Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Corrupción en Video
Eduardo García Gaspar
9 marzo 2004
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Muchos comentaristas han mencionado la realidad de que eso que sabíamos que pasaba en las oscuridades de la vida política es ahora posible verlo en video.

Ya no está en la imaginación el pensar que los gobernantes se venden y que deshonestamente aprovechan sus posiciones de poder.

Pero poco se ha comentado sobre los efectos de esos sucesos captados en video. Voy a intentar mostrar algunas de sus consecuencias.

• Ambos, sociedad y autoridad, se separan. La sociedad es testigo de terribles realidades innegables y de una desfachatez gigantesca. Y los hombres públicos son los actores que se muestran tal como son ante el resto.

Se abre una brecha grande que separa a lo que debería estar unido. Y eso ocasiona efectos obvios, como el escepticismo ciudadano ante su gobierno, ante las leyes que debe respetar, ante los deberes en general.

Se crea, por tanto, una sociedad más cínica, menos creyente, menos moral, que será más desvergonzada y, por ejemplo, cuestionará con mucha lógica la razón por la que debe pagar impuestos. La evasión se justificará plenamente.

Esos actos de corrupción en video son indiscutibles llamados a la ilegalidad y a la inmoralidad. Sí, esos enanos morales corruptos causan un real daño en los demás.

• Luego, otra consecuencia, es el surgimiento de la añoranza por una autoridad fuerte, un sistema dictatorial de mano muy dura que sustituya a esa democracia que ha dado cabida a los corruptos.

Sería mejor, piensan algunos, dar paso a un sistema totalitario que no estuviera sujeto a un régimen judicial y legal de vergüenza y que castigara a los corruptos, además de realizar las reformas que se necesitan. Esta añoranza es un ataque a las libertades, pero aún así, muchos serían partidarios de ese regreso a la dictadura.

• Un tercer efecto es también escalofriante, se trata de la distracción de los asuntos realmente importantes.

Es de un nivel tan irresistible el ser espectador de esos videos que se dejan de ver asuntos que son de vida o muerte, como nuestro sistema judicial, como la necesidad de revolucionar las leyes fiscales, como modificar las disposiciones laborales y otros más.

Esto produce una pérdida de tiempo y de esfuerzo en todos, gobernantes y gobernados. Y su resultado neto es el posponer la solución de problemas que no pueden aplazarse.

• Igualmente, esos casos de corrupción tan rampante deseducan a los ciudadanos, muchos de los que creen que la política es netamente eso y nada más, corrupción. Ellos se alejan de gobierno, de las noticias, del voto, e interpretan todo sobre la base de ataques personales y lucha de poderes entre los gobernantes sedientos de poder.

La política deja así de ser un arte y se vuelve un vicio que rechaza la entrada de personas bienintencionadas. Mayoritariamente los pillos son atraídos por la política. Peor aún, incluso la reputación de los políticos honestos es puesta en duda simplemente por ser gobernantes. Todo lo que ellos hagan podrá ser interpretado por los ciudadanos como un acto de corrupción y de beneficio personal.

Es un contagio de percepción que llega también a aceptar como honesto a quien no lo es. Todos estos efectos deben ser tomados en cuenta adicionalmente a los usualmente reconocidos. Digo, porque la queja general es que esos casos de corrupción alteran las partes económicas y los recursos del gobierno y los ciudadanos.

Mi punto es que hay bastante más: esos casos también tienen un impacto fuerte en aspectos no materiales, en el mismo espíritu del ciudadano y por ello el daño es más hondo y de más largo plazo.

La cuestión es seria a más no poder, pues se da una alteración moral indudable en la población que en promedio debe moverse a una posición de mayor desvergüenza y cinismo, de menor moralidad y de menor ética, lo que a su vez provocará menos posibilidades de desarrollo.

Porque al final de cuentas, si usted quiere señalar una de las causas de la pobreza mexicana, tendrá que aceptar que la corrupción gubernamental ocupa uno de los principales lugares, algo sobre lo que tampoco se ha hablado mucho.

Post Scriptum

Sobre AMLO y sus propias declaraciones que le exculpan de faltas: (1) pretende defenderse culpando a varios que pudieron tomar los videos, lo que no es el problema, pues no importa quién los hizo sino lo que muestran; (2) la culpa que pretende esquivar es de culpabilidad de torpeza administrativa, de culpabilidad por corrupción o una combinación de ambas.

Culpar a la DEA o a la CIA de tomar un video patrocinado por Salinas o por Creel no quita la culpa que muestra un video, pero es un buen truco político para distraer la atención del incauto. Hoy se anunció que este personaje hará lo obvio, mítines de apoyo popular a su persona.

La idea de la incapacidad de un gobernante por incapacidad administrativa y por deshonestidad ha sido tratada por José María Luis Mora, el liberal mexicano del siglo 19, y puede ser consultada en Allí Está la Diferencia.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras