Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Casi Como Receta
Eduardo García Gaspar
12 agosto 2004
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Cuando los asuntos no son discutidos con sentido común, las discusiones no sólo no son útiles sino que dejan una herencia que impide discusiones productivas posteriores.

No me voy a meter a intentar definir con lucidez lo que el sentido común es, excepto mencionando que es una combinación de claridad con sencillez más una buena dosis de sentido práctico.

El sentido común, por esto, aborrece las ideologías que impiden esa claridad usando palabras de domingo que sirven sólo de ornato al que las usa.

Es realmente una lástima que en las discusiones que tratan la solución de la pobreza se carezca de sentido común, un defecto que me parece muy propio de América Latina y sus intelectuales.

Digo que es una lástima porque al querer esos intelectuales remediar la pobreza, llenos de palabras vagas y expresiones incompresibles, logran lo contrario de lo que buscan. Son ellos causa del problema que pretenden solventar.

Por esto es bueno irse, por salud mental, al otro lado, al del sentido común simple y llano que explica las cosas de tal manera que todos los que quieren las entienden.

Un buen ejemplo de esto es un libro de hace dos o tres años, con el título de The Force of Finance, cuyo autor es Reuven Brenner, un profesor de la universidad McGill en Montreal. Lo que sigue está basado en la tesis central de esta obra.

Por principio de cuentas, no me importa cómo definir prosperidad, excepto por decir que se trata de una situación en la que el número de pobres es muy reducida y se tiene un nivel de vida que razonablemente permite a las personas vivir bien, haciendo posibles al menos algunas de sus ambiciones personales. Esa situación es deseable, pero lo mejor es que es lograble. El punto es cómo.

La tesis de Brenner es sencilla: hagamos que los talentos de las personas tengan a su alcance los medios para realizar sus ideas. Por ejemplo, quien tiene la idea de abrir un comercio en un barrio para hacer negocio allí debe poder tener medios accesibles a él para lograrlo.

Esos medios son recursos de capital, dinero y otros que faciliten la realización de su idea.

El punto es que esa idea se quedará sin realizar si es que no existe disponibilidad de recursos. La conclusión es obvia hasta aquí. El problema no es de talento, pues las personas en todas partes tienen ideas. El problema es de acceso a esos recursos, por ejemplo, el crédito para invertir en ese comercio, o en una fábrica o en lo que sea. La cuestión se ha afinado más.

Ya es una cuestión de contar con recursos, lo que nos lleva a examinar qué recursos están disponibles. Hay varias fuentes de capital, de préstamos y de recursos. Están los ahorros personales y las herencias, desde luego, pero ellas tienen el problema de que no son recursos disponibles a otros. L

a clave está en recursos masivamente disponibles, por ejemplo, créditos dados a proyectos, es decir, en términos técnicos, mercados financieros abiertos, democratizados, por decirlo al estilo de Brenner.

Si eso no se tiene, las personas tienen otras fuentes de capital, no muy deseables. Una de esas fuentes alternativas es el crimen como fuente de dinero para vivir mejor, algo que obviamente ha sido la decisión de un creciente número de personas en México.

La otra fuente de capital es el gobierno, a quien las personas acuden en busca de favores y otorgamientos de tratamientos especiales, como subsidios y demás.

Tampoco es una opción viable porque el otorgamiento de esos recursos se hace por presión y no por talento. La idea, al final, se resumen en tener mercados financieros abiertos, accesibles a las personas y no a elites, que hacen llegar créditos a los proyectos más prometedores y de mayor potencial. La suma algebraica del desempeño de esos proyectos es lo que llamamos prosperidad y remedio a la pobreza.

No está mal el asunto. Lo que llama la atención es la sencillez de explicación, que es tanta que esta idea tan prometedora sin duda será desechada por quien cree que pensar debe ser complejo y complicado, por quien no acepta al sentido común y práctico, especialmente por esos intelectuales que son ellos mismos la causa del subdesarrollo, con sus ideas barrocas que no dejan hacer.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras