Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Existe y no Puede Negarse
Eduardo García Gaspar
21 septiembre 2004
Sección: CRIMEN, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Aunque las acciones terroristas tienen una vieja historia, quizá sean los sucesos del 5 de septiembre de 1972 los que marcaron el inicio de una situación nueva, que incluso ha sido calificada como la Cuarta Guerra Mundial.

Eso sucedió en Munich, durante las Olimpiadas, y ha sido seguido por acciones esencialmente iguales, cuya audacia y crueldad se han incrementado.

Mi punto es sencillo en este respecto: no es el terrorismo algo nuevo, incluso en su etapa actual, y tiene antecedentes en las mentalidades anarquistas y nihilistas. Reconociendo esto, me parece razonable afirmar que con Putin, Bush, Blair, Aznar o sin ellos, el terrorismo existe.

Y es causado por personas con reclamos políticos que han optado por la violencia extrema de matar inocentes para implantar esos reclamos.

Los sucesos en Rusia, los de Madrid y los de Nueva York y Washington son los más visibles de una larga serie de acciones de las organizaciones que reúnen a esos desquiciados. Las listas de esos ataques a personas ajenas es larga.

Recordemos 1993 y la bomba en el WTC de Nueva York, sucesos en Somalia, Arabia Saudita, Túnez, Pakistán, Casablanca. Turquía, Madrid y muchas, de verdad muchas ciudades y naciones más.

Mi siguiente punto me parece igual de razonable que el primero, el terrorismo existe, es una realidad innegable, más allá de toda duda. Puede provenir de al-Qaeda o de quien sea, que eso poco importa. No es un problema de precisión del autor de los atentados, sino simplemente el aceptar que el terrorismo existe.

Y de allí, sigo al tercer punto que es igualmente innegable. Es esencia del terrorismo el agredir por sorpresa y con alto nivel de crueldad a la población civil; son ataques planeados, alevosos, con ventaja sustancial que matan y hieren a inocentes.

Esta es otra realidad innegable, que me lleva a una conclusión, la de la necesidad de reconocer que estamos frente a un problema real y serio, similar al de una guerra.

No hay aquí ideologías, ni creencias políticas que valgan para justificar esas acciones terroristas. No pueden ser válidos los argumentos de “merecía España esas bombas en Atocha”, ni “merecían morir los atletas esos en Munich.”

¿Merecen morir inocentes en Beslan para hacer un reclamo político? No creo que exista un argumento válido para justificar esos actos terroristas.

Tampoco hay que usar nombres que oculten la realidad. En la prensa mundial, por ejemplo, es relativamente común el empleo de palabras que tienden a disfrazar la realidad del terrorismo.

Esas personas han recibido los apelativos de insurgentes, asaltantes, activistas, revolucionarios, y otros más que oscurecen el asunto suavizando lo que es una realidad innegable: ataques sorpresas sobre ciudadanos indefensos.

Lo que ofrezco en esta segunda opinión es la idea de que estamos, todos en el mundo, ante una realidad que no podemos negar. Ante esos hechos podemos esconder la cabeza como avestruces, podemos encontrar razonamientos justificantes, podemos voltear para otro lado, podemos elaborar todas las teorías que podamos… que nada de ello hará desaparecer esa existencia tangible y probada del terrorismo.

Podemos desviar la atención a temas anexos, como discutir si la invasión de Irak fue adecuada o si la respuesta rusa fue mala.

Hacer eso implica un gran riesgo, el olvido de que sin el ataque inicial las autoridades rusas no habrían tenido ese problema. Criticar las reacciones de los gobiernos no anula la existencia del terrorismo. Tampoco anula al terrorismo el pensar que en México esos atentado son poco probables.

Esa visión provincial de que lo del WTC en Nueva York afectó a los EEUU y de que los sucesos de Beslan son sólo preocupación rusa, es, desgraciadamente, común en México y algunos de sus medios.

The Economist, la revista inglesa, resumió todo en su ejemplar después del 9/11 con un encabezado que decía, “El día que el mundo cambió” y ante eso no podemos escondernos. Eso es todo lo que digo aquí. Otra guerra ha comenzado y es mundial.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras