Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Detalle de Crear Empleo
Eduardo García Gaspar
1 octubre 2004
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


No hay duda de que la creación de empleo es una de las consabidas promesas de los políticos en campaña, con el presidente Fox como el ejemplo más reciente en México, pero no él único.

Como promesa de campaña es tolerable escuchar eso, con una salvedad, los empleos no los crea el gobierno, sino los empresarios. Y si el gobierno quiere ayudar a crear empleos, lo que tiene que hacer es facilitar las cosas a las empresas para que hagan negocios con facilidad.

Un estudio reciente del Banco Mundial muestra eso precisamente y señala a Eslovaquia y Colombia como los países que más éxito han tenido en modificar ese ambiente propicio a las inversiones.

Y eso se hace reduciendo el número de días de trámite para abrir negocios, mejorando los registros de crédito y haciendo flexibles a las leyes laborales. Lo que sigue es un breve repaso de los datos encontrados.

• Días para iniciar un negocio. En esto México toma 58 días, contra 70 de América Latina y 25 días de países desarrollados. México tiene más del doble de esos países ricos y la meta nacional debería estar en lograr bajar a menos de 25 días reales.

• Costo de la apertura de un negocio. Como porcentaje del ingreso por habitante, en América Latina esa cifra es de 60, la de México de 17 y la de los países desarrollados de 8. De nuevo, México está en un lugar mejor al de la región latinoamericana y es más del doble de los desarrollados.

La meta sería estar alrededor del 5 por ciento. El aspecto laboral es otra de las cosas que afectan la creación de empleos. Una ley fuerte e inflexible es en realidad un obstáculo serio para la creación de empleos.

Dicho de otra manera, la mentalidad de las conquistas laborales ha sido un freno a la generación de puestos de trabajo al lograr privilegios para los que trabajan y lastimar a los que por eso no pueden encontrar trabajo. Los resultados de México son los siguientes.

• Dificultad de contratación de nuevos empleados. México tiene un índice de dificultad de 67 contra 44 de América Latina y 26 de los desarrollados. Muy mal resultado para el país.

• Rigidez de horas de trabajo. México tiene un índice de 60, contra 53 del resto de América Latina y 50 de los desarrollados.

• Dificultad de despido. La diferencia es impresionante. México tiene un índice de 90 contra 34 de la región latinoamericana y 27 de los desarrollados. Los costos de despido, muy relacionados con esto, muestran para México un índice de 83 contra 70 de América Latina y 40 de países desarrollados.

El estudio continúa con otras mediciones. Por ejemplo, la facilidad de los registros de propiedad, la disponibilidad de crédito y otras. Otro ejemplo, ahora en la aplicación de justicia para solución de cumplimiento de contratos, México toma 421 días contra 229 de los países desarrollados.

O, el costo promedio de recuperación en caso de quiebra de negocio, 64 por ciento en México y 72 en países desarrollados. Estas y otras mediciones, que pululan por todas partes, muestran una situación muy clara: la autoridad mexicana no es propicia a la apertura de empresas.

Al contrario, sus disposiciones obstaculizan esa apertura de negocios. No es extraño que se tenga un problema de creación de empleos.

Sería sorprendente que sucediera lo contrario. Y es que todo es una cuestión de sentido común y no de promesas electorales. Para crear empleos hay que hacerlo fácil al que los genera.

Dentro de todo esto destaca de sobremanera la terrible influencia negativa de las leyes laborales mexicanas, cuya tesis es la de proteger a los trabajadores, pero que en realidad los lastima dificultando la contratación y produciendo una estructura inflexible en los ajustes… porque cuando alguien sabe que despedir a un trabajador es muy caro, lo mejor que puede hacerse es contratar menos de lo que se pudiera.

Sí, las leyes laborales mexicanas producen desempleo y saberlo es ya un adelanto en el camino a la solución del problema. Una ley más flexible crearía más empleos y a eso sólo pueden oponerse los líderes sindicales. Ningún otro.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras