Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Sufragio Universal
Eduardo García Gaspar
20 agosto 2004
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La frase que sirve de título a esta columna es una que, me parece, será escasamente comprendida por las personas a quienes se pregunte por su significado.

Quizá sea relacionado con asuntos relativos a votos en elecciones y tal vez acarree la idea de que todos puedan votar.

La tentación de ver esto más a fondo es irresistible, como también lo es el salirse de la caja del pensamiento común y poner en tela de juicio las bondades del voto ciudadano.

Las elecciones y los votos que otorgan los ciudadanos para elegir a los gobernantes son una ceremonia tan notable que suele ser confundida creyendo que ese voto es la democracia y ya. Aunque esto sea falso, sostengo que ésa es la idea generalizada en México acerca de la democracia y por ello es que conviene examinar lo del sufragio universal.

¿Por qué existe ese votación general? Debe haber varias respuestas y muchas de ellas muy razonables.

Pero, no voy a creer en la que diga que el voto es universal porque los ciudadanos son un serie de personas con elevados conocimientos que han dedicado gran tiempo al estudio de las propuestas de los candidatos y que después de sesudos análisis han concluido que su voto debe ser dado a tal o cual candidato, el que presenta las mejores cualidades personales y las mejores propuestas de gobierno.

No voy a creer eso y supongo que tampoco usted lo crea.

Es experiencia contundente la de votos emitidos sobre las bases más endebles y los razonamientos menos sólidos. Hasta aquí, podemos concluir que el voto universal no está justificado por la sapiencia extraordinaria de los votantes y sus arduos estudios antes de decidir su voto. Es duro decirlo, pero es cierto.

Y más aún, si se pensara que el voto sólo debe venir de personas preparadas y educadas, lo que debería hacerse es dar el voto sólo a, quizá, graduados con estudios superiores. Pero el voto es universal y debe haber otra razón para eso.

La única que se me ocurre y que leí en un gran libro (The Conservative Mind, de Russell Kirk) es una que viene de pensadores ingleses y que dijeron que el voto universal se debe a una solución práctica para evitar que los que no voten sean dañados en sus intereses, puesto que si no votan no tendrían influencia en los gobiernos.

Puesto de otra manera, no es una solución filosófica, sino una empírica y escasamente elevada. Pensar así tiene sus consecuencias muy serias y que debo mencionar incluso con el riesgo de ser acusado de elitista, clasista y otros epítetos de ese tipo.

Aún así, conviene señalar muy marcadamente que, si lo anterior es cierto, el voto popular no es un voto ilustrado, educado, ni informado en su gran mayoría, pero que a pesar de eso sirve y es útil por otra razón.

El voto mayoritario no va a llevar a los mejores a los puestos públicos, incluso sería sorprendente que lo hiciera; piénsese en lo sucedido en Venezuela recientemente en el referendo que mantuvo a un populista en el poder. Lo que el voto popular hace es otra cosa más importante.

Y eso tan importante es balancear los poderes dentro del gobierno para evitar que los gobiernos cometan abusos de poder, lo que nos lleva a la concepción original expuesta por Montesquieu, que es ésa precisamente: la democracia es un mecanismo que divide al poder gubernamental y limita severamente la tendencia de toda autoridad a cometer arbitrariedades.

Quizá alguien ahora leyendo esto, reaccione diciendo que esto es aburrido y obvio.

Creo que no lo es por una razón. Nuestros tiempos mexicanos son tales que han creado la idea de que la voz mayoritaria es una voz sagrada, algo como la voluntad general de Rousseu, y que ella debe ser entronizada como un nuevo dios a ser obedecido por todos.

Y pocas ideas tan peligrosas como ésa que nos haría víctimas de un tirano aún peor que el más salvaje opresor. La voluntad mayoritaria nunca podrá ser tomada como la mejor de las opciones, ni la fuente más alta de autoridad.

Y sin embargo, en nuestros días sucede eso, el creer que todo debe ser sujeto a votación y el resultado acatado como ley divina. La realidad es que los votos ciudadanos vienen de personas que lo sabemos ni han estudiado los asuntos, ni los han analizado, ni son expertos.

El error es serio y ha sido señalado, con énfasis, por ejemplo por Edmund Burke, un enorme pensador inglés. No podemos clamar ignorancia.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Sufragio Universal”
  1. Arturo Peraza Dijo:

    interesante articulo, dice cosas muy ciertas y en las cuales vale la pena reflexionar, lo que no me parece tan correcto, es solo dar el ejemplo de hugo chavez, pero ignorar otros gobiernos que igual son nefastos para sus gobernados pero no son "populistas", nada mas en eso señalaria mi desacuerdo, en lo demas me parece un tema digno de analizar conciensudamente.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras