Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Decisiones Personales
Eduardo García Gaspar
27 diciembre 2004
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Hay ocasiones en las que me da la impresión que tenemos los humanos un enorme deseo de criticar con el objetivo de mostrar nuestra superioridad por la vía no de usar la razón, sino por el camino de minimizar a los demás. Poniendo a los otros en un plano inferior, nos colocamos por definición en un nivel superior.

No hace mucho que fui testigo de uno de esos tratamientos. Fue una conferencia, por parte de una persona que con palabras muy intelectuales y, como escuché una vez, “muy esdrújulas”, impresionan a cualquiera.

En términos simples, la persona que habló sostuvo la superioridad de unos estilos de vida sobre otros.

Específicamente, se empeñó en demostrar la inferioridad de los ministros religiosos y de las amas de casa, ambos llevando existencias que impiden su “realización humana” -lo que sea que eso signifique, pero que suena extraordinariamente bien.

Al término de la conferencia, tuve la impresión de que en los oyentes había una reacción de general aprobación a lo dicho por la persona. No lo sé, porque el oyente mexicano suele ser inescrutable y rara vez puede conocerse su reacción auténtica.

Presupongo que, por los comentarios escuchados, se había dado la razón a las ideas sostenidas por quien las expresó. Escribiendo una columna que se titula Una Segunda Opinión, tengo la obligación y la suficiente curiosidad como para entrar más adentro en el tema y poner en tela de juicio eso de que la vida de amas de casa y sacerdotes es una que impide la “realización personal.”

De entrada, no lo creo, pues he visto casos de vidas plenas en esas dos situaciones. Pero eso no basta, hay que encontrar las fallas en la argumentación de quien eso sostiene. Primero, me parece que es otro de los argumentos usados sin pensar y que sirven para elevarse a fuerza de despreciar a quienes no piensan igual que uno -una enfermedad causada por el orgullo intelectual.

Segundo, el yerro de pensar así está en ignorar el real aspecto humano de todo el asunto, que es el de la decisión personal. Me refiero a reconocer que la persona selecciona entre opciones. Unos optan por ser sacerdotes, otros por ser legos. Unas seleccionan ser amas de casa, otras no.

Lo que son, por tanto, es producto de una decisión personal y eso es precisamente lo que nos hace humanos. Decidir. Desde luego, puede haber decisiones erróneas o cuestionables, como la de la mujer que ha decidido ser bailarina de table dance; pero hay otras que son positivas, como la de quien ha optado por quizá ser médico.

Esto nos lleva a pensar en la posibilidad de que sea intrínsecamente malo haber decidido ser ama de casa o sacerdote. Solamente así podría uno colocar en un plano inferior a estas personas. Lo que argumentó quien dio la conferencia fue, por tanto, muy atrevido. Dijo en realidad que ser ama de casa es malo en sí mismo y que también lo es el ser sacerdote. No lo creo. De hecho pienso lo contrario.

La decisión de quien conscientemente prefirió dedicarse a su hogar es igual de respetable que la de quien prefirió trabajar en alguna empresa. Lo mismo sucede con el que prefirió ser ministro religioso y quien tomó la decisión alternativa.

Fueron decisiones libres y por eso humanas. Ahora bien, ser sacerdote y ama de casa no puede ser colocado en el mismo plano de quienes han optado por ocupaciones como ser ladrón, o dedicarse a la prostitución.

Lo que nos lleva a la pregunta original, ¿son las amas de casa personas que no se “realizan”? Si se contesta afirmativamente, eso significaría que ser ama de casa es contrario a la naturaleza humana, lo que sin duda es falso. Lo mismo para los sacerdotes.

Creo que este es otro caso de esos razonamientos y posturas que estamos acostumbrados a escuchar y tomar como ciertos, cuando en realidad no se sostienen, ni poseen solidez alguna.

Hay, mucho me temo, una buena dosis de soberbia en quien se empeña en burlarse de las decisiones de otros a los que desprecia. Y por esto, de hecho acabo en la posición contraria. Admiro profundamente a quienes a pesar de sufrir burlas por parte de algunos, toman una decisión personal y valiente.

No sucumben ellos a presiones externas que les limitan sus decisiones y con plena libertad optan por lo que personalmente creen que es lo mejor.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras