Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Educación Privilegiada
Eduardo García Gaspar
23 agosto 2004
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


Cuando ando en plan filosófico y me pregunto cuál es la razón de la falta de desarrollo en México, termino siempre por concluir que se debe a que en estas latitudes dominan las ideas equivocadas, las que paralizan ese crecimiento.

Por ejemplo, imperan más las ideas que piden a las personas depender del gobierno que las ideas que presuponen que las personas son capaces en sí mismas y puede tomar decisiones.

En otras palabras, tenemos y creemos ciertas ideas que son equivocadas.

Hay muchos ejemplos de ellas, pero quiero poner atención en una nada más y no la más importante. Estoy seguro que si se realizara unan encuesta preguntando si es positivo o negativo el subsidio a la educación universitaria, la mayoría de las personas contestaría que sí, que esa educación debe ser subsidiada por el gobierno, de manera que sea casi gratuita para el estudiante.

Quiero poner esta idea en tela de juicio, dando razonamientos en su contra.

Primero, desde luego, toda actividad subsidiada presenta un incentivo para su realización y da como resultado una situación diferente a la que se tendría si no hubiese ese incentivo. Es decir, esos subsidios, de seguro, logran una cantidad de estudiantes y universidades mayor a la que se tendría sin subsidios, lo que distorsiona la realidad esperada bajo condiciones normales.

¿Quién recibe esos subsidios? El claro beneficiario es el estudiante que logrará una carrera profesional, es decir, el segmento de personas que en general tiene los mayores ingresos.

Se trata por tanto, de un subsidio a los que más tienen o tendrán. No suena lógico, en especial cuando los dineros dedicados a esa educación podrían tener uso mejores en segmentos más necesitados.

La cantidad de estudiantes, dije, será mayor con subsidios que sin ellos, lo que llevará a educación superior a personas sin las calificaciones necesarias, lo que tenderá a hacer bajar los estándares de calidad educativa.

Ante la perspectiva de una educación técnica o una profesional, es muy posible que se prefiera por costo menor a la profesional, que es más barata por causa del subsidio. En esto entra en juego otra variable importante.

La selección de educación superior es una decisión grave que altera toda la vida y en la que es injusto influir artificialmente con subsidios que distorsionan la realidad y que hacen que esa decisión personal se altere sin bases verdaderas.

Se tendrán más egresados de los necesarios y posiblemente más de las carreras menos necesarias, lo que generará descontento en los egresados, por no mencionar el hacer de ser un estudiante una posición de vida (la del estudiante que se eterniza).

La solución es sencilla, en papel, retirar esos subsidios y hacer que la educación tenga los costos que debiera tener en la realidad. En la práctica, sin embargo, eso será poco menos que imposible dada la idea en la que se cree como si fuera dogma y dada la oposición de quienes hacen de esa actividad su forma de vida.

Lo que demuestra mi tesis: razonar en contra de ideas como ésta y ganar la discusión es muy sencillo… lo difícil es desmantelar las estructuras que erróneamente se han creado.

Un mejor sistema de educación superior sin subsidios, desde luego, tendría becas para estudiantes con méritos sostenidos y disponibilidad de préstamos a pagar con los resultados de sus ingresos posteriores.

Y esto tendría un beneficio, pues orientaría las decisiones personales sobre bases más reales, las de carreras donde los ingresos potenciales sean mayores que son precisamente las que más se necesitan. Esta segunda opinión ha sido una buena ocasión para mostrar dos cosas.

Una, la existencia de ideas erróneas que distorsionan la realidad y hacen que las personas tomen decisiones sobre bases falsas, lo que causa subdesarrollo.

La otra es la tremenda dificultad para demoler las estructuras creadas sobre esas ideas erróneas, que es la más grande de todas, pues ello significaría quitar el modo de vida de todos esos que derivan sus ingresos de los subsidios gubernamentales que alteran la realidad. No va a ser sencillo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Educación Privilegiada”
  1. SERVANDO Dijo:

    Debo recomedarles LA CULTURA “Todo lo que se debe saber”
    de Dietrich Schwanitz
    pp. 28 (en la edición en español de Taurus.
    donde dice: < >
    … y hacer un lugar para que se stablezcan dferencias en razón de las < < dotes naturales, voluntad de aprendizaje, disponibilidad, interés, y ambición>>.

    Esto quiere decir que deberá apoyarse a aquellos estudiantes que si prometan.
    Es decir que el estado tiene como obligación, contra el drain brain que padece el país, de subsidiar lo que se requiera para tener una planta productiva y cientifica que nos permita alcanzar los niveles que brasil y otros logran.
    Solo se requiere implementar y hacer valer lo ya establecido.
    Los mexicanos estamos acostumbrados a no rendir resultados, con cualquiera de los pretextos que gustemos.
    pero eso no quiere decir que el estado deba desentenderse de la educación a cualquier nivel que comprometa la supervivencia del mismo.
    Independientemente del gobierno o pratido que esté en el poder.
    Recordemos que las materias o maestrias, o como se entienda, que son vitales, sea petroleo o genetica, no están disponiobles por las Universidades (no deberían tener ese nombre) porque no son comerciales, cualquiera puede ser Administrador de Empresas, pero Géologo especializado en reservas petroleras, solo se puede encontrar en la IPN o sabe si em la UNAM.
    NO LO OLVIDEN, NO TODAS LAS MATERIAS Y PROFESIONES PUEDEN SUFRAGARSE CON UNOS PESOS DE COLEGIATURA.
    …………





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras