Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Desarrollo Sustentable
Eduardo García Gaspar
16 diciembre 2004
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Anda por el mundo un concepto aún vago, al que se ha bautizado como Desarrollo Sustentable. Como toda idea aún en proceso de definición y perteneciente a la moda intelectual, padece de indefinición, lo que no obsta para ser usado intensamente e incluso aplaudido.

Visto con algún detenimiento, sin embargo, presenta aspectos muy positivos.

El desarrollo sustentable señala la importancia que tienen los impactos futuros de nuestras conductas presentes. Nada nuevo es esto, pues ha sido señalado en los terrenos religiosos, donde se le da el nombre de prudencia: la virtud de actuar pensando en las consecuencias futuras.

La teoría de los efectos colaterales, del siglo 17, trata el mismo tema, pero con el giro de indicarnos que pueden existir consecuencias imprevistas y opuestas a las intenciones buscadas.

Lo que hace la idea de Desarrollo Sustentable es llamar la atención, en tiempos modernos, sobre la importancia de aspectos adicionales a los normalmente considerados cuando se piensa en desarrollo económico meramente numérico. Por ejemplo, hace llamados a considerar calidad de vida, desarrollo humano y otros asuntos similares. Nada malo hay en esto. Al contrario.

Pero quizá la más distintiva de las características del Desarrollo Sustentable sea su énfasis en la Ecología, la salud del medio ambiente. Lo hace bajo la justificación de una obligación presente, la de tener nosotros el deber de heredar un mundo bueno a las generaciones siguientes, en términos ecológicos.

Tampoco es original la idea, pero eso no le quita mérito. Lo mismo hacen las nociones cristianas desde hace siglos. Lo intrigante, sin embargo, del Desarrollo Sustentable es esa idea general de dar a las siguientes generaciones un mundo sano y ampliar la noción de “mundo sano” a otras dimensiones adicionales a la del medio ambiente.

El Desarrollo Sustentable, dicho de otra manera, ha sido limitado hasta ahora a tomar en cuenta el tema del medio ambiente, para cuidarlo y dar un mundo ecológicamente en buen estado a los que nos sigan. Pero eso no deja de ser una visión muy limitada, que puede y debe ser ampliada a otras dimensionas adicionales a los aspectos del medio ambiente.

Con facilidad, podemos pensar en otras dimensiones agregadas a esa, por ejemplo, en un mundo espiritualmente sano, donde sean cultivadas las libertades y las conductas responsables de las personas.

Si el Desarrollo Sustentable propone como idea central el uso responsable de la naturaleza y los recursos naturales, esa misma idea general de responsabilidad no debe quedarse limitada a un terreno meramente físico.

Es deseable llevarla a un campo incluso más importante, el de la correcta conducta humana, la que haga que el mundo de las siguientes generaciones sea aún mejor. Sin duda, se trata de un campo espiritual, no muy diferente a los principios esenciales que llaman al buen uso de la naturaleza y sus recursos.

Ese buen uso de la naturaleza está sustentado necesariamente en la idea de la responsabilidad.

Lo que propongo es la continuación lógica de eso, para aplicar la responsabilidad a los demás terrenos de la conducta humana. Sabemos que algunas actividades producen efectos negativos en el medio ambiente.

Y con eso como justificación, se investigan e implantan adelantos como motores más eficientes y menos contaminantes. Lo que digo es que eso mismo debe irse a otros campos adicionales al del medio ambiente, en los que quizá algunas de nuestras acciones heredarán un mundo futuro no tan bueno como podría tenerse.

Esos campos, en general, son los de la moral, es decir, el uso responsable de la libertad. Y es aquí donde creo que hay una gran oportunidad de mejora, pues la idea que tenemos de la libertad suele ser en extremo limitada. Demasiados creen que la libertad es sencillamente la posibilidad de hacer lo que se quiera, sin pensar en las consecuencias.

Si en cuestiones ecológicas el Desarrollo Sustentable reclama la noción de responsabilidad y no acepta la posibilidad de una libertad irrestricta e irresponsable en el uso de los recursos naturales, es lógico que tampoco en otros terrenos deba aceptarse esa irresponsabilidad.

Lo que propongo es, por tanto, ampliar la idea y entender que la libertad no puede ser comprendida solamente como hacer lo que se desee sin limitaciones en todas las áreas, excepto en lo que se refiere al medio ambiente.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.



1 comentario en “Desarrollo Sustentable”
  1. nestor Dijo:

    :) buena informacion
    de 10 pts le doy 7 puntos





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras