Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Tan Práctico Como Una Teoría
Eduardo García Gaspar
24 septiembre 2004
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Seamos claros y reconozcamos la realidad de que las cosas de más fondo son las que menos nos preocupan.

Nos llama más la atención algún chisme político sobre, por ejemplo, la última declaración del pintoresco jefe de gobierno del DF o las competencias de Ana Guevara o la liberación de Gloria Trevi, que las cosas que realmente importan.

No somos los únicos, los medios noticiosos tienen fama de cometer el mismo error. Hay un dicho que dice que los noticieros reportarán todo menos lo que realmente tiene consecuencias futuras y que las noticias de gran impacto aparecerán perdidas en alguna página interior de un diario.

Es una exageración, pero tiene una dosis de verdad.

Los sucesos de impactos considerables suelen pasar desapercibidos en sus inicios y se reportarán sus efectos, pero no las causas que los originaron. Todo esto viene a cuento por una realidad que estamos viviendo. México, en la actualidad, vive dentro de una democracia sustentada sobre todo en la división del poder y en la elección legítima de un presidente por primera vez en su historia reciente.

Lo que esa realidad significa es la libertad igualmente real de sus ciudadanos, porque la democracia es sólo un sistema que defiende la libertad del ciudadano. La conclusión es que los mexicanos somos libres, como jamás lo fueron los mexicanos de todas las generaciones anteriores.

Somos ciudadanos verdaderamente privilegiados en este sentido. Esta realidad, me parece, no ha sido reconocida como se debiera y de ella aún no nos damos cuenta. El punto posee la importancia suficiente como para merecer varias columnas y análisis, pero esta segunda opinión quiere ir bastante más allá de señalar esto.

Si somos libres como ningún mexicano lo fue antes, tenemos ante nosotros eso que la libertad no impone, la necesidad de elegir entre diversas opciones… porque eso es la libertad, el poder elegir entre alternativas de todos tipos.

Desde qué jabón comprar y qué cerveza tomar, hasta por quién votar y qué hacer con nuestras vidas.

Y para elegir, para escoger, entre todas las opciones que la libertad pone frente a nosotros se necesitan sin remedio criterios de selección. Se requieren guías para elegir. Se precisan conceptos para distinguir entre las opciones que tenemos y distinguir lo bueno de lo malo, lo urgente de lo insignificante, lo importante de lo baladí. Y no hay de otra.

Necesitamos esas guías para vivir en libertad porque de lo contrario nos perderemos en una vida sin dirección ni sentido, que sería una serie de actos al azar.

La libertad no tendría sentido sin esas guías y esos criterios para llevar nuestras vidas en una dirección positiva. Neto, neto, lo que digo es que vivir en libertad requiere tener principios morales y éticos.

Que sin ellos, la libertad no tiene sentido. Más concretamente, defiendo la imperiosa necesidad de tener muy bien desarrollado el sentido de lo que es bueno y de lo que es malo. Sin ese sentido moral, repito, la libertad no es más que una serie de acciones que pierden a la persona y lo llevarán inevitablemente a ser esclavo.

Esclavo de quien esté en el poder, esclavo del vaivén de las modas y perderá así su individualidad. Para redondear la idea: somos en este momento los mexicanos más libres que jamás han existido en la historia de nuestro país y es este instante, por tanto, cuanto más necesitamos tener un sentido desarrollado de lo bueno y de lo malo… si es que queremos seguir siendo libres nosotros y las generaciones siguientes.

Sin sentido del bien y del mal no se puede vivir en libertad y mucho me temo que esta generación excepcional de mexicanos está cometiendo en general un error grave.

Solemos creer que la libertad es hacer lo que se nos da la gana, sin límites ni frenos, cuando la libertad es en realidad otra cosa muy distinta. La real libertad es el decidir hacer lo que debo hacer cuando también frente a mí tengo la opción de hacer lo que no debo hacer. Y para lograr eso, no hay otra salida que tener una altamente desarrollada conciencia del bien y del mal.

Sí, esos conceptos de los que algunos se burlan y son objetos de mofa, chacota y sarcasmo. No es una tarea fácil enfrentar ese clima intelectual pero no hay otra salida si es que queremos preservar las libertades que nunca antes ningún mexicano tuvo y que ahora tenemos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Tan Práctico Como Una Teoría”
  1. miguel angel sandoval torres Dijo:

    es un muy buen articulo por que me permite tener una vicion mas profunda a serca del tema una informacion como esa nos hace abrir los ojos a quienes todavia los tenemos cerrados





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras