Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Quién Reporta Sobre Los Medios?
Eduardo García Gaspar
30 agosto 2004
Sección: MEDIOS DE COMUNICACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Siempre se mencionan excepciones, pero también siempre se escuchan severísimas críticas a los medios.

No recuerdo reunión alguna en la que haya yo participado en la que se haya tocado el tema y no haya sido expresado un juicio negativo de los medios noticiosos.

Se habla de amarillismo, de distorsión de datos, de manipulación para fomentar la ideología del medio, de favoritismo hacia partidos políticos. La última crítica que escuché me pareció devastadora.

Se comentaba el desempeño de un comentarista / reportero de radio que daba espacios intencionales a un partido político, consistentemente favorables y sistemáticamente negativos a la presidencia, lo que puse a prueba para confirmar su veracidad a los pocos días.

Igualmente se habla de lo negativo que resultan esos contenidos basados en los escándalos de las celebridades. De todo esto, saco una conclusión que me parece razonable: una buena cantidad de personas están descontentas con la mayoría de los medios noticiosos y sobre ellos emiten opiniones de muy diversos tipos.

Sigamos en el tema intentando ser lo más organizados posible.

Ante todo, me parece, debemos aceptar el principio general de las bondades de la libertad de expresión, pues ella es una defensa de la libertad en contra de los abusos de autoridad. Pero la libertad de expresión no es una idea perfecta, que carezca de defectos y que su aplicación sea irreprensible.

Sí, los medios noticiosos son una herramienta en defensa de la tiranía y de la opresión, pero pueden ellos constituirse en otra fuerza de absolutismo y dictadura.

Esos guardianes de la libertad no están exentos de sucumbir a la altanería y la soberbia de quien se cree juez absoluto de la sociedad.

Que muchos medios han sucumbido a la tentación de la petulancia y altivez me parece una verdad incontestable: si bien ellos son emisores de críticas, muchas de ellas superficiales, del resto de la sociedad, reaccionan desproporcionalmente a la menor de las críticas que ellos reciben y, peor aún, usan su poder para cancelar y silenciar esa crítica que todo lo que hace es preguntar, si los medios reportan sobre la sociedad, ¿quién reporta sobre los medios?

Un ejemplo de esto es la proliferación de esos contenidos de las vidas íntimas de celebridades, donde hay un deleite sucio en la exhibición de bajas pasiones y sucesos penosos que son elevados ante las audiencias cuando son ligados a artistas y celebridades.

Esos contenidos pertenecerían a las secciones de la nota roja de no haber sido parte de la vida de algún célebre actor o de una famosa cantante. Las depravaciones e inmoralidades son elevadas al rango de sucesos dignos de notar por esos medios y reporteros que carecen de sentido moral.

La libertad de expresión ha sido convertida por muchos en un festín enfermo de indecencia exhibida como sucesos que deben ser conocidos, en un mar de información irrelevante en el que el menos importante de los acontecimientos es explotado para ocupar el tiempo de transmisión y en el que el tono del reportero se convierte en una información editorializada disfrazada de noticia objetiva.

¿Por qué tenemos medios informativos de escasa calidad?

Debe haber varias razones. Le ofrezco algunas. La primera que se me ocurre es la escasa preparación de los reporteros y comentaristas, los que acostumbrados a situaciones políticas de ataque a la autoridad en tiempos pasados, aún no entienden que la situación presente requiere más análisis de la política y menos confrontación con la autoridad. Serán profesionales de la pluma y del micrófono, pero no maestros de la razón y del estudio.

Otra de las razones es una de facilidad de trabajo y de pereza. Buscar el escándalo es más sencillo que reportar la realidad. Abrir los micrófonos a todos para que digan lo que quieran es más sencillo que cuestionarlos y poner en tela de juicio sus afirmaciones. Sentirse amigo del político entrevistado impresiona más que ser representante de la audiencia.

Al final, me quedo con una impresión. Hay medios que han entendido el cambio mexicano, pero mucho me temo que la mayoría no se han dado cuenta. La consistente crítica de los medios noticiosos me hace ver un terrible descontento hacia ellos y eso es una lástima porque quienes debían elevar la educación de la ciudadanía en realidad la están reduciendo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras