Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Posibilidad de Las Reformas
Selección de ContraPeso.info
19 octubre 2004
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


ContraPeso.info presenta una idea de Eammon Butler, a quien se gradace el permiso de reproducción. Las reformas de salud y educación en México pueden aprovechar la experiencia inglesa y terminar haciendo ya lo obvio, poner bonos en manos de las personas para que ellas decidan qué proveedor usar. El Dr. Eamonn Butler, autor de este texto, es Director del Adam Smith Institute.

Los expertos en decisiones gubernamentales hablan con frecuencia de la necesidad de reformar los servicios proveídos por el Estado, como educación, pensiones y salud. Yo hablaba igual que ellos.

Pero creo ahora que los servicios estatales son sencillamente incapaces de ser reformados. Lo que debemos hacer es reemplazarlos con otras alternativas.

Allá en 1982, la señora Thatcher había estado en funciones durante tres años. pero poco había pasado. Le preguntamos a ministros amigos qué había sucedido con las prometidas reformas. “Bueno,” dijeron ellos, “estamos en el puente de mando, pero el barco del Estado sigue en la misma dirección.”

Vimos la necesidad de ligar al puente de mando con el cuarto de máquinas. Necesitábamos que las personas supieran cómo reacomodar esos mandos de oxidado velero. Y fue así que el Instituto Adam Smith inició lo que llamamos nuestro Proyecto Omega.

Establecimos 20 equipos de trabajo, con expertos prácticos –analistas de política, gente de negocios, servidores públicos retirados y gobernantes –, que supieran el funcionamiento del proceso de toma de decisiones y quienes pudieran establecer las opciones que fueran posibles política, organizacional y comercialmente.

Y los 20 reportes que se produjeron en el Proyecto Omega ayudaron a revitalizar a la señora Thatcher después de la elección de 1983. El noventa por ciento de la gente en el Reino Unido es atendido por servicios estatales de salud y de educación. De esta forma, aunque pudiese duplicarse el sector privado, aún atendería a una minoría. Nuestra prioridad debía ser reformar el sector público. Así que creamos ideas como mercados internos.

En lugar de dinero y decisiones viniendo de arriba a abajo, daríamos el poder de decisión a la gente misma. Los doctores de familia tendrían un presupuesto para comparar diferentes hospitales para sus pacientes. Los hospitales tendrían que competir buscando ingresos en lugar de tener un modo de vida garantizado por el Tesoro.

Los padres de familia, por igual, serían capaces de comparar diferentes escuelas públicas, con una parte del presupuesto y beneficiándose de la competencia entre las escuelas. Pero todo fue conflictivo. Los sindicatos odiaban la idea de la competencia.

Amargas campañas políticas impidieron a las escuelas entrar en el nuevo sistema. Los doctores también fueron lentos en el cambio. Para cuando habían visto las ventajas del cambio, el nuevo gobierno de Tony Blair había cedido a los sindicatos y desechado los cambios.

Pero el regreso al viejo modelo de arriba–abajo al estilo soviético del manejo de la salud y la educación ha sido un desastre y ahora el gobierno de Tony Blair apoya la idea de volver a introducir el sistema de opciones en las escuelas y en el cuidado de la salud. Sin embargo, una vez más, la orden del puente de mando no ha llegado al cuarto de máquinas.

La reforma se ha atorado. Hemos desperdiciado 20 años tratando sin éxito de reformar a los grandes servicios estatales. Es claro que la única solución es reemplazarlos. Debemos crear fuentes totalmente nuevas de oferta y dar a los ciudadanos el poder financiero para pagarlos.

Y ése el el propósito de segundo Proyecto Omega en el que nos hemos embarcado. Actualmente, una escuela pública con preferencia popular no puede expandirse si es que existen otras opciones de escuelas cerca aunque sean de inferiro calidad. Y el arranque de una escuela nueva es casi imposible porque todo tiene que hacerse al modo del Departamento de Educación.

Así que lo que queremos es que las buenas escuelas públicas puedan expandirse y que las comunidades puedan establecer nuevas escuelas con radicalmente nuevas ideas de enseñanza – usando aprendizaje en casa, más tecnología, menos ambiente de salón de clase, lo que sea que necesiten para trabajar.

Igualmente, queremos ver nuevos proveedores médicos que acepten el reto del Servicio Nacional de Salud –y dar a los pacientes un voucher para que puedan comparar en cada sector. Incluso si muchas personas creen que el Estado debe pagar servicios esenciales como la única manera de asegurar que ellos son justos y accesibles a todos, se está al fin entendiendo la idea de que el Estado no debe ser el proveedor de esos servicios también.

Es mejor poner el dinero en manos de las personas y dejar que ellas compren lo que deseen en un mercado abierto y competitivo. Los grupos de trabajo de nuestro segundo Proyecto Omega enfrentarán un reto no sólo en el ajuste de esas ideas y en el hacerlas prácticas, sino también en comunicar esa estrategia a un público más amplio. Las encuestas públicas indican que las personas no se entusiasman con la idea de ‘opción’.

Ellas están más ansiosas de saber que los servicios esenciales están garantizados. La verdad es que cuando existe un floreciente mercado libre, el acceso al servicio es mucho más cierto que cuando existe un monopolio estatal que raciona ese servicio por medio de esperas. Después de una década de una terrible función estatal como proveedor de esos servicios, quizá no sea un gran reto el comunicar eso.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras