Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Recuerdo de Los 60
Eduardo García Gaspar
11 noviembre 2004
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


En las elecciones de los EEU, debo decir, siempre tuve una impresión de que andaba presente el sentimiento de los años 60. La más obvia prueba de eso fue el mismo Kerry, uno de tantos que hicieron de su vida la misión de protestar en esa época.

Eran los tiempos de la rebeldía contra el “establishment.” Y al respecto leí una columna de Daniel Henniger (Wall Street Journal, 5 de noviembre) que trataba el tema.

Fue una confirmación de ese sentimiento que yo tenía. El sabor de los 60 está allí y, dice él, que las ideas de esos manifestantes han hecho lo que hoy es el partido Demócrata. El partido pasó a manos de quienes protestaban contra Vietnam, contra todo en realidad, agresivamente, hasta quizá con odio.

Las elecciones de EEUU, tomadas con frialdad, muestran una localización geográfica de esos liberales, como se les llama allá. Están en los extremos de las costas del país, pero incluso con extrema localización, con por ejemplo, una California liberal en la costa, y conservadora en el interior.

Pero mi punto es el del sabor de los sesenta en la campaña de Kerry, especialmente en sus partidarios extremos. Verlos y leerlos era como hacer un viaje al pasado, a esa época de mi juventud, cuando todo lo que había que hacer era estar en contra de lo que sonara o pareciera tradicional.

Había que estar en contra de los gobiernos, de la autoridad, de la economía, de la política, de las empresas, de la policía, de la represión, del “establishment.” Y, desde luego, había que estar a favor de la marihuana, de lo sicodélico, del “amor y paz” y de confiar en la “era de Acuario”.

Todas las ideas que sostenía ese movimiento estaban en las letras de los conjuntos musicales de moda, más algunos intelectuales que había que leer (los que eran en realidad ilegibles, pero nadie lo reconocía).

A lo que voy es que, en mi impresión, el odio extremo emergió en algunas de las comunidades fuertemente involucradas en el proceso electoral americano. Destaco a la comunidad de los medios de comunicación, los mayores de ese país, de corte claramente más anti Bush que pro Kerry.

También la comunidad de artistas y actores, con la misma posición de los medios. Y a eso debo añadir la comunidad de los intelectuales, pensando lo mismo.

No eran posiciones pausadas, sino violentas, iguales a las que viví en mi juventud. Quizá pueda resumir esa actitud de los sesenta en la idea de estar abierto a todo, no rechazar nada, todo se vale, no hay reglas y mandar a todo lo tradicional a la basura.

Eso es lo que vi, no tanto en el candidato demócrata, sino en sus partidarios y quienes estaban con él, no por su persona sino por ser un medio de derrotar a lo visto como contrario a esa actitud.

El asunto llegó en varias instancias al paroxismo en los partidarios del demócrata, un algo que, por cierto, no le favoreció. Bush fue erigido por ellos en un paradigma de lo que ellos mismos odian. Sin embargo, sucedió algo digno de mencionar.

La mayoría de la población eligió a ese símbolo de lo malo en los ojos de los medios principales, de Hollywood, de los intelectuales.

La actitud sobreviviente de los años sesenta se enfrentó a una realidad que les costará trabajo asimilar y quizá nunca lo puedan hacer. No es esto una defensa de Bush, sino una visión que se abrió dados los resultados de esa elección.

No habiendo sido yo un partidario de las ideas de los años sesenta y habiendo desarrollado un profundo respeto por la tradición, resulta por demás reconfortante constatar que un buen número de personas no han sucumbido a esas ideas que nunca me atrajeron.

Me agrada y no lo puedo negar, que grandes cantidades de personas no hayan caído en el embrujo del mundo en el que se desea que todo se valga y que nada sea rechazado. Me siento bien cuando veo que hay personas que hablan de valores inmutables y que los desean mantener.

No estaré de acuerdo en todo lo que esas personas afirman, pero es agradable constatar que existen, que no han sido embrujados por los cánticos de las sirenas intelectuales, ni por los medios de avanzada, ni por los reporteros que tienen agenda política, ni por directores de pseudo documentales. Aún tienen ellos opiniones propias.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras