Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Definiciones Útiles
Eduardo García Gaspar
12 marzo 2004
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Se ha escrito que México en el siglo 20 fue un país de personas más que de ideas.

El obvio resultado de eso ha sido, desde luego, la inestabilidad y los vaivenes.

Prueba de lo que digo es la existencia de personalismos extremos, expresado en términos políticos como carrancismo, villismo, zapatismo, porfirismo, alemanismo, salinismo y similares, al mismo tiempo que cada sexenio era una incógnita, por no mencionar el caos inmediato posterior al porfiriato y las crisis que perduran.

Tomemos a eso como una realidad demostrada y agreguemos la necesidad de tener definiciones más precisas.

De entrada, esto nos obliga a desechar la terminología que califica a las posiciones políticas como de izquierda y de derecha, por ser casi siempre mal entendidas. Se piensa, por ejemplo, que el de izquierda favorece a Castro y que el de derecha favorecía a Pinochet.

Esto deja sin posición política a quienes están en contra de dictaduras, pues ambas lo han sido. Hay una definición algo más precisa, que es la de los liberales y los socialistas.

Los liberales son partidarios de sistemas democráticos, de libertades ciudadanas y de gobiernos limitados, que es exactamente lo contrario de lo que desean los socialistas de tradición. Aunque, la verdad, los socialistas se han liberalizado al tornarse democráticos en casi todos los países.

Esta distinción es más o menos clara, pero tiene una enorme desventaja, la de ser exactamente opuesta en los Estados Unidos, lo que contagia a buena parte del mundo.

En ese país, el calificativo de liberal ha sido adoptado por los socialistas que tienen el nombre oficial de Demócratas. Sus políticas tienden a crear un gobierno significativamente mayor, con más intervención en la sociedad, mayores impuestos y estableciendo límites a la iniciativa personal.

Del otro lado, están los Republicanos que en lo general apoyan ideas liberales y suelen ser calificados de conservadores. Esto nos lleva a otra serie de términos, los conservadores y los liberales, dos palabras que son utilizadas indistintamente.

Los liberales pueden ser calificados de conservadores y los conservadores de liberales, de acuerdo al criterio que se quiera adoptar. Tenemos pues una serie de palabras que definen posiciones políticas y que poco ayudan a entender lo que cada gobernante realiza, pues para complicar las cosas, existen gobernantes liberales que toman decisiones socialistas y viceversa.

No es sorpresa, por tanto, que los ciudadanos mexicanos, con una escasa cultura política, sucumban a los personalismos como única solución para conocer a un gobernante real o potencial.

Con todo esto en mente, trataré de proponer una solución sencilla que ubique a las fuerzas políticas del país y nos ayude a entender las medidas de nuestro gobierno.

Primero, una realidad. La mayoría de los gobernantes favorecen una alta intervención del gobierno en la sociedad. Son técnicamente socialistas, lo reconozcan o no y aunque usen otros nombres para describirse.

En esta categoría caben perfectamente todo el PT y todo el PRD, con ideologías en extremo claras de fuerte corte socialista. El PRI posee una mayor amplitud de posiciones políticas y se inclinan hacia el socialismo sus más viejos partidarios, sin faltar algunos de los menos viejos.

Los menos socialistas o casi liberales en su definición técnica parecen ser los priistas más jóvenes.

El PAN, por su lado, posee una posición de centro, con algunos principios liberales o menos socialistas que sus colegas de otros partidos.

Segundo, nos falta una fuerza política liberal que haga contrapeso a la fuerte tendencia socialista o de izquierda que nos influye desproporcionalmente.

En otras palabras, nuestros gobernantes están intelectualmente atrasados, con ideas mayoritariamente socialistas que nos llevan a un gobierno creciente y más caro cada vez. Son socialistas no modernizados.

Tercero, lo peor, existe la costumbre en los partidos de no llamar a las cosas por su nombre. Ni quienes son socialistas ni quienes son liberales suelen reconocerse como tales y esto añade confusión al ya terrible galimatías político que tenemos en este país. Por mi parte, si usted me pregunta, soy liberal.

Post Scriptum

• Conviene ver Derecha, Izquierda: Definiciones, para una explicación de las posturas políticas más usadas.

• España ha sido ahora la víctima de ataques por parte de fanáticos sin cerebro, que niegan la dignidad de la persona humana, incluyendo la de ellos mismos, usando la violencia en lugar de la razón.

Gente salvaje, estúpida e ignorante; cobardes que deben ser castigados con penas ejemplares. Reales malandrines cuya vehemente ignorancia pasará a la historia como quizá el punto más bajo al que ha llegado el ser humano, si es que se les puede dar ese calificativo. Mi pésame más sincero a los españoles. La Guerra Fría ha cedido su lugar a otra nueva guerra que debe ser entendida como tal.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras