Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Tanto lo Repiten Que se Cree
Eduardo García Gaspar
23 febrero 2004
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


De entre las diversas falacias que existen en el manejo de la economía de un país, quizá no haya ninguna mayor a la que cree que cerrando las fronteras se ayuda al progreso de esa nación.

El argumento estándar va más o menos como sigue: si se importa el bien A eso significa que los fabricantes de A dentro del país van a cerrar sus plantas porque el mismo bien extranjero cuesta menos, por lo tanto al evitar las importaciones de A se mantienen los empleos en esas plantas que de otra manera se hubieran perdido.

Eso es falso y solamente puede ser justificada su creencia por la amplia repetición de la idea. P

or más que se repita que dos más dos son siete, la repetición no vuelve verdadero a lo erróneo. Cuando usted evita la importación del bien A de seguro mantiene el empleo en las plantas nacionales de ese mismo bien, de eso no hay duda.

El otro lado de la moneda es que mantener los empleos de esa manera le cuesta a todos los que compran ese bien A, pues lo compran a un precio mayor al importado.

Si se trata de acero, por ejemplo, esa industria va a mantener su empleo, incluso puede elevarlo, pero sucederá eso con un costo lógico: todos los demás productos nacionales que usen acero costarán más sin remedio posible.

El precio de mantener el empleo en la industria del acero fue trasladado al resto de las industrias y personas que no pueden comprar el acero más barato importado. Le digo, no hay lonche gratis.

Si el bien extranjero cuesta más que el nacional, nadie lo importará. Se importará ese bien, cuando cueste menos y es precisamente ese costo menor el que beneficia a todos los usuarios del bien en cuestión.

Los empleos en la industria afectada por la importación se perderán en alguna medida, pero es lógico y positivo que se pierdan. Son empleos improductivos e ineficientes, cuyos recursos pueden ser empleados mejor en otras industrias. Es lo mismo que se hace con las tecnologías nuevas.

Si usted tiene un fax va a usar menos el correo y si usted tiene correo electrónico va a usar menos el fax y el teléfono. Los empleados de fábricas de fax y de telefónicas tendrían que prohibir la adopción de tecnologías que los afectan negativamente, con la desventaja de lastimar a todo el resto por el beneficio de ellos. Es lo mismo con el comercio internacional.

Y déjeme ir a un extremo ya usado por Bastiat. Las empresas que hacen focos y que producen electricidad podrían alegar la competencia ilegal del exterior por parte de un producto extranjero que impide su desarrollo. el sol.

Y para eso pueden pedir que las ventanas de todas las casas sean cerradas para evitar que entre la luz de ese competidor que tantos empleos destruye en esas industrias.

No es broma, quienes piden el cierre de frontera creyendo que protegen al país, si son lógicos, tendrían que hacer ese tipo de peticiones. La idea de cerrar fronteras ignora que hacer eso lastima a los ciudadanos, desaprovecha recursos y conduce al absurdo.

La fuente del error, me parece, es creer que la economía es estática, que la cantidad de empleos es fija. Vamos a suponer que la cantidad de empleos sea fija desde el principio de los tiempos y que esa cantidad haya sido de 10 puestos de trabajo en tiempos de Adán y Eva fuera del paraíso.

Supongo que, dada la realidad, la única opción sea admitir que esa cantidad no es fija, que los empleos han aumentado con el tiempo. La economía no es estática y sin embargo quienes apoyan el cierre de fronteras para proteger empleos necesariamente presuponen que sí lo es.

La economía no es un juego de suma cero en el que lo que uno gana el otro lo pierde. Creer que sí lo es, conduce a errores serios, como querer cerrar las fronteras, querer prohibir las nuevas tecnologías (como quería Ghandi) y querer proteger empleos a toda costa y sin mirar el daño que eso produce.

Y, todo esto viene a cuento porque, mucho me temo, esa falacia ha dado muestras de está siendo creída dentro de nuestro gobierno federal, en el poder ejecutivo y entre muchos miembros de las cámaras de legisladores. Nunca está de más, recordar que el cierre de fronteras es negativo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras