Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Opinión Pública
Eduardo García Gaspar
6 septiembre 2004
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Cuando oigo hablar de la opinión pública me pongo un tanto desazonado, pues eso me recuerda las connotaciones que tiene la frase de mujer pública y peor aún, la frase de hombre público.

En fin, todo eso a lo que se añade el calificativo de público, e incluso el de social, tiene la virtud de inquietarme por su falta de precisión y su tono de ungido y sagrado.

La verdad es que no existe una opinión pública, así en singular, sino una serie de pensamientos y opiniones provenientes de las mentes independientes de muchas personas.

Pueden existir algunas opiniones más o menos generalizadas, pero aún en este caso, es tremendamente atrevido hablar de una opinión pública, como si existiera un veredicto unánime, igual en todas las personas. Las encuestas revelan eso a diario, al igual que la experiencia cotidiana de todos nosotros.

Y sin embargo, se insiste en hablar de la opinión pública dándole ese tono insolente de ser lo que todos piensan, es decir, de ser un veredicto de todos que debe ser visto como canonizado y obedecido ciegamente. Es irresistible, por esas razones, el intentar una segunda opinión sobre el tema. Empecemos por el principio.

Lo que es llamado opinión pública no es muchas veces más que el conjunto de ideas y pensamientos de un grupo específico de personas que están bien organizadas y tienen intereses en algún asunto definido. Con gran volumen en su voz, estas personas suenan más que los demás a quienes el tema concreto poco interesa y esa voz que grita entonces da la apariencia de ser la de todos.

El volumen de la voz es tan grande que el incauto cree que es la voz de todos y entonces habla de opinión pública.

La realidad es que las personas y sus opiniones con respecto a las acciones de un gobierno son muy diversas y variadas; incluso los más fervientes apoyos a una autoridad tienen sus matices, por no mencionar a las voces de oposición.

La verdad es que dentro de la comunidad hay enorme diversidad, tanta que es imposible que exista una opinión pública, así, en singular. Y eso nos lleva al tema de los medios de comunicación, los noticiosos.

¿Son los medios noticiosos representantes de la opinión pública? No lo creo. Sí, hay medios honestos que tratan de ser una fuente de información fidedigna de la realidad objetiva, pero ellos pueden errar.

Peor aún, claramente hay medios cuya misión no es la de proveer al ciudadano con una visión que intenta ser objetiva de la realidad, sino con una visión que se acomode a las creencias políticas de sus periodistas y editores.

En resumen, el contenido de los medios noticiosos no es tampoco una opinión pública y ha sido llamado simplemente la opinión publicada. Ningún medio por sagaz y competente que sea puede adjudicarse la idea de representar a la opinión pública, simplemente porque ella no existe.

Pero, a pesar de todo eso, la idea persiste y se acepta la existencia de algo a lo que se califica como opinión pública, que no es pública ni es opinión, pero se toma como cierta representante de lo que todos piensan. ¿Por qué? Una explicación es obvia.

El creer que existe una opinión pública es una buena justificación para decidir asuntos gubernamentales, pues le da al gobernante un aire de legitimidad… ya que tooodooos piensan así, el mandatario obedece esa ordenanza del pueblo entero.

Esa falsa creencia en una opinión pública unificada sirve igual a muchos medios noticiosos para justificar sus acciones bajo el sagrado manto de que la opinión pública demanda tal o cual cosa, lo que naturalmente representa más al medio que a las personas en la comunidad.

En final, al menos yo me quedo con una idea principal, la de que no existe una opinión pública como la hemos querido entender.

Pero sí existe una infinidad de opiniones y creencias en innumerables gradaciones que en algunos casos pueden tener algunos comunes denominadores. A lo mucho que podemos llegar es a decir que muchas personas piensan de tal manera general, pero jamás podremos decir que existe una opinión pública y si lo hacemos corremos el riesgo de anular eso que nos enriquece, la diversidad.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras