Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Deseducación Sexual
Eduardo García Gaspar
6 enero 2004
Sección: DERECHOS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Quizá sea cierto eso de que vivimos en una época en la que ponemos todo el énfasis en los derechos y nos olvidamos de las responsabilidades.

Viene a cuento esto por la copia de un folleto sobre educación sexual que llegó a mis manos y que comete ese error. En ese folleto se dice,

“Tengo derecho a que se respeten las decisiones que tomo sobre mi cuerpo y mi vida sexual… Tengo derecho a vivir cualquier experiencia o expresión sexual o erótica que yo elija, siempre que sea lícita, como práctica de una vida emocional y sexual plena y saludable…

“Tengo derecho a disfrutar libremente las sensaciones de mi cuerpo según mi desarrollo, así como las sensaciones corporales que se producen a partir de mi trato con otros, incluyendo las relacionadas con mi sexualidad…”

El folleto está dirigido a jóvenes, incluyendo menores de edad. Y fue hecho por DemySex una organización con sede en la Ciudad de México con el tema Los derechos sexuales y reproductivos de las niñas y los niños (sí, así dice, de las niñas y de los niños).

De estas cosas hay mucho y no debe asustarnos como una excepción, sino ocuparnos como una situación existente que exalta los pseudo-derechos que en nuestros tiempos son muy comunes.

Un error de ese folleto es primitivo. Se trata de una equivocación un tanto ingenua, que es la de convertir a los actos libres en derechos.

Por ejemplo, puede una persona emborracharse y hacerlo libremente, pero esta posibilidad no significa que exista un derecho específico a la borrachera. Igualmente se puede con total libertad comer en exceso, lo que no significa que exista un derecho concreto a comer de esa manera.

Este error de lógica es claro en el folleto cuando dice que “Tengo derecho a vivir cualquier experiencia o expresión sexual o erótica…”. Puede hacerse, pero eso no significa que se tiene derecho.

La consecuencia es expresar como derechos las tonterías que pueden hacerse y confundir así a esos a quienes está dirigido el folleto, los jóvenes.

Ser libre es parte de la naturaleza humana y eso significa poder realizar acciones tontas. Pero no significa que esos actos reprobables sean derechos, pues al colocarlos así se les da una calificación de ser loables. Una persona puede dedicarse a la prostitución, pero eso no significa que la prostitución sea un derecho y por eso ser buena.

Hay otro error de lógica en ese folleto y es una equivocación de omisión.

Los derechos, si realmente lo son, tienen una contrapartida necesaria, que es la responsabilidad implícita en ese derecho. Si se es libre, no hay otra posibilidad de aceptar que los efectos de esa libertad serán enfrentados por la persona.

No hay en el folleto mención alguna de la responsabilidad inherente en los “derechos” de los que habla. La consecuencia de eso es nefasta, pues crea en los jóvenes la idea de poder ser por derecho totalmente irresponsables.

Si alguien dice que la posibilidad de realizar todo posible acto sexual con quien sea es un derecho individual y no habla de los efectos de hacer eso, comete un severo error de previsión, pues sin duda eso resultará en efectos que deben ser mencionados explícitamente.

Sin duda, un joven puede no estudiar para los exámenes, pero no puede confundirse eso con un derecho a no estudiar. Los errores cometidos por el folleto son realmente primitivos y eso otorga a lo allí escrito un nulo valor.

El problema está en el efecto de ese folleto en la persona poco educada que lo lea y lo tome como cierto, en especial los jóvenes, que es a quienes va dirigido ese material. Esta es una situación seria.

Es seria porque predica la noción de que la irresponsabilidad es un derecho loable y que debe ser respetado. Una persona puede acostarse con quien quiera, siempre que entienda que debe aceptar las consecuencias de sus acciones y que pueden ser de amplia repercusión.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras