Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Otra Oportunidad Perdida
Eduardo García Gaspar
9 agosto 2004
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La sabiduría popular indica un consenso fuerte, según mi experiencia, en afirmar que la presente administración del ejecutivo federal ha significado una oportunidad perdida debido a la falta de cambios serios y de fondo que ha tenido su desempeño.

No digo que no a esto, aunque ya he escrito que tal percepción está distorsionada, pues ella presupone que el presidente sigue siendo tan poderoso como antes y es obvio que ya no lo es.

En esta segunda opinión, podemos hablar de este tema, es decir, el de las oportunidades perdidas y me parece claro que el poder ejecutivo no es el único a quien se puede culpar de eso.

De entrada y sin mucha complicación, es posible hablar de que el PRI está cometiendo la misma falla.

El PRI ha tenido la oportunidad de cambiar, de madurar, de convertirse en un real partido y es obvio que no lo ha hecho, lo que es terrible porque al final de cuentas este partido es la principal fuerza política del país. No hay en ese partido signo alguno de cambio, de modernización, de reconocimiento de realidades.

Su única obsesión es la de recuperar el poder cueste lo que cueste. Este es un desencanto mucho mayor en realidad que las fallas de un presidente novato de un partido que nunca había ganado una elección presidencial.

Ellos tienen sus disculpas, pero el PRI no goza de esos pretextos. Ha sido decepcionante en verdad el comportamiento del PRI, que se suponía poseía un cúmulo de personajes con tamaños políticos. Y la realidad ha demostrado que no los tiene.

Si hay una oportunidad perdida en lo que va de este sexenio, me parece que la mayor de ellas debe venir del mayor jugador en la política y ése es el PRI. Dentro de él ha habido fricciones internas serias y ha mostrado más ansia y sed de poder que talento para adecuarse a lo que debe ser en tiempos que han cambiado en serio y a fondo.

En muy pocas palabras, por tanto, si vamos a hablar de oportunidades perdidas, mucho me temo que debemos poner al PRI en un primer lugar real, menos manifiesto que lo de Fox, pero sin duda real. Los demás partidos no tienen mucho para provocar expectativas de aprovechar oportunidades.

El PRD es heredero del populismo izquierdista del PRI y no se puede esperar de ese partido nada mejor que terquedad ideológica y miopía política.

Del resto de los partidos es mejor no hablar en este tema. Pero lo del PRI sí llama la atención porque al final de cuentas es el principal partido político y se comporta como una asociación de gente que está obsesionada por retomar el poder. La experiencia política del PRI, su tradición, su historia, nada de eso parece haber influido en madurarlo para hacer de él un real partido político.

Porque al final de cuentas, los partidos políticos no son fuente de alboroto, ni creadores de baraúndas, ni agitadores, sino instituciones de representación ciudadana que canalizan inquietudes y llegan a acuerdos.

Una consecuencia pavorosa de las oportunidades perdidas de Fox y del PRI es el desencanto ciudadano con la política, pues el primer contacto de los mexicanos con ella en muchas decenas de años creó expectativas enormes que se han enfrentado con la realidad de lo que ha sido llamada una flaca caballada… unos escuálidos equinos que como políticos no sirven excepto para enojarse unos con otros, como artistas que se divorcian y hablan pestes uno de otro.

Sí, ante el comportamiento primitivo de los principales políticos, la ciudadanía los percibe como gente incapaz, superficial, irracional e inútil.

Si eso es la democracia, pensarán muchos, era mejor el sistema del presidencialismo y verán con nostalgia esas épocas en las que no se verían estos escándalos de pena y de oportunidades perdidas.

En fin, todo lo que he querido hacer en esta segunda opinión es señalar una realidad que me parece innegable.

Sí, la administración federal actual puede verse como una oportunidad perdida, pero no nos debemos olvidar de ese partido que se ostenta como el mayor y que también está perdiendo su oportunidad de cambiar y convertirse en lo que debe ser, un real partido político, maduro, pensante y capaz de aprovechar la tradición de años que sobre sus hombros tiene.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras