Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Es Preferible Shell
Eduardo García Gaspar
23 abril 2004
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


Royal Dutch/Shell es una empresa petrolera que recientemente ha pasado a formar parte de los escándalos corporativos de consideración.

Pues bien, aún así, sería preferible tener a Shell en México que a Pemex. Mucho más preferible.

Pero veamos en esencia el escándalo de Shell, que en esencia es uno de contabilización exagerada de reservas.

Según el Wall Street Journal, esa petrolera, que es anglo-holandesa, cometió un error: contabilizó mal sus reservas de petróleo, registró reservas de más. Las reservas de una empresa de ese tipo son factor de influencia directa y fuerte en el valor de la empresa, es decir, de sus acciones.

Uno de los ejecutivos de esa compañía insistió en revisar esas cifras y poner las reales, pero otro ejecutivo de más jerarquía se negó a hacer eso. En fin, el tiempo pasó y la empresa al final declaró que esas reservas petroleras habían sido mal contabilizadas y que las ajustaría en un 20 por ciento.

Se armó la bronca e intervinieron autoridades bursátiles, los dos ejecutivos fueron despedidos y, desde luego, se produjo un cierto temor acerca de cómo son registradas esas reservas en otras petroleras.

Total, que con nuevos ajustes, ya va en 22 por ciento más bajo el monto de reservas de Shell, en adición a la revisión de la contabilidad de años anteriores. En toda historia hay muchas facetas y una de ellas me da envidia.

Me encantaría que Shell tuviera el monopolio mexicano de petróleo en lugar de Pemex.

Con todo y escándalo y falta de ética y lo que usted quiera. La razón es sencilla, nos enteramos con más facilidad de lo que sucede en Shell que de lo que sucede en Pemex.

A Shell se le puede mandar la caballería de auditores y autoridades bursátiles, pero no al monopolio nacional. Pero lo mejor es que usted y yo podemos ser propietarios de Shell y ella nos va a informar diciéndonos las cosas que hace y hasta un informe nos mandará como accionistas.

La cosa mejora por otra razón, el día que usted o yo digamos que ya no queremos ser propietarios de Shell, vendemos las acciones y asunto arreglado. Eso es lo que se llama ser real propietario de algo.

Cuando yo puedo vender lo que tengo es entonces que me doy cuenta de que soy su dueño e incluso con el escándalo, hubiera yo sacado más provecho de Shell como propietario de lo que obtengo de Pemex. No es un asunto complicado.

Se me dice que soy dueño de Pemex, pero eso es mentira porque no puedo vender mi parte. Y, de las cosas de Pemex no me entero con la misma facilidad.

Visto de manera más elegante, Pemex maneja un recurso vital y lo hace sin incentivos para administrarlo con eficiencia. Shell y sus accionistas pagarán caro ese error.

Por nuestra parte, los mexicanos venimos pagando los errores de esa empresa durante decenas de años y ni siquiera sabemos el detalle de esos errores. Si somos lógicos, la acción más inteligente es privatizar la industria petrolera mexicana pero ya, mañana, incluso teniendo como participante a Shell, más otros obviamente.

Sabemos que eso es lo racional, pero no se hace. El punto ahora es ver el por qué se hace lo contrario de lo más conveniente. La razón más obvia es que Pemex es una fuente muy importante de ingresos para el gobierno. Esa situación, ilógica en sí misma, sostiene a otra situación ilógica también.

El mal desempeño de cobro de impuestos produce una mala decisión económica adicional. Es como una comedia de errores, que produce otros, como la conducta del sindicato de esa empresa.

Le digo, bajo cualquier concepto es preferible Shell con su escándalo y sus reservas menores que Pemex y su orgullo nacional soberano. Si llevamos el asunto a un terreno más abstracto, podemos generar una conclusión de aplicación más o menos universal para estos casos. Los problemas de desarrollo y de crecimiento no son problemas económicos sino políticos.

De Economía sabemos bastante como para evitar el error de tener un monopolio estatal y si él se tiene a pesar de saber que no debe existir, no hay más que concluir algo muy sencillo: las autoridades no hacen lo que debieran y éste es otro problema, de otro tipo y naturaleza.

Post Scriptum

La página de Pemex dentro del los resultados de 2003 indica lo siguiente

“Reporte de resultados financieros de Pemex al 31 de diciembre de 2003. Principales aspectos financieros. Pemex, la empresa mexicana de petróleo y gas natural y la octava empresa petrolera a nivel mundial1, anunció sus resultados consolidados no auditados al 31 de diciembre de 2003.

- Las ventas totales incrementaron 30%, en relación al 2002, alcanzando Ps. 626.1 miles de millones (US$55.7 miles de millones).

- Las exportaciones de crudo promediaron 1,844 Mbd, superiores a las de 2002 en 8%.

- El rendimiento antes de impuestos incrementó 29%, respecto a 2002, ubicándose en Ps. 340.6 (US$30.3 miles de millones ).

- La perdida neta en 2003 aumentó 37%, en relación a 2002, al igualar Ps. 41.8 miles de millones (US$3.7 miles de millones).”

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras