Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Retos y Oportunidades
Leonardo Girondella Mora
10 diciembre 2004
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Asuntos
Catalogado en:


El pasado 25 de noviembre, en Madrid, Rodrigo Rato, Managing Director del FMI dio un breve discurso a un grupo de parlamentarios de América Latina, en la Fundación para el Análisis y Estudios Sociales.

El panorama general que traza este discurso tiene la gran virtud de ser un marco de referencia para las acciones más convenientes a tomar por los gobiernos de esta parte del mundo. Lo que sigue es un resumen de los principales puntos de Rato.

• La recuperación de América Latina cobró fuerza desde el año anterior. El pronóstico de crecimiento para 2004 es de 4.5 por ciento, el más alto desde 1997. Esto ha sido producto de una economía más sólida, más confianza en los mercados emergentes y precios buenos de materias primas.

• Es razonable pensar que el crecimiento continuará en esa parte del mundo, aunque quizá a un menor ritmo el año entrante. Pero hay riesgos, como el de la elevación aguda de tasas en los países industrializados y el de la reducción del crecimiento por un período amplio.

La situación ha mejorado, pero quedan retos grandes. Los niveles de desempleo y pobreza son muy altos, hay demasiada disparidad entre ricos y pobres.

• Entendemos ya la importancia de aminorar las vulnerabilidades de las crisis y la de crear las condiciones que promuevan la inversión y el empleo . En esto no hay soluciones rápidas, por lo que se necesitan reformas sostenidas y no soluciones de corto plazo. Son necesarios los consensos políticos duraderos basados en la promoción de crecimiento . Y deben considerarse los altos niveles de deuda pública.

• Deben considerar los países de América Latina la integración de China y la India en la economía mundial. Por ejemplo, China importa gran cantidad de materias primas y es un competidor en industrias intensivas en mano de obra. Este continente debe ser flexible para enfrentar esos retos.

• Las reformas tienen mejores resultados cuando se aplican en las primeras etapas de la recuperación. Este es el momento en el que las personas reconocen los costos de crecimientos negativos y así pueden suavizarse los costos de corto plazo de las reformas.

• La deuda pública es aún ahora demasiado alta para la región, un promedio de 55 por ciento del PIB nacional. Es más elevada que en los años 90. Con deudas menores se tendrá más disponible para inversiones de salud, infraestructura, educación. En Chile, la reforma fiscal ha permitido reducir la deuda pública.

• La prudencia fiscal les necesaria y la consolidación fiscal es una prioridad. Deben aplicarse medidas para mejorar la sustentabilidad de la deuda pública, como la expansión de la base fiscal, la mejora de la estructura de deuda y el mejor manejo de los gastos. Debe tenerse un superávit sustentable, sin basarse en recortes de gastos ni impuestos que distorsionen.

• Las pensiones deben ser reformadas en muchos países que tienen problemas de este tipo. Se han realizado algunas reformas, pero aún queda por hacer. Los planes de pensiones demasiado generosas deben ser reexaminados, retirando obligaciones ilimitadas de los gobiernos.

• La inflación ha sido controlada. Hay casos de éxito en Perú y Argentina. La política monetaria debe mantener estos éxitos en los países. La inflación tiene un impacto negativo en la economía. Muchos países usan sistemas de inflación esperada que son buenos para el manejo monetario y de divisas, evitando intentar lo que no es posible hacer con la política monetaria, como elevar el crecimiento. Los bancos centrales deben actuar de inmediato al detectar señales inflacionarias.

• Las políticas económicas deben ir aparejadas de reformas estructurales e institucionales que retiren los obstáculos del crecimiento y creen los cimientos de un crecimiento sostenible. A pesar de liberalizar el comercio, América Latina está menos abierta que otras regiones. Se requiere más apertura para incentivar el crecimiento y aminorar las vulnerabilidades. Debe haber mejorar en puertos y administración de aduanas para evitar retrasos e ineficiencias.

• Las reformas laborales han sido limitadas en estos países. Ellas tienen gran importancia en un contexto de mayor liberalización. Se requieren para tener mayor flexibilidad, más inversión privada y crecimiento. Las disposiciones que restringen el empleo temporal u otorgan grandes pagos por despido son serios obstáculos de entrada y salida del mercado laboral.

Arreglar estos aspectos ayudará a elevar el número de empleos generados en los mercados formales, donde los trabajadores gozan de protección que no tienen los informales. Obviamente estas reformas tendrán consecuencias relacionadas con la movilidad de los sectores y necesitarán inversiones en educación, entrenamiento y alguna red de protección.

• Los sectores financieros deben ser trasformados, de fuentes de debilidad en fuentes de crecimiento, para manejar el crédito que es la sangre del crecimiento económico. Debe mejorarse la regulación y supervisión bancaria, mejorar los registros contables y reexaminar las leyes de bancarrota para elevar la recuperación de los créditos. Esto es en términos más generales un estado de derecho, con leyes confiables, para mejorar el medio ambiente de inversión.

• El futuro es optimista. Ha habido avance en la construcción de un medio ambiente que promueve el crecimiento sostenible. Si se mantiene el actual crecimiento el ingreso per cápita real en 2015 será 40 por ciento mayor, lo que es una mejora sustancial contra lo sucedido en el último cuarto de siglo. Esto aliviará las tensiones sociales y mejorará el ambiente de la política. Todo es posible si se aplican las medidas económicas correctas. Se necesitará un liderazgo político firme para realizar las reformas.

Hasta aquí lo dicho por Rodrigo Rato. Añado un elemento no considerado por él, el clima intelectual de nuestro continente. Para realizar las reformas mencionadas se debe contar con un clima intelectual propicio, que facilite los cambios necesarios.

Para la izquierda latinoamericana, las transformaciones solicitadas y tan necesarias son anatema, al menos para las izquierdas más proverbiales y sin la menor de las dudas, ellas actuarán como frenos a las medidas que tanto se necesitan para corregir las situaciones que esa misma izquierda ha creado.

Lo que se sabe de economía en cuanto a las medidas y condiciones que propician el crecimiento es un conocimiento aceptado. Son necesarias las políticas de liberalización de la economía, de flexibilización de la acción individual de los agentes económicos, dentro de un marco social y político de estabilidad y certeza razonable, marcada por la confianza en la aplicación de la ley.

Todo eso se conoce y reconoce. Lo que queda es tener la voluntad de aplicarlo, lo que no será sencillo si esa izquierda proverbial insiste en sus posiciones.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras