Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Futuro es Impredecible
Eduardo García Gaspar
27 enero 2004
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Existe una vieja historia acerca de una Convención Internacional de Adivinadores del Futuro, celebrada hace años en Londres, que he mencionado en estas columnas.

Al término de la convención, un reportero entrevistó al presidente de ese evento y le preguntó cuándo y dónde sería la próxima convención. El entrevistado contestó: “No lo sabemos.”

La verdad es que por más que nos fascine, sólo podemos hacernos la ilusión de querer ver hoy el futuro. Por definición el futuro es impredecible.

No sólo existen eventos posibles fuera del control humano, sino que la misma acción humana es imposible de anticipar. Para poder predecir el futuro tendría que anticiparse la acción por venir de cada uno de los seis mil millones de personas que habitan en este mundo.

Los números de actores y las posibilidades de acción de cada uno hacen que sea imposible ver ese futuro. Sin embargo, sin duda alguna, nos interesa tener algún nivel de anticipación sobre lo que viene, porque después de todo, nuestra conducta está muy influida por eso que aún no sucede, pero que pensamos que puede suceder.

En otras palabras, nuestras acciones están alteradas por el futuro, o mejor dicho por lo que creemos que el futuro será.

Digo, porque pocos se comprometerán con una hipoteca sin haber siquiera analizado lo que puede suceder en el mañana.

Y en estas predicciones que son tan necesarias por su utilidad presente, no hay caso más famoso que el de los economistas que también intentan predecir lo que está por venir… lo que desde luego, les vale posteriormente la burla de no haberse cumplido eso que dijeron que sucedería.

La verdad es que es normal que no se cumpla lo que es predicho, tanto es eso verdad que un acierto no deja de ser un error también, que por casualidad acertó. Me parece que la Economía ha sido distorsionada para ser entendida como una ciencia de predicción que nunca atina.

Quizá la culpa sea de muchos de los mismos economistas, empeñados en tener modelos matemáticos de comportamiento diseñados para ver el futuro. No lo sé, pero sí es cierto que si a la Economía se le pide hacer predicciones, no veo la razón por la que también se le pida eso mismo a otras ciencias.

Por ejemplo, bajo la misma mentalidad se le podría exigir a la Medicina que pronosticara el futuro de las enfermedades y los hospitales. Igualmente, se podría pedir que la Física predijera el futuro de la ciencia y a la Sociología el futuro de los movimientos sociales, incluyendo levantamientos armados y actos terroristas.

Como que no tiene mucho sentido esperar de una ciencia, cualquiera, lo que sucederá en el futuro, cuando eso es un imposible de conocer con certeza.

Ni de la Economía ni de la Química. Lo que sí debemos esperar de las ciencias es una explicación de las cosas y cómo funcionan.

Digamos que la Química nos explica que si mezclamos ciertas sustancias tendremos como resultado un explosivo, pero esa ciencia no puede ir más allá y decirnos qué cantidades se producirán de ese explosivo, ni en qué será usado. Se limita a decirnos qué sucederá si hacemos algo, como mezclar sustancias, o calentarlas, o enfriarlas, o ponerlas bajo presión.

Con la Economía debe suceder lo mismo. La Economía nos ayuda a saber cosas, como el anticipar que si un bien eleva su precio la cantidad demandada de ese bien seguramente se reducirá, lo que tiene gran aplicación, por ejemplo, para estimar que si se le impone un impuesto especial al cada boleto de cine, disminuirá el número de asistentes a ese espectáculo.

O que si se pone un impuesto a las nóminas de empleo, eso encarece el precio del trabajo y disminuirá la cantidad ofertada de empleo.

La Física hace lo mismo. Ella nos puede ayudar a predecir que si alguien se arroja desde un décimo piso chocará con el suelo a una cierta velocidad que causará probables daños muy severos, casi seguro la muerte.

Pero la Física no puede anticipar si alguien brincará desde una azotea, que es lo mismo que se le pide a la Economía cuando de ella se esperan predicciones. Las ciencias nos ayudan a anticipar consecuencias de nuestros actos, pero no adivinan nuestros actos.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras