad innegable, es que nuestras elecciones, las que sean, no conllevan garantía alguna de llevar al poder a los mejores.

La ciudadanía no sirve para eso y si alguien desea que funcione así, mucho me temo que tendría que cambiar a los ciudadanos y traerse otros mejores.

Los tan exagerados beneficios de la democracia no incluyen la selección de los mejores gobernantes, como bien lo prueba el estado actual del gobierno mexicano, amén de otros muchos. Lo que la democracia hace es otra cosa mejor, el evitar que llegue al poder una persona o grupo de ellas y establezcan una dictadura.

Una de las formas de evitar la dictadura es cambiar cada determinado tiempo, por medio del voto, a los gobernantes. Y esto puede descorazonar a quienes creen que las mayorías deben dominar y que ellas son el corazón de la democracia. No lo son y están lejos de serlo.

Los votos mayoritarios tiene una función bastante pedestre y escasamente elevada, el poder retirar del poder a los gobernantes y con ello evitar su eternización.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



2 Comentarios en “Cambiar de Ciudadanos”
  1. Eduardo García Gaspar Dijo:

    Sobre el comentario de Erik: gracias por escribir. Girar en torno al capitalismo sería extraordinario y parte de nuestros problemas es que no lo hacemos. Lo de México no es capitalismo sino intervencionismo estatal, con todos sus defectos enormes. Acumular capital crea progreso y eleva la prosperidad. Mantener en la mente el concepto de explotación es erróneo, pues distorsiona la realidad económica y hace llegar a conclusiones que llevan a más pobreza. Culpar a grupos sociales es igualmente equivocado y herencia de la mentalidad equivocada de lucha de clases, otra consecuencia nefasta del marxismo popular. Buenos libros para aclarar ideas son los de F. Hayek, especialmente “Camino a la servidumbre” y el popular “Economía en una lección” de H. Hazlitt. Lecturas más avanzadas para quitarse telarañas de la cabeza son los libros de Mises, “Socialismo” y “Acción Humana.” Y, desde luego, la lectura de los resúmenes de http://www.amayi.org, con selecciones de grandes ideas de pensadores; leer esos libros es, además, una gran enseñanza en el arte de razonar y escribir lógicamente. La clave está en quitarse telarañas de las neuronas, formas de entender a la realidad que son falsas. Gracias por su comentario. Es impresionante lo que muchos profesores de orientación marxista involuntaria dejan en sus clases y escritos: estudiantes y lectores que equivocan sus interpretaciones de la realidad.

  2. Erik Maldonado Dijo:

    LAS INSTITUCIONES NO PERSIGUEN EL MISMO FIN QUE LAS PERSONAS.
    Nuestra sociedad -desgraciadamente- gira en torno al Capitalismo y ese fin lo persiguen el gobierno (en general)como las personas (en particular), y que nos enseña?: solo a acumular riquezas (Capital) por encima de quien sea, luego entonces, no es de extrañarse que el actuar de los dos sea el actuar en base a capital.
    Yo estoy en favor de LIMITAR EL VOTO, -usted me hizo entenderlo con una respuesta a un comentario hecho por mi- ,PERO, estamos de acuerdo que hay intereses de las clases pudientes “JUDS” para seguir explotando a las clases mas pobres, que yo les llamaria a las clases no favorecidas por el sistema y mientras que esos intereses no sean los de la mayoria o minimo que se manifiesten esos interes abiertamente no se solucionara nada. Pero lo mas triste de esto es que: Hasta las Instituciones que en teoria estan respaldadas por la mayoria, no hacen otra cosa que SOLAMENTE integrarlos al PROCESO PRODUCTIVO, con el unico fin de educarlos a no ser propietarios -sueldos bajos y prestaciones, YO DECIDO POR TI- y educarlos para que que estos NO ATENTEN contra la propiedad de los que si tienen, es decir el interes es que siga exixtiendo la clase obrera -gente necesitada- para tener un ejercito de reseva industrial que trabaje al sueldo que ellos quieran.

    En conslusion se deberian de crear instituciones que persigan la autorrealizacion de las personas y no los fines economicos, por que esos los pueden alcanzar algunos pocos y la realizacion puede ser de muchos, todos queremos pertenecer y en ese pértenecer nos encontramos a nosotros, todos queremos formar parte de un ejercito y conquistar batallas, pero que de ese ejercito no sea el comandante una persona sin escrupulos o el general un desconocedor de las necesidades de su ejercito.

    Investigue sobre los conceptos de: POSIBILIDAD DE AUTOIRIA, RIESGO DE VICTIMIZACION, POSIBILIDAD DE SUSTRACCION DE LA ACCION PENAL, RIESGO DE SUJECION DE LA ACCION PENAL.
    Le suplico me aconseje un libro donde pueda aprender a redactar el pensamiento porque empiezo con una idea y termino con otra, como se podra haber dado cuenta.

    ERIK MALDONADO
    Gusto, en leerlo nuevamente.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras