Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Gobiernos Grandes….
Eduardo García Gaspar
15 octubre 2004
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


Con un pequeño uso del sentido común, es posible llegar muy lejos y sin rutas complicadas. Por ejemplo, reconocer que los humanos somos imperfectos y que por eso nuestras instituciones y nuestras acciones también lo serán.

Si eso es así, por tanto, conviene aplicar el mismo principio a los gobiernos, que necesariamente son imperfectos también.

De allí que los problemas derivados de esa imperfección sean proporcionales al tamaño de la institución. En otras palabras, conforme mayor sea un gobierno más torpe será, más tonterías cometerá. En un gobierno pequeño las tonterías serán menores que en un gobierno mayor.

Las acciones tontas de un gobierno de pequeña escala son tan tolerables como inevitables… pero en un gobierno grande esas tonterías serán de consecuencias enormes.

De eso, mucho me temo, no nos podemos librar pues así está construido nuestro mundo. Conforme más grande sea una institución mayores consecuencias tendrán las tonterías que en ella se cometan. Por eso es que llama la atención poderosamente los reclamos de un gobierno mayor, más poderoso, con más influencia, cuando eso es precisamente un riesgo que podía evitarse de manera muy sencilla con un gobierno limitado y pequeño.

El principio es casi matemático: el tamaño de la institución será proporcional al tamaño de las tonterías que cometa y por eso un gobierno grande y en expansión cometerá tonterías de pronóstico reservado en mayor cantidad.

Aplicado esto al caso mexicano, explica el por qué debemos implantar una serie de medidas que reduzcan el tamaño del aparato gubernamental, para reducir los riesgos de tonterías que nos dañen.

Eso se traduce en acciones concretas como la venta de Pemex, de CFE, del IMSS y en general la privatización de actividades no esenciales de un gobierno. Más, desde luego, la mejora sustancial en eso que sí es esencial de un gobierno, que es la impartición de justicia, el servicio de policía y el registro de propiedades.

Esto es así por otra razón: conforma más tareas quiera realizar una institución, menor será la calidad con la que las realice.

Este es el mismo principio de la diversificación de riesgos que se aplica desde hace años en el manejo de inversiones y, más aún, es la misma vieja idea que allá en el rancho le dicen eso de ‘no poner todos los huevos en la misma canasta”, ni encerrar a todas las vacas en el mismo corral.

Meras cosas de sentido común que por alguna extraña razón no se aplican a las cuestiones gubernamentales. Explicar las razones de ese extraño comportamiento, sin embargo, no es difícil.

Un gobierno es un centro monopólico de poder en varios terrenos, como la aplicación de la ley, la emisión de leyes, el uso legítimo de la fuerza, el cobro de impuestos y otras funciones más. Nadie fuera de la autoridad puede realizar esas funciones.

Este enorme centro de poder está manejado por series humanos, imperfectos como el resto, que ceden a tentaciones y sucumben a debilidades. Y, con esa naturaleza humana, es natural que el poder del gobierno tienda por naturaleza a elevarse y concentrarse.

Muy pocos gobernantes estarán dispuestos a perder partes de su poder viendo que la institución en la que trabajan y de la que derivan su ingreso, reduce su tamaño. Solamente un estadista entenderá que su pérdida de poder es buena para la gente. Es así que sin grandes complicaciones puede concluirse la conveniencia de un gobierno acotado, con límites claros.

A lo que voy es a señalar en esta segunda opinión que la principal razón por la que los gobiernos tienden a crecer más allá de lo que es ventajoso para la sociedad a la que gobiernan, no es el beneficio de esa sociedad, sino la satisfacción del ansia de poder del gobernante que como ser humano está lleno de defectos, sucumbe a esa tentación.

Y, debo decirlo, los gobernantes son en extremo hábiles para disfrazar esa ansia de poder. Hablan con gran habilidad convenciendo a muchos que, por ejemplo, soberanía es que ellos sean el petróleo, que ellos posean la generación de electricidad, que ellos posean a la seguridad social, que ellos pongan altos impuestos, que ellos creen más organismos gubernamentales, que ellos hagan más leyes, que ellos construyan casas… cuando lo contrario es precisamente lo que nos conviene.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Gobiernos Grandes….”
  1. Servando Benitez Lizaola Dijo:

    … difiero en que sea saludable desprenderse de las empresas, porque sí.. la privatización de la energía electrica en el estado de California, USA, solo trajo complicaciones,aumento de precios y desabasto, y que el petroleo sueco, siendo paraestatal, se maneja con la máxima eficiencia, y que el papel periódico procede en su gran mayoría de Finlandia, que ahora tiene un incremento superior al 50% de reservas en bosques que hace 30 años. Creo que el problema somos nosotros como pueblo, con nuestra idiosincracia que no podemos abandonar, más que las medidas emergentes que pretendemos nos libren de problemas inmediatos. La banca ahora en manos extranjeras, ¿han producido mejoras en la economia? No.. solo debemos esperar que respondan a las necesidades de sus accionistas o sus paises, no de nuestra economia, dado que hemos abdicado de su control.NOTA DEL EDITOR: una buena colección de clisés.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras