Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Culpa Del Tercero
Eduardo García Gaspar
24 junio 2004
Sección: SALUD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Vi no hace mucho un programa de televisión cuyo tema era la obesidad.

De entre la información destacada en el programa estaba el desarrollo de productos especiales para gente con sobrepeso, por ejemplo, sillas de ruedas más fuertes y anchas, sillones con mucha mayor resistencia y camas de hospital para soportar más de 300 kilogramos.

Desde luego, se mencionó el problema de la obesidad en los infantes y, en general, se habló de las causas que producen el sobrepeso, como falta de ejercicio y una comida mala, que engorda.

El asunto es interesante porque pone sobre la mesa una estrategia general de solución de este problema y de otros, como el del exceso de consumo de alcohol.

Una de las varias posibles estrategias para solucionar a la obesidad, y que hace intervenir a la fuerza del gobierno, es la de prohibir o limitar alimentos considerados malos, como la comida chatarra y con demasiada grasa.

La estrategia está bien ilustrada en el caso de hace tiempo de dos personas que demandaron a MacDonald’s por su obesidad, alegando que no sabían que el consumo diario de las hamburguesas producía elevación de peso.

Es igual a la estrategia de los fumadores que demandan a las cigarreras invocando ignorancia de los males que produce ese producto. Es igual a la estrategia de las leyes en varias partes que hacen responsables a los bares de los accidentes que sus parroquianos tengan después de haber bebido en sus establecimientos.

Esos casos muestran la esencia de la estrategia para resolver problemas de obesidad, de enfermedades por el tabaco, de accidentes por embriaguez y demás.

Esa esencia es colocar la culpa o una parte de ella en el tercero que ofrece o produce esos productos, lo que en otras palabras significa reducir la culpabilidad de quien comete el exceso. La estrategia traslada la imprudencia del consumo de quien lo comete a un tercero.

Y por eso, MacDonald’s puede ser demandado por producir gordura, o un bar por producir un accidente o una cigarrera por producir cáncer… a pesar de que es conocimiento común el que esas comidas y otras similares producen obesidad, de que el exceso de alcohol eleva la probabilidad de accidentes y de que el tabaco aumenta posibilidades de enfermedades.

El productor y oferente de esos productos asume parte de la culpa y eso me parece falto de razón. Siguiendo ese razonamiento, un productor de paté puede ser acusado de elevar el colesterol en la población, un fabricante de cerillos de causar incendios y una firma automotriz de matar peatones.

Hay algo podrido en todo esto y ello es la falta de atención en el origen de la falta. Ninguno de los productos mencionados causa daño si es usado con moderación y esa moderación es resultado de una decisión personal. La comida no engorda, el que sube de peso es quien decide tener una dieta mala.

Es un olvido significativo, pues el real culpable acaba siendo premiado con un retiro parcial o total de su propia culpa, e incluso con un premio. Este retiro es una rebaja del ser humano, a quien se le relega su responsabilidad y se le cancela su capacidad de rendir cuentas.

Quien bebe en exceso debe ser considerado el único responsable de sus actos, al igual que quien decide comer hamburguesas a diario.

Si la persona intoxicada tiene un accidente provocado por su estado alcohólico, no hay mucho qué pensar, la culpa es de ella y de nadie más. Tenemos, por tanto, un caso interesante, que muestra lo que no debe hacerse y que sin embargo varias personas aplauden a pesar de que representa una rebaja de la condición humana, que es su responsabilidad.

Cuando se retira la responsabilidad o una parte de ella, la persona se vuelve lo natural, insensata. Es un efecto colateral indeseable de esa estrategia de solución de problemas el crear ciudadanos necios e imprudentes, que saben que tienen la opción de demandar a productores y comercios por acciones propias, con lo que lastiman a la mayoría, que son los consumidores sensatos que no cometen esos excesos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras