Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Cosas Que no Entiendo
Eduardo García Gaspar
19 marzo 2004
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


Como cualquier humano, tengo en mi haber cosas que no comprendo y de desafían mi más primitivo sentido común.

A pesar de eso, por la fuerza de la costumbre, las llego a aceptar como realidades que están allí, como parte del medio ambiente en el que vivo… pero cuando me pongo a pensar en ellas siguen siendo enigmas que contradicen la racionalidad.

• No entiendo que las empresas paguen impuestos. Los impuestos deben ser pagados por las personas física y las empresas son entidades artificiales que no son nada cuando se les quita el elemento humano. La empresa produce, tiene gastos y tiene ingresos, no viaja, no come, no tiene hijos, nada.

Es una operación y un proceso nada más. Sus utilidades, si las tiene, no son dinero en el banco libre de todo gravamen. De hecho, las utilidades son en el fondo un costo de sobrevivencia de las empresas, sin las que ella no podría vivir. Las empresas no son nada sin las personas.

• Otra cosa que no entiendo es las leyes fiscales, su redacción es ridícula y su aplicación estúpida. Deberían ser sencillas y establecer impuestos bajos, sin excepciones.

Una ley fiscal no debería tener más de tres páginas, incluyendo la portada. La única explicación que encuentro para esa tonta complicación es la incapacidad de los legisladores de innumerables países. Un buen impuesto, igualmente, debería ser parejo para todos, sin excepciones, sobre el ingreso y ya. Sin más que añadir.

• No entiendo que existan programas y revistas especializadas en la trivialidad de las intimidades de los artistas. La noticia de que una artistilla se operó alguna parte innombrable de su cuerpo, me parece la irrelevancia mayor.

Igualmente, no entiendo programas como Big Brother y similares, en los que lo insustancial hace lo indiferente en medio de la imbecilidad. Puedo entender una dosis de curiosidad en esto, pero no una afición enferma.

• No entiendo que personas culpables de delitos sean perdonadas por causa de lagunas legales. Ésa es una mala aplicación de la ley, donde debe dominar el principio de castigar a pesar de no existir un precepto específico. No entiendo que los jueces se vendan y que los policías abusen de quienes deben ser protegidos por ellos.

• No entiendo que existan PEMEX, la CFE y el IMSS, más fuentes de problemas que de soluciones. No entiendo que la educación en México sea una tarea estatal. No entiendo que los socialistas insistan en querer hacer crecer al gobierno, esa institución que tan mala reputación e historia tiene.

Digo, porque en este mundo puede hablarse de adelantos en todos los campos, menos en el político, donde se siguen teniendo los mismos problemas de hace siglos.

• No entiendo que existan la lotería y los demás juegos, que son un casino legalizado y monopolio de gobiernos de tantas partes y que dañan la economía de muchas personas, principalmente las de menos ingresos.

Y no entiendo muchas cosas más de nuestro mundo, lo que me lleva a una conclusión bastante razonable. Nuestro mundo terrenal no es perfecto, ni lo será jamás.

Viviremos en un mundo con defectos, algunos muy serios, con cosas que no se entienden y, si por algún motivo, intentamos tener un mundo perfecto, eso nos va a acarrear más problemas que remedios.

Por eso le temo a todos esos gobernantes, como Chávez y Castro, que intentan imponer su propia idea de un mundo perfecto en los demás, sin dejarles en libertad de hacer realidad sus propios sueños personales y cometer tonterías.

Por mi parte, estoy dispuesto a vivir en ese mundo en el que existen muchas cosas tontas que no entiendo con tal de vivir siendo libre, sin que nadie me obligue a hacer el bien que no quiero hacer.

Unas pocas leyes que establezcan prohibiciones sencillas y hagan más simple nuestra vida, como seres pensantes en un mundo en el que, ni modo, habrá Big Brother. Ni modo, prefiero que exista ese programa a vivir en un mundo en el que alguien me fuerza a vivir en su fantasía, la que para mí sería una dictadura.

Sí, habrá cosas que no entiendo y que me parecen tontas, pero eso es mejor que la anulación de la libertad que necesariamente implican los sueños de esos mesías que quieren arreglarlo todo y darnos un mundo perfecto. Prefiero este mundo, con cosas que no entiendo, a la promesa de una sociedad perfecta.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras