Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una Buena Incógnita
Eduardo García Gaspar
29 junio 2004
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Si la popularidad de un político no se reduce notablemente a pesar de ser sujeto de sospechas serias de corrupción que hubieran hecho renunciar a casi cualquiera con cierto grado de decencia, eso es un suceso notable para el que merece ser intentada una explicación.

En esos términos fue planteada una interrogante que claramente se relaciona con AMLO, el regente actual de la Ciudad de México.

Hay evidencia absoluta de que su personal estaba involucrado en actividades ilícitas… y, sin embargo, según varios testimonios y encuestas, la popularidad de ese personaje no tiene una caída importante en los números de las encuestas que me han sido comentadas.

Tenemos, por tanto, dos realidades que son en apariencia contradictorias, pero que coexisten sin problema.

La lógica diría que la popularidad del sospechoso de corrupción estaría por los suelos, pero sucede que no. Claro que sería más lógico que el hombre renunciara por simple sentido de respeto propio, pero si eso no sucede es porque no tiene él ese sentido.

Si le hacemos un poco al Sherlock Holmes, nuestra misión es resolver ese misterio y podemos empezar por mencionar la hipótesis obvia.

Si el personaje en cuestión no reduce su popularidad como sería lógico esperar ante la información obtenida de las investigaciones y videos, puede ser que esa información no haya llegado a las personas, que un buen número de ellas sencillamente no esté enterada del asunto.

El que no sabe lo nuevo que ha pasado es obvio que siga pensando igual antes y después de los acontecimientos.

En apoyo de esta hipótesis podemos mostrar datos de la población mexicana, con una escasa educación. Igualmente puede usarse la prueba de la escasa venta de libros y de periódicos. Solamente un pequeño segmento de la ciudadanía lee, aunque quizá sea algo mayor el número de personas que vean televisión o que oigan noticias en la radio.

Suena ésta como una explicación lógica y con sentido, que es congruente con realidades nacionales de bajos niveles escolares y poca inclinación por las noticias.

Desde luego, hay otra hipótesis, la de que el electorado esté enterado de los sucesos y que no crea la historia real, sino la historia contada por el propio personaje de marras. Simplemente muchos creen que existe un complot en contra de alguien y por eso mantienen su opinión previa.

La tercera hipótesis es algo más complicada, pero posible: una buena parte del electorado conoce la historia de corrupción por parte de los subordinados de AMLO pero no hacen la conexión entre ellos y él.

Es decir, creen que el regente es inocente y no tiene siquiera culpa de mala administración en este grave asunto. Es la hipótesis de incapacidad de emitir opiniones y que puede tener como consecuencia que muchas personas no establezcan una asociación entre AMLO y la elevación del crimen en el DF.

Puede ser que existan más hipótesis, pero me quedo con ésas como las principales en este análisis. Las tres explicaciones tienen como común denominador al electorado.

Puede ser que las personas no estén enteradas, que sean indeciblemente crédulas, o que sean incapaces de emitir juicios. Y eso es precisamente lo que es causa de preocupación: la existencia de un electorado sin preparación mínima para tener y manejar información política mínima para votar. Lo que nos manda a un escenario posible.

Las elecciones de 2006 se darán principalmente con un electorado en el que ha sucedido eso que he intentado explicar y tendrá más oportunidad de ganar quien sea más conocido de antemano… aquel cuyo nombre sea el más recordado sin importar el origen de ese conocimiento.

Me refiero a elecciones que son duelos de personalidades y nada más. Si usted pensaba que la democracia era perfecta, basta esto para mostrar que está muy lejos de serlo, pues en ella pueden abrirse caminos a personajes sospechosos y de escasa moral.

Efectivamente, la democracia, contrario a lo que piensa el mexicano promedio, no está diseñada para seleccionar a los mejores y que ellos gobiernen con sabiduría.

En fin, todo lo que he querido demostrar en esta segunda opinión es que es posible la existencia de un gran segmento en el electorado con exigua preparación, que convierte en probabilidad real el llevar al poder a personajes muy alejados del ideal del gobernante. Y con eso quiero mostrar que la democracia es una herramienta sencillamente, que el valor verdadero a defender es la libertad.

Post Scriptum

Poco después de publicar este artículo, el Grupo Reforma reportó que AMLO publicó historietas al estilo de los comics de super héroes, por más de un millón de ejemplares. Esto confirma la tesis de la existencia de un segmento muy numeroso de votantes que no están expuestos a los medios noticiosos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras