Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Cambio de Carburador
Eduardo García Gaspar
28 junio 2004
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Vamos a ponerlo sencillo: si los gobernantes fueran automóviles ellos aún andarían con carburadores, cuando el resto de la sociedad corre con inyección de gasolina.

Y si fueran radios o televisiones, los gobernantes usarían bulbos, cuando el resto anda con chips.

Voltee usted a donde quiera, que encontrará adelantos sin fin y aplicaciones tecnológicas que dejan con la boca abierta. En todo podemos ver progresos y mejoras.

En todo, menos en los gobiernos, que siguen padeciendo de los mismos males de hace siglos: mantienen sus ineficiencias, su soberbia, sus tentaciones irresistibles de meterse en todo, sus impuestos y, desde luego, la opinión de que el voto ciudadano es la máxima bendición de todos los tiempos.

El atraso de los gobernantes mexicanos no es la excepción y si bien hay gente que comprende la realidad, la regla general es la contraria.

Pongo un ejemplo muy concreto en esto: derivado de una situación de gobiernos priistas por decenas de años, en los que la democracia era un disfraz, las neuronas de los gobernantes se entrenaron a pensar en términos de ser o no de oposición.

Crecieron y se desarrollaron bajo esa mentalidad bipolar. Si resulta que estás en el gobierno, entonces tú puedes hacer todo lo que se te antoje y la oposición es una lata con la que no se puede gobernar. Pero si resulta que eres oposición, entonces tu deber es estar en contra de todo lo que hace quien detenta el poder.

Ésa es la tesis que le propongo en esta segunda opinión, la de que los gobernantes mexicanos sufren en general del síndrome de la oposición recíproca radical, cuyo origen está en los setenta años de dominio del PRI.

Con tantos años, desde luego, resulta muy natural crecer creyendo que la vida gubernamental es la de estar en contra de lo que diga quien está en el gobierno o quien está en la oposición, dependiendo de donde se ubique la persona.

La verdad es que así fue una época muy clara de México. Eso se dio muy visiblemente en las luchas democráticas del PAN, cuyos reclamos eran los de elecciones libres y honestas. Era ésa la lucha que debía realizarse en esos momentos sin duda alguna.

Pero los tiempos han cambiado drásticamente y las luchas por la democracia de tantos patriotas han rendido fruto: ya hubo elecciones presidenciales y ya hay un presidente de oposición.

Eso cambia radicalmente las cosas y hace que el síndrome de oposición recíproca y de obstrucción mutua ya no sea vigente. Si el presidente de oposición ahora en el poder es bueno o no, eso es irrelevante para lo que digo. La oposición recíproca radical ya no puede operar en un país que es notablemente diferente.

Los papeles de los gobernantes deben actualizarse… deben cambiar de carburador a inyección de gasolina, o de bulbos a chips, como usted quiera llamarle a esto.

Ya no tiene sentido el estar en contra de lo que dice el otro, tenga o no razón. Ya no tiene sentido el oponerse a lo que digan los otros por el simple hecho de que son enemigos políticos. El mundo bipolar que ellos crearon ya no existe y deben entenderlo.

El juego ahora se llama colaboración, negociación, ceder, comprometer, ver el panorama grande del país, abrir los horizontes. Del mundo analógico deben irse al mundo digital.

Propongo que este síndrome existe dada la nula aprobación de reformas legales de importancia extrema para el país, dada la politización de asuntos públicos, dada la especulación sobre complots y dada la ansiedad febril acerca de las elecciones de 2006.

Son éstas buenas pruebas de la existencia de una mentalidad afectada severamente por ese síndrome.

Ignoro cuál sea el remedio para traer a la realidad del país a gente que no la entiende, pero al menos es un paso en la dirección correcta el reconocer que uno está enfermo. Por lo pronto, los mexicanos podemos sentarnos a contemplar cómo nuestros gobernantes se pelean como niños díscolos que discuten entre sí por cualquier nimiedad.

Ni modo, cambiar la costumbre de 70 años no es fácil.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras