Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Películas de Miedo
Selección de ContraPeso.info
9 noviembre 2004
Sección: FALSEDADES, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


ContraPeso.info presenta el sentir de un escritor de arte que señala un común denominador entre dos películas recientes y así pone sobre la mesa un tema de discusión que tiene mérito. El artículo fue publicado el 13 de octubre pasado por el Acton Institute. Agradecemos a ese instituto en permiso para traducir y reproducir esta columna.

Al acercarse Halloween, Hollywood se prepara para lanzar una ola de películas diseñadas para asustar a los espectadores con la usual cuantía de vampiros, hombres lobo y zombies.

Sin embargo hay también espaldarazos críticos a otro tipo de películas de horror, uno que muestra el encanto de ideologías económicas y políticas, destructivas, que fueron apoyadas por personalidades carismáticas.

Estos nuevos filmes contemplan al nazismo y al comunismo que, bajo el disfraz de traer la salvación económica, desataron algunos de los más grandes horrores de la historia humana. El Papa Juan Pablo II ha descrito correctamente a esos sistemas como “ideologías del mal.”

Una cinta alemana, Der Unterang (La Caída) muestra a Adolfo Hitler como un hombre totalmente realizado, en lugar del simplista monstruo que comúnmente nos dan los cineastas.

Esto es importante, por permitir ver cómo un hombre fue capaz de manejar en su beneficio la depresión económica y la rampante inflación de la Alemania de Weimar, al igual que los prejuicios tradicionales de grupos.

La cinta ilustra cómo Hitler fue capaz de ejercer su voluntad propia y mantener esclavizados a sus coterráneos mientras él estaba a punto de exterminar a la población judía de Europa y mataba a millones de soldados y ciudadanos europeos y americanos.

Si La Caída hace un gran esfuerzo en la humanización de Hitler para añadir realismo a su elevación al poder y su habilidad para manipular los eventos mundiales realizando acciones terribles, Los Diarios de Motocicleta estremece aún más en su intento para humanizar al ideólogo y revolucionario Ernesto “Che” Guevara.

La cinta intenta validar la ideología comunista como una medicina a los problemas de pobreza y salud, y como un sustituto de la religión, la que en la película es nimia e ineficaz. Los Diarios de Motocicleta narra el viaje por Sudamérica del joven Guevara y su amigo, Alberto Granado, en 1952. Ambos hombres son retratados como atractivos e idealistas.

Es evidente que el viaje despertó al hijo de un aristócrata argentino a las realidades de la pobreza, la desesperación y la enfermedad, como se ve en una de las dos fuentes de la película (Traveling with Che Guevara: the Making of a Revolutionary). La pobreza y la enfermedad atestiguadas por Guevara eran reales.

Pero las soluciones políticas que él más tarde elaboró para estos problemas eran tan malas como su rechazo a la religión.

El crítico Terry Lawson, de Free Press concede que “el aroma del idealismo marxista hace mucho que ya fue superado por el mal olor de la Cuba de Castro, incluso para aquellos que aún creen que Guevara fue un mártir de la libertad y la justicia.”

Pero Lawson y un grupo de principales críticos ignoran el hecho que Guevara usó las injusticias y desigualdades que vio como pretextos para fomentar una revolución comunista en toda América Central y del Sur, sirviendo como un enlace entre la Unión Soviética y Cuba.

En una de las escenas clave de la película, Guevara se mofa de las normas de las monjas que atienden una colonia de leprosos en Perú. Las monjas han impuesto una ordenanza que requiere que los enfermos asistan a misa antes de recibir alimento.

Guevara, un médico, se hace querer por los leprosos al examinarlos sin la protección de guantes quirúrgicos y pasando sin permiso alimento a aquellos que se rehúsan a oír misa.

Como hace notar el escritor Anthony Daniels, de New Criterion, la cinta está cargada de ironías, incluyendo el hecho de que “negar alimentos o bienes a aquellos que no se someten ideológicamente ha sido práctica tradicional de los regímenes comunistas, incluyendo el de Cuba.”

Otra ironía, señalada por Daniels, y no tratada en la cinta, es la realidad de que viajes como el realizado por Guevara y Granado son imposibles hoy en día, principalmente debido a los gobiernos opresivos que llegaron al poder gracias a los esfuerzos de Guevara y su progenie. El reclamo de los pobres ha sido aprovechado por tiranos que buscan poder sin límites.

El sacrificio de libertades económicas y personales en aras de la falsa pretensión de eliminar la pobreza, es una de las ideologías más seductoras y temibles que confronta la humanidad, sin importar qué tan atractivos, carismáticos y humanos sean mostrados esos personajes.

Con las cintas de Hitler y Guevara, Hollywood nos ha dado dos de las películas que más asustan en esta época de Halloween.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras