Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Deporte Nacional
Eduardo García Gaspar
14 junio 2004
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Un editorial de hace poco tiempo, muy bueno, examina la presidencia de Fox.

La esencia de lo que dice Federico Reyes Heroles en su columna titulada Ocaso, del 8 de junio, es una presidencia fallida. No ha tenido autocrítica, se ha negado a aceptar la realidad, existe desorganización interna, Marta es un pasivo fuerte y cree en soluciones sencillas.

Tiene razón, aunque algunos matices podrían justificarse. Lo que el columnista hizo es lograr una destilación de lo que ha sido la presidencia de Vicente Fox.

Lo que yo quisiera hacer es intentar predecir posibles situaciones futuras sobre esa base e ir más allá del deporte nacional de tirarle a Fox.

La más obvia de todas es la separación del PAN: ese partido intentará diferenciarse de Fox en todo lo que pueda. La razón es sencilla, pues si quiere ganar las elecciones en el 2006, no lo podrá hacer por la mala imagen del presidente.

Esto a su vez debilitará más a la presidencia y esta pérdida de fuerza provocará reacciones impredecibles en su detalle, pero que pueden lanzar a Marta a la candidatura… como venganza partidista o medida desesperada.

Pero la crítica de Fox ignora la otra parte de la moneda, que es el resto de los partidos y las ansias electoreras. Si durante la primera mitad de este gobierno no se tuvieron grandes soluciones, la probabilidad de que ahora se logren todavía existe, pero es menor.

La presidencia débil y partidos ocupados en otros menesteres lograrán un abandono de los problemas nacionales. Lo que veo, por tanto, es un escenario probable de pasar los problemas al siguiente gobierno.

Es decir, estaremos mejor con un siguiente gobierno negociador y hábil en la política, que con un gobierno que produzca divisiones… que es cuando veo que AMLO y su populismo producirían, más distanciamientos que unión, con Venezuela como una ilustración de lo que aquí podría pasar en alguna escala.

Fox y Marta, a la que debo nombrar dado su espeluznante protagonismo, muy claramente, perdieron la oportunidad y serán los chivos expiatorios de los seis años perdidos, como le llamarán de seguro a su presidencia, ignorando a los partidos, también culpables de haber perdido la oportunidad de una transición democrática de gente grande.

Preveo un final de este gobierno en medio de acusaciones mutuas, fuertes y dañinas, y si eso sucede, más que nunca deberemos considerar que el pasado es lo de menos, que lo que importa es el siguiente gobierno.

Esto es lo que me manda a señalar que en verdad necesitaremos un gobierno sin extremos, conciliador y capaz de convencer no a la población, sino a los partidos a entrar a tomar decisiones urgentes de mutuo acuerdo.

Y es aquí donde quiero centrar esta segunda opinión. Pongamos nuestra atención en el siguiente gobierno para que sea eso, conciliador, negociador, aunque fuerte y con sentido de prioridades, capaz de unir… similar en algún muy remoto sentido a lo que hizo Calles cuando fundó el PRI.

Lo digo en el sentido de lograr acuerdos en prioridades nacionales por encima de las de partido. Porque si al poder llega un presidente sin ese sentido de unión y conciliación, los distanciamientos se abrirán aún más, con posibilidades terribles.

Dicho de otra manera, más directa, me produce escalofríos pensar en que llegue a la presidencia un populista, pues su desempeño sería aún peor que el de la presidencia actual. No tanto por populista, sino porque desuniría aún más a las fuerzas políticas del país.

En resumen, me parece razonable reconocerlo, la oportunidad de una presidencia exitosa se perdió en este sexenio, por culpas propias y ajenas. Ya no hay que lamentarse, ni perder tiempo en gemidos.

Toda la atención debe estar enfocada a reconocer que México tiene serios problemas y que para atenderlos es necesario tener sentido de colaboración por parte de partidos, que es lo que haría imposible un extremista como AMLO.

Aunque hay un consuelo, pues la división de poderes limita seriamente a la presidencia, lo que ha frenado a Fox más de lo necesario, pero que al fin y al cabo sería un freno útil en el caso de un demagogo como presidente.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras