Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Corrupción, el Otro Efecto
Eduardo García Gaspar
16 febrero 2004
Sección: EFECTOS NO INTENCIONALES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


No hace falta repetir que la corrupción tiene efectos negativos. Sin embargo, hay una mala consecuencia de la corrupción de la que, hasta dónde yo sé, poco o nada se ha dicho.

Para explicar con sencillez este otro efecto de la corrupción, contaré la historia de una persona que creo conocer bien.

Esta persona, no hace mucho, fue contratada por una empresa para un puesto de buen nivel. Muy pocas semanas después de iniciar en ese nuevo puesto, tuvo problemas con el proveedor de un servicio, con el que habló tres veces quejándose.

A la tercera, despidió a ese proveedor y contrató a otro, que conocía muy bien de antes y satisfizo sus necesidades a la primera. La reacción del primer proveedor ante su despido fue mala, muy mala.

Tan mala fue esa reacción que ese primer proveedor explicó el hecho de ser despedido a la “segura corrupción” de esa persona.

Había perdido un contrato importante que le dejaba de ingresar una buena cantidad de dinero y reaccionó explicando su despido, no debido a falta de calidad en su servicio, sino por corrupción de la persona… la que tuvo que soportar esos rumores que con el tiempo desaparecieron.

Los elementos de esa historia, pienso, ejemplifican esa otra sombría secuela de la corrupción.

Una persona explica la conducta de otra por causa de la corrupción. La corrupción, llegamos a creer, motiva todas las conductas. La corrupción ha sido ya tomada como la causa central de los actos de las personas.

La decisión perfectamente racional de ya no usar los servicios profesionales de ese proveedor fue justificada no por falta de calidad y de profesionalismo, sino por corrupción. Como ese caso, hay muchos, especialmente en política.

En las conversaciones normales de ciudadanos comunes, la corrupción es la variable que se toma como ésa que explica los actos de autoridad, los que sean.

El otro efecto de la corrupción es ése, el atribuirle a la corrupción la causa de las acciones de las personas. Ya no es la buena intención, ni siquiera la posibilidad de error lo que explica lo que hacemos, sino la corrupción.

Este efecto poco analizado de la corrupción es sin duda causado por la amplia existencia de esa práctica, en las acciones de empresas privadas e instituciones públicas. Tanta corrupción existe, que el cohecho se percibe naturalmente como el fondo de las acciones que intentamos entender.

Es el soborno y el dinero recibido por debajo de la mesa, como intentamos entender lo que los demás hacen y que no alcanzamos a comprender. Esta es una seria afectación de nuestra manera de razonar.

Vaya, si México mandara un hombre a la luna, estaríamos dispuestos a creer que el astronauta fue motivado por escapar de alguna acusación de corrupción. Lo que sucede con eso, cuando está tan extendido, es muy lógico: entre los miembros de la sociedad mexicana se despliega un sentimiento de desconfianza mutua,

Es decir, sospechamos inmediatamente del otro, si es que quiere hacer negocios o hacer algún trato. Y eso, a su vez, tiene más consecuencias. La confianza es un factor de desarrollo, sobre el que se cimientan las empresas, los tratos comerciales, los financiamientos, las inversiones… porque sólo así pueden reunirse los recursos de las personas en cantidades suficientes para grandes proyectos.

Visto de otra manera, la corrupción no sólo tiene esas secuelas malas que todos conocemos, como el encarecimiento de los bienes, la afectación de los derechos de propiedad y los que se le ocurran a usted.

También tiene ese efecto, el de convertirse en la explicación única de las acciones de las personas. En el entender que no hay otra motivación para actuar que el cohecho y el soborno.

En el dejar de considerar que las personas sí pueden tener motivos loables y causas meritorias, y pensar que a todos nos mueve el dinero por debajo de la mesa.

Sobre las conciencias de los corruptos también pesa ese efecto colateral de sus acciones, el de alterar nuestras ideas, nuestros valores y hacernos contemplar un mundo en el que dejamos de ver la bondad y todo lo entendemos con motivos malévolos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras