Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Cuba Libre
Eduardo García Gaspar
6 mayo 2004
Sección: DIPLOMACIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


La situación cubano-mexicana, afortunadamente, está yendo a lo que debía haber sido.

La relación del gobierno mexicano con el gobierno castrista era más artificial antes que ahora. La lógica está imperando y eso es bueno.

Veamos algunas cosas lógicas en estos sucesos recientes. La más previsible de todas es la respuesta de algunos grupos activistas a favor de Cuba.

Sus protestas por la decisión mexicana hablan radiantemente de que esa decisión fue positiva. La regla que sigo en lo general es sencilla: lo que esos grupos de izquierda hacen es casi siempre contrario a lo que debe ser. Sus protestas me dicen que lo que sea que haya sucedido debe ser bueno.

Lo digo porque son grupos famosos por su falta de raciocinio. La otra cuestión lógica es la reacción ante claros insultos y obvias intromisiones en la vida mexicana por parte de Castro, muy especialmente en contra del presidente seleccionado por el voto mexicano.

Pongo, por ejemplo, la revelación de una conversación telefónica en un acto carente de ética por parte de Castro y que lo hace revelar una faceta muy obvia: Castro quiere el desprestigio del gobierno elegido democráticamente por los mexicanos.

Ese objetivo es muy fácilmente demostrable con el discurso del dictador el 1 de mayo y el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores sobre la retorno de Ahumada. Cualquier análisis mínimo de eso muestra una intención clara de Castro: atacar directamente al gobierno mexicano y concretamente a su presidente.

Esto, en su conjunto, es razón suficiente para tomar medidas como las del gobierno mexicano, sin romper relaciones, pero haciendo un llamado severo.

También es lógico que México no vote como lo hacía antes en lo de los derechos humanos. Ha sido muy mencionado el previo acuerdo Cuba-PRI: nadie se mete con nadie; Cuba no manda revolucionarios a México como lo hace en otros países y México mantiene relaciones sin votar en contra de la isla de Castro en lo de derechos humanos.

Esto era antes, pero el asunto cambió. En México ha iniciado la democracia y Cuba ya no tiene a su respaldo soviético. Es lógico que las relaciones cambien y vuelvan a lo que debía ser, que es el reconocimiento de la isla como un sitio en el que gobierna una dictadura con violación sistemática de derechos humanos, lo que saben todos el mundo, menos algunos ciegos de la izquierda.

El voto reciente de México en la cuestión de derechos humanos en la isla de Castro fue el lógico.

Este asunto debe verse así. México podía votar en contra de Cuba o a su favor. Si votaba a favor de Cuba, se contradecía a sí mismo, como país democrático y, desde luego, votaría diferente a como lo hacen el resto de las democracias.

Si votaba en contra de Cuba, el único riesgo que corría era que Cuba acusara al gobierno mexicano de aliarse a Bush, lo que lógicamente sucedió… aunque igualmente votaron Francia y Alemania, que difícilmente pueden ser considerados serviles a los Estados Unidos.

Es lógico también que cerca de los 80, Castro está viendo desmoronarse a su mundo, lo que es una invitación a la desesperación. Con esta desmoralización, es lógico, que en la isla de Castro se tomen medidas exacerbadas, que lógicamente se dirigen al ataque a Fox, directo y abierto. Los ataques ya se han dado y son claros.

Lo lógico será esperar más, más duros y más frecuentes. ¿Qué tipo de ataques serán esos? Los lógicos y ya los vimos en la revelación de información de la llamada telefónica confidencial. Castro fabricará más información destinada al desprestigio de Fox y su equipo, involucrándose descaradamente en política interna, como la figurada confesión de Ahumada en la isla.

Y lógicamente Castro buscará destruir a Fox, con todo lo que tenga a su alcance. Por todos los medios.

Dentro de México, se sabe, Castro cuenta con amigos incondicionales, que serán no sólo aliados por afinidad política de izquierda atrasada, sino por ser potenciales beneficiarios del ataque a la presidencia. Los indicios de esos aliados son absolutos, es la izquierda más poderosa y algunos de sus personajes.

Tenemos, pues, un caso interesante: quien afirma que los EEUU se entrometen en México está haciendo eso con otro país, sin asomo de dudas e intentando minar al gobierno elegido por los mexicanos. Quien se fija en los detalles de un proceso diplomático inexperto, por tanto, está ignorando los reales sucesos. México es libre y la cuba libre es aún sólo el nombre de un trago.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras