Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Consecuencia Lógica
Eduardo García Gaspar
11 marzo 2004
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Si ya existen cuentas personales de retiro o jubilación en México, resultaría en extremo natural que la idea se extendiera a otra faceta de la seguridad social, que es la de la salud.

Sí, estoy hablando de crear una cuenta personal de servicios de salud que tuviera como objetivo inmediato solucionar el problema del IMSS y a la larga mejorar todos los servicios de atención médica.

Tomo como base la existencia de las Health Savings Accounts en los EU desde principios de este año y reportadas en un boletín del National Center for Policy Analysis de ese país en enero (Brief Análisis No. 464).

Estas “cuentas individuales de salud” parten de la misma idea que tienen las cuentas de las AFORES.

Los individuos deben tener un control personal de sus decisiones y prever su retiro, incluso con depósitos voluntarios adicionales. Se trata de devolver a la personan el control de sus propios recursos.

En el caso de estas cuentas, cada persona debe tener los fondos para cubrir gastos médicos según su propio criterio, incluso los no cubiertos por servicios de salud en los que puede estar inscrito, yendo a los hospitales que desee y con los doctores que quiera.

Se trata de dar libertad a la persona en su atención médica.

El asunto de los servicios médicos en México ha sido atendido primordialmente por medio del IMSS, una institución monopólica y con serios problemas financieros.

No es aceptable mantenerla como existe y la creación hace tiempo de cuentas personales de retiro puede servir como un modelo de solución a esos problemas, creando ventajas adicionales como el otorgar real poder para que el ciudadano seleccione los servicios médicos que desee… igual que selecciona a la AFORE que más le conviene.

No puedo explicar el detalle con el que las cuentas funcionarían pero las ideas siguientes ilustran esto. Empleados y empleadores hacen depósitos en esas cuentas individuales, lo mismo que personas con trabajos independientes por un monto o mayor al que hacen ahora al IMSS y si quieren depositar más, que lo hagan.

Cada cuenta viene acompañada con un seguro de gastos médicos con la institución deseada y con un deducible de un monto por determinar. Si se llegase a necesitar atención médica, la persona utilizaría primero los fondos ahorrados en esa cuenta.

Si esa cantidad se agota, sigue una pequeña cantidad cubierta por la misma persona y de cierto monto para arriba, entra en operación el seguro según el plan contratado.

Desde luego, el dinero depositado gana intereses libres de impuestos y a la larga puede formar un capital interesante posible de heredar al cónyuge y a los hijos. La cuenta sigue vigente al cambiar de trabajo o no tener empleo, con posibilidad de depósitos adicionales.

Toda la idea es una conclusión lógica de lo que ya se hace con las AFORES.

La persona debe tener control sobre sus decisiones de selección de hospitales y doctores, de manera que los proveedores de servicio tengan un incentivo para dar mejor servicio. En esto, las personas podrían seleccionar al IMSS o no para sus servicios médicos y el IMSS sólo cobraría lo que esas personas pagaran.

Queda por definir qué hacer con los casos de pobreza extrema, de gente que no está en el IMSS. En esto, las autoridades estatales tendrían un presupuesto dedicado a eso, que sería mucho menor que el presupuesto original del IMSS.

La idea que propongo no está desarrollado en sus detalles, pero tiene más lógica que la situación actual e, insisto, sería una extensión natural de las cuentas individuales de jubilación. Más aún, los fondos en las cuentas de salud elevarían con el tiempo el monto del ahorro nacional y habría más capital en México.

Los riesgos de quedarse sin servicios de salud o de reducir su calidad se anularían, pues ahora son elevados debido a la situación del IMSS.

En fin, no parece una mala idea, al contrario, pues además crearía un poderoso incentivo para la inversión de recursos en servicios de salud atrayendo incluso a capitales extranjeros. Una idea como ésta tiene grandes ventajas pero una sola desventaja, la de no ser algo atractivo para quienes tienen miedo de dejar en libertad a las personas para que ellas decidan qué es lo mejor.

Es obligatorio revisar esta posibilidad de revolucionar la atención médica en México aprovechando la experiencia de las AFORES.

Post Scriptum

La idea de una cuenta individual de salud ha sido aplicada también en Singapur. Sobre esto puede encontrarse información adicional en la liga recomendada abajo. Si usted puede hacerlo, envíe información sobre este proyecto al legislador que conozca.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras