Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Libertad Religiosa
Eduardo García Gaspar
1 junio 2004
Sección: Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Tuve la oportunidad de escuchar una plática en la que el conferencista mencionó de paso el asunto de los Mormones en Monterrey, de hace ya varios años y que tuvo gran trascendencia en esa ciudad y escasa en el resto del país.

Sin embargo, aunque el hecho haya sido local, las lecciones son universales.

Con el beneficio del tiempo, esta situación puede ser examinada con más frialdad. El hecho fue en resumen el siguiente.

Un terreno baldío dentro de una zona predominantemente católica, muy cercano a una iglesia de esta religión, fue adquirido por la iglesia mormona. La intención era construir un templo muy grande. La zona era una de potencial conflicto de vialidad.

Desde luego, un grupo de ciudadanos ni estaban enterados, ni les importaba el asunto.

Los que sí tenían interés se dividían en unos tres segmentos. Uno de ellos era el grupo que tenía preocupaciones por la vialidad y el incremento de tránsito. Otro era el que se oponía a que el templo se construyera por razones religiosas, pues no querían que hubiera un templo de otra religión que no fuese la católica.

El tercer grupo era el que estaba en contra del segundo y argumentaban que existe libertad religiosa y el templo debían construirse si tenía suficiente estacionamiento.

Ganó el segundo grupo, el que no quería a otra religión cerca de su casa. Argumentaban ante la autoridad y los ciudadanos que ese templo debilitaría a las familias al tener ellas posibles miembros de dos religiones, que molestarían los mormones en su acción apostólica yendo casa por casa en esa parte de la ciudad y, como una razón escasamente importante, el impacto en vialidad.

La autoridad, obviamente débil, negó el permiso.

Casos como éste no son únicos, existen en lugares de México en los que se da la coexistencia de varias religiones con actividades de evangelización abierta y por eso conviene examinarlo a pesar de ser un caso de hace varios años.

Una de las herramientas más útiles para examinar si una situación como ésa es o no correcta es la de la simetría de derechos. Pongamos el ejemplo, si en el estado norteamericano de Utah se desea abrir una iglesia católica y los ciudadanos del lugar no lo quieren argumentando que no aceptan a otra religión, sin duda ellos sería visto como negativo por los católicos.

El argumento, de hecho, se puede extender a un plano en extremo amplio.

Si una religión cualquiera niega el derecho a otra de establecerse en sus territorios eso es igual a negar toda posibilidad de evangelización que haga la religión primera.

Lo que estaban atacando quienes impidieron el establecimiento del templo mormón era la propia misión apostólica de su misma religión en el resto del mundo. Era un absurdo total.

No cabe duda de que esas personas tenían buenas intenciones, pero a ellas no les asistían buenas razones y aunque ganaron esa batalla, en realidad violaron un principio que su propia iglesia respeta y propugna, que es el de la libertad religiosa. Cometieron un error, con buenas intenciones, pero equivocación al fin.

Por su parte, el grupo que decía que los mormones debían ser permitidos fue escasamente atendido: su argumento no era comprendido por el bando contrario. La lección es obvia. Defender a una religión debe ser hecho con argumentos racionales, pues si no se hace así, esa misma religión termina siendo dañada.

Me explico, personas ajenas a la controversia se expresaron muy negativamente de la iglesia católica por la acción, no de los católicos, sino de un grupo de ellos y expresaron opiniones que usaron palabras como “inquisidores”, “cerrados” y similares. Más profundamente, Dios nos hizo libres y esa libertad es un don divino que debe ser respetado.

Esa libertad, además, debe ser entendida como una sola, en la que se mezclan la propiedad privada y el respeto a las iniciativas que los demás tengan siempre que ellas no alteren la libertad ajena, que es precisamente lo que hicieron quienes, con toda la buena intención del mundo, se opusieron a que se construyera un templo de una religión ajena a la suya.

Eso no ayudó a la larga al respeto mutuo que debe existir entre todas las religiones y del que no tenemos mucho en México.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras