Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Producción de Obstáculos
Eduardo García Gaspar
10 mayo 2004
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Por favor, piense usted en la siguiente lógica. La meta de una fábrica de jabones es producir jabones, la de una planta de cemento es hacer cemento, la de una agencia de publicidad hacer comerciales.

Y así podemos seguir, con toda lógica, hasta que nos hacemos la misma pregunta acerca de una institución, el gobierno.

¿Qué es lo que el gobierno fabrica? La lógica es responder que produce condiciones que faciliten a los demás producir lápices, jabones, cemento, acero, lo que sea.

Pero no, lo que tiende a fabricar un gobierno son reglamentaciones que obliga a los ciudadanos a cumplir, es decir, produce trámites burocráticos.

Cuantos más trámites produce, más pensará el gobierno que esta cumpliendo con su labor. El problema, desde luego, es que conforme más trámites y burocracia existan, menor será la probabilidad de crecer. Pongo a continuación algunas evidencias de esto.

Una nota del 23 de marzo pasado señala que los empresarios de México desaprueban la regulación de los gobiernos estatales, por ser un peligro para la inversión.

Allí se reporta que,

“El estudio del CCE, realizado entre 950 empresas de reciente creación, señala que si bien los gobiernos estatales han mejorado su calidad y reducido los trámites burocráticos, aún no se ha llegado a un estado óptimo para un buen ambiente de negocios. En promedio, los empresarios estiman que las autoridades tardan 52 días para desahogar todos los trámites relacionados con la apertura de un negocio.”

El estimado del costo de esos trámites es del 5 por ciento del costo total de las empresas, según la misma fuente. Vayamos a otro reporte en otra fuente mexicana de información. Allí se habla del efecto de la corrupción, lo que según el Banco Mundial, tiene costos serios.

Y añade que se requieren “50 días hábiles para registrar un negocio en México, comparado con los dos días que se necesitan en Canadá”. Además, “se necesitan 325 días en promedio para resolver una disputa de negocios en México”.

En una columna, se menciona el mismo tema llevado a sus efectos en todos los países que sufren de demasiados trámites (en la tercera liga). Se dice allí que, “los países con la mayor cantidad de regulaciones son aquellos en los que la gente tiene que pagar más sobornos y donde hay mayor corrupción.”

También dice que,

“Según el estudio del Banco Mundial, hacen falta 15 trámites y 68 días para registrar una empresa -aunque sea de un único empleado- en la Argentina, 18 trámites y 67 días en Bolivia, 15 trámites y 152 días en Brasil, 10 trámites y 28 días en Chile, 14 trámites y 90 días en Ecuador, 12 trámites y 115 días en El Salvador, y 7 trámites y 51 días en México.”

Eso contrasta con Australia con 2 trámites en 2 días y EU, con 5 trámites y 4 días. También, pude averiguar datos comparativos entre los estados mexicanos, aunque las cifras son de 1999. Se requerían más de 80 días para abrir una empresa en Estado de México, Morelos, Michoacán y Tamaulipas. Y menos de 30 días en Sinaloa y Aguascalientes.

Es decir, los mejores estados mexicanos están en niveles 6 veces peores que EU.

Cuando el papel del gobierno se voltea para ser entendido como una fábrica de leyes, regulaciones y trámites, la actividad económica del país se llena de piedras que obstaculizan la prosperidad posible, al ahuyentar la inversión, elevar la corrupción y fomentar la informalidad con mercados negros.

El asunto tiene remedio, si se vuelve al papel original que debe jugar un gobierno y que es el de quitar las piedras del camino para que los particulares hagan eso que desean hacer, trabajar e invertir.

Desde luego, la solución requiere que los gobernantes, especialmente los legisladores, entiendan que su labor no es tener más leyes y reglamentos de baja calidad, sino menos leyes y menos reglamentos de mejor calidad. Deben cuidar la calidad, no la cantidad. Es mero sentido común.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras