Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Escándalo en la ONU
Eduardo García Gaspar
22 noviembre 2004
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Sin gran cobertura de medios en México, está sucediendo algo realmente importante. El programa de la ONU de petróleo por comida para Irak, se ha convertido en un escándalo de corrupción por miles de millones de dólares.

El asunto ha sido calificado como potencialmente el mayor caso de corrupción de los tiempos modernos.

Todo inició a mediados de los 90, cuando se estableció ese programa diseñado para ayudar a Irak. El programa fue manipulado por el gobierno iraquí, tal vez bajo la complicidad de personal de la ONU, para financiar a ese gobierno.

Por medio de contrabando de petróleo y latrocinios de diversos tipos, el estimado inicial fue de 10 mil millones de dólares indebidamente logrados por ese gobierno bajo la supervisión de la ONU.

El asunto llegó a tal nivel que ese organismo se vio en la necesidad de hacer su propia investigación. Actualmente hay otras investigaciones independientes y el estimado del fraude se ha duplicado.

El caso empeora ante la falta de cooperación de la misma ONU y ocasionales explicaciones que especulan acerca de corrupción de gobernantes de países que se opusieron a la invasión de Irak. Sea esto cierto o no, igualmente se habla de países con empresas beneficiadas con ventas al gobierno iraquí, de armas y equipos no cubiertos por el programa.

Incluso una empresa suiza en la que trabaja Kojo, hijo de Kofi Annan, recibió contratos por casi 5 millones al principio, más casi 10 posteriormente. Las fechas de los manejos dudosos, más la realidad de que se trataba de dinero obtenido de Irak han hecho surgir sospechas de todo tipo, no dentro de la ONU solamente, sino incluso con empresas y gobiernos de países opuestos a la invasión señalada en la resolución 1441.

Se han visto probabilidades altas de relación con firmas y personalidades rusas y francesas.

Las realidades son paradójicas, pues se acusa de haber sido una guerra por el petróleo, cuando antes de abril de 2003 petroleras rusas y francesas manejaban algo como el 40 por ciento del petróleo de esa nación. La coincidencia es genial, pues los países principalmente opuestos a la guerra eran esos dos y ambos perderían de realizarse la invasión. Incluso se ha señalado evidencia que puede ligar a los fondos indebidos con financiamiento a terroristas.

Toda una maraña de conexiones complejas y difíciles de desenmarañar para lo que Annan no está dispuesto. De lo anterior, se desprenden varias reflexiones que ayudan a entender el suceso.

La primera de ellas es sencilla. La ONU no es ese organismo perfecto e impoluto que quiere aparentar. Es obra de humanos al fin, con sus virtudes y defectos. Si usted piensa en un gobierno mundial a cargo de la ONU, olvide la idea de que el mundo será feliz y pacífico. Allá hay defectos y serios.

La segunda es preocupante y es la escasa cobertura de los medios de este asunto, al menos en mi experiencia. Ignoro la causa, pero percibo la realidad. Noticias de mucha menor relevancia reciben espacios y tiempos generosos, pero no este evento que es mucho mayor.

Las últimas cifras reveladas hablan de 21.3 mil millones de dólares, con la mayoría bajo la supervisión de Annan, quien parece comportarse son el síndrome de AMLO: le pasan los actos ilícitos bajos sus narices y los ignora.

Y no sólo eso, Annan ya habló de una campaña que lo lastima, causada por malos juicios de algunos medios. Tal vez sea viral.

Otra reflexión debe mencionar que la corrupción es un vicio universal, al que sucumbe quien encuentra su precio. Los fraudes corporativos recientes que tanto escandalizaron son menores a los de este caso e involucran no al empresario y al financiero, sino a quien se erige como salvador de la humanidad, a quien no mueven los viles intereses materialistas.

Estamos hablando del foro en el que se ventilan los mayores asuntos políticos del mundo. Si eso no es un escándalo, la verdad no sé qué lo sea. Unos pocos miles de dólares cambian de manos en el DF y eso merece semanas de notas y reportajes.

Pero este no recibe atención en los medios y eso lleva a la última de las reflexiones: cuando los medios noticiosos ignoran un asunto, por vital que éste sea, es como si no existiera el evento y nada haya pasado. Hay algo malo aquí.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras