Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Fuera de Lugar
Eduardo García Gaspar
8 septiembre 2004
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Si en la política se marcara la falta de fuera de lugar como en el futbol, un suceso reciente habría requerido el silbato de un árbitro para señalar eso, un evento que se salía del lugar debido.

El acontecimiento pasó sin gran difusión y trató lo que un periódico llamó la “condena” de obispos a la reforma del IMSS. El resumen, la nota señalaba lo siguiente.

Un evento en la Casa de la Iglesia de la Arquidiócesis de Monterrey. A la cabeza de la reunión estuvieron el arzobispo Obeso de Xalapa, además de los obispos Gustavo Rodríguez Vega, Raúl Vera, Rogelio Cabrera y Luis A, Flores, de diversas partes de México.

En la reunión expresan opiniones como la de creer que

“las medidas recientes [en el IMSS] están lejos de resolver los problemas de fondo… los trabajadores… no son responsables de su estado financiero… el gobierno está lejos de garantizar el respeto de los derechos laborales… se olvida de los despidos injustificados y a menudo entorpece la justicia laboral.”

El asunto es interesante por varias razones. Una de ellas es obvia. No son los obispos los que dijeron eso, sino unos obispos solamente. En otras palabras, no es una opinión oficial, sino comentarios personales nada más, que resultan que salen a la luz pública.

Hay otra de más fondo y que es ésa, la del fuera de lugar, la del ver reproducidas sus declaraciones por causas ajenas a su conocimiento sobre el tema. Entremos a esto con una cuestión de mero sentido común.

¿Deben los religiosos apoyar políticas económicas específicas o deben mejor hablar de eso que es su razón de ser, de Dios? La respuesta es obvia y eso nos lleva a cuestionar el nivel de conocimiento de esos obispos sobre el tema.

La nota del periódico no ofrece datos al respecto. No sabemos si son personas que saben de pensiones, de derecho laboral, de finanzas, ni de economía.

Puede que sepan y puede que no. El contexto de la nota y las declaraciones indican una respuesta negativa, pero concedamos que ellos han estudiado a fondo el problema en sus detalles siquiera mínimos para emitir esa opinión.

Es entonces cuando se presenta una de las facetas menos conocidas de opiniones emitidas por un clérigo y que implican una enorme responsabilidad personal. Un clérigo ocupa un puesto importante en la sociedad.

Es una persona respetada, pues está a cargo de lo que es más importante en nuestras vidas, la salvación de nuestras almas. Sabe de teología y de áreas relacionadas. Nos habla de dogmas en los que debemos creer con fe.

Sin embargo, cuando se sale fuera de su campo de competencia, esa imagen le persigue y lo que él diga tendrá mucha de su aura de verdad revelada… pero hay un problema. Esas opiniones sobre terrenos laborales, financieros y demás, no son parte de revelación alguna.

No hay en las Sagradas Escritura testimonio alguno que refiera revelaciones financieras, económicas, de legislación laboral. Consecuentemente, las opiniones del clérigo en estos campos no tienen un valor mayor a las opiniones de otras personas con otras ocupaciones.

Es más, existe una buena probabilidad de que puedan estar equivocadas y que sean mejores las opiniones de reales expertos, como quizá un abogado laboral o un experto financiero.

A lo que voy en esta segunda opinión es a que cuando algún clérigo se sale de su campo de acción está asumiendo riesgos severos y perdiendo el tiempo que puede dedicar a hablar de Dios al resto de los hombres, que buena falta nos hace.

Las palabras del clérigo acarrean un peso enorme cuando nos habla de Dios, pero cuando nos hablan de otras cuestiones, llevan el mismo peso que el del cualquier mortal… una distinción que no todos saben hacer.

En el caso que nos ocupa, concretamente, es serio el fuera de lugar pues dentro de un ambiente político enrarecido y enaltecido, esas opiniones no ayudan a entender el problema ni a encontrar una solución.

Por último, estoy lejos de proponer que se prohíba hablar a los clérigos de lo que ellos deseen, pero sí señalo la necesidad de ser cuidadoso y prudente cuando uno habla de cuestiones en las que no se es experto.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras