Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Solución Africana
Santos Mercado Reyes
7 diciembre 2004
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


De nuevo el Rev Michael Oluwatuyi publica en ContraPeso.info. Ahora con el tema de la miseria en ese continente, con ideas que son similares a las que en México explican nuestro subdesarrollo y apuntan a su solución. Es una solución con una carga moral, la de solucionar a la pobreza con medidas efectivas y no con medidas que de antemano se sabe que no funcionan

Dichoso el que cuida del débil y del pobre (Salmo 41:1) En los principios del siglo 21, más de mil millones de personas en el mundo viven en “extrema” pobreza. Ésta es una categoría creada por los científicos sociales para indicar que en este lamentable nivel de necesidad, las personas subsisten con menos de un dólar diario.

En un reporte reciente del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, Nigeria ocupa el lugar 171 en el índice de desarrollo nacional, con más del 70 por ciento de la población viviendo en pobreza extrema. La pobreza no es simplemente un asunto de falta de dinero.

Significa también que la gente desconoce de dónde vendrá su siguiente alimento. No pueden ellos pagar condiciones decentes de vida. Sus ingresos son impredecibles y bajos. Quienes sufren pobreza extrema carecen de acceso a las buenas cosas de la vida, a la realización de su existencia y sus expectativas son mínimas.

Este ataque a la dignidad humana hace a la disminución de la pobreza un asunto moral pero también económico.

La pobreza, sin duda alguna, es el mayor reto que enfrentan los países africanos. Muchas personas, dentro y fuera de África, con presteza culpan al colonialismo por la lamentable situación presente. Sin embargo, África no es un caso único.

Muchos países que fueron alguna vez colonizados disfrutan hoy de situaciones prósperas. Por ejemplo, Australia y Nueva Zelandia fueron ambas colonias británicas. Estonia estuvo bajo los dominios ruso y alemán.

Hoy los ciudadanos de esas naciones disfrutan un sustancial ingreso per cápita. El colonialismo terminó en África hace tres décadas. Ha pasado buen tiempo para mirar dentro, con soluciones africanas, para encontrar maneras de aliviar el sufrimiento de los pobres del continente.

En muchos casos, esas soluciones serán encontradas en una actividad del mercado y del gobierno, moralmente responsable. África debería ser uno de los continentes más ricos del mundo, en términos de sus recursos minerales y tierra cultivable.

¿Entonces, cuál es el problema?

Factores internos y problemas auto infligidos han sido las causas mayores de la pobreza en años recientes. Por ejemplo, la tasa de huida de capitales africanos es mayor a la de cualquier otro continente. ¿

Cómo puede un continente desarrollarse cuando los africanos mismos no tienen voluntad de invertir su dinero en sus propios países? Sobre todo, la corrupción y la falta de aplicación efectiva de la ley presentan grandes obstáculos para los potenciales inversionistas.

En muchos países, gran parte de la actividad económica local está bajo el control estatal, lo que necesariamente conduce al influyentismo político y el favoritismo. Muchos gobernantes, de alto y bajo nivel, creen que su posición les permite obstaculizar a la gente de negocios y exprimirlos con escandalosas tarifas y cohechos.

Esta corrupción, combinada con regulación excesiva, frena a la inversión local y la extranjera. Es un problema que debe enfrentarse no sólo con medidas legales, sino también inculcando una cultura de responsabilidad moral personal que reconozca el daño al bien común producido por esa corrupción.

La infraestructura del cuidado de la salud en África se encuentra en mal estado y esto complica los problemas económicos y de desarrollo. La propagación del HIV/SIDA ha continuado desgastando al sector productivo de la sociedad y atacando la inversión y el crecimiento de largo plazo.

Por su bajo nivel de ingreso, muchos de los pobres no pueden pagar las medicinas para el tratamiento del HIV/SIDA. Esto también ha elevado la pobreza.

Los fracasos personales y los desastres naturales no son causa principal de pobreza. Lo que es peor es las desigualdades en las estructuras sociales, producidas por los intentos de los gobiernos para lograr la igualdad económica. La redistribución de la riqueza, por parte del gobierno, no ha producido otra cosa que la miseria de la gente.

Juan Pablo II ha llamado a esos problemas “las estructuras del pecado” porque son el producto de actos humanos y hacen que la situación de los pobres sea tan difícil de cambiar. En los años 60 y 70 en Nigeria, los gobernantes se embarcaron en una misión, la de hacer a todos económicamente iguales y muchas empresas fueron protegidas de la competencia extranjera.

Al final, la mayoría de estas empresas tuvieron desempeños por debajo de las expectativas o han desaparecido por completo. La libertad económica es la ruta para acabar con la pobreza y comenzar el proceso de construir un país próspero. La pérdida o falta de esta libertad usualmente repercute en un menor PIB.

Una economía libre, como la de Hong Kong, ha dado a ese país la oportunidad de un crecimiento tremendo al compararlo con un país como Zimbabwe, donde recientemente se han aplicado políticas contra las empresas. A pesar de los obvios beneficios de la libertad económica, demasiados gobiernos africanos han implantado políticas sin solidez e incluso desastrosas.

El éxito nunca es accidental. El camino al progreso y a la reducción de la pobreza debe incluir medidas que garanticen mas libertad económica a los ciudadanos. Esto debe incluir privatización transparente, liberalización del comercio, impuestos bajos e intervención reducida del gobierno.

Sería de gran ayuda que fueran levantadas las políticas que distorsionan el comercio que tienen los países desarrollados. Finalmente, los africanos deben entender que su actividad en la esfera económica está cargada moralmente. De esta manera, podremos finalmente enfrentar el problema africano de pobreza y hacerlo de una manera honesta y práctica.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras