Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Receta Política Muy Socorrida
Eduardo García Gaspar
17 mayo 2004
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Dadas mis actividades, con frecuencia soy testigo y partícipe en discusiones políticas, algunas de ellas con políticos, por no hablar de la diaria tarea de echarle un ojo a las noticias.

De los miles de materiales a los que eso me expone, hace poco salió una conclusión interesante que comparto con usted. Narro una situación típica.

Un grupo de personas habla acerca de una situación actual no deseable, como por ejemplo, la mala recolección de basura en algún lugar de México o la violencia familiar o lo que usted decida.

La mayoría de las veces, la solución propuesta es una de dos, hacer una nueva ley o modificar la actual, o bien, una de las favoritas, crear un organismo nuevo, como la Comisión Revisora de la Recolección de Basura de Teocaltiche, Jalisco.

Mi punto es que esas soluciones de crear comisiones son por lo general distantes en el tiempo, más costosas de lo que debe ser y carentes de imaginación.

Hace un par de años, estuve presente durante un discurso de un candidato a un puesto popular. El buen hombre mencionó en sus propuestas la creación de una comisión gubernamental para casi todos los problemas que había él detectado en sus giras.

Como una real receta de cocina, muy usada y conocida, ese candidato propuso la creación de la comisión para la violencia familiar, la comisión para la atención del anciano, la comisión para el cuidado infantil de drogadicción, la comisión para el fomento del deporte… lo que usted quiera.

Esta receta llega a niveles que me parecen que son tontos y explico las razones.

Si existe un problema, por ejemplo de basura, lo primero que debe concluirse es que sus responsables están haciendo mal las cosas. Si en una empresa privada no sale bien la publicidad, no va a contratar a personas para formar una comisión supervisora de publicidad; llaman la atención al responsable y pueden sacarlo de su puesto.

Es decir, las comisiones ignoran el origen del problema y crean irresponsabilidad en los encargados de la función. Peor aún, elevan los costos de operación del gobierno, pues ahora habrá un organismo encargado de supervisar que haga bien su trabajo el que desde el principio lo debería hacer bien. Es absurdo. Y es duplicativo.

Si hay una ley que castiga los daños entre las personas y resulta que aún así se dan casos serios de violencia familiar, el remedio difícilmente está en elevar el número de burócratas. La solución está en hacer que los burócratas que ya existen haga bien su trabajo y si lo hacen bien, muy posiblemente se encontrará que se necesitan menos de ellos.

Se da una situación digna de Kafka: un burócrata no cumple bien su función por lo que se crea una comisión de supervisión, sin garantía de que esa comisión pueda funcionar, por lo que sería lógico crear una comisión supervisora de comisiones que inspeccionara a los que supervisan.

Es un error administrativo grave, porque eleva los costos sin garantía razonable de resultados. Los políticos lo hacen porque les da una fachada de preocupados por el problema en cuestión, el que sea.

Se ve bien que lo hagan, especialmente cuando no mencionan el gasto que eso significará, lo que termina por hacer que los impuestos se vayan a cubrir los sueldos de burócratas que no cumplen con sus funciones y de burócratas que supervisan a los que no cumplen sus funciones.

Esto hará que los impuestos se dediquen a pagar nóminas y sueldos, quedando muy poco para infraestructura…. que es lo que nos pasa en México.

Por el otro lado, es extraño que esa obsesión patológica por elevar la burocracia no sea detectada por quienes no harían lo mismo en las empresas en las que trabajan. He sido testigo de propuestas de ese tipo incluso viniendo de empresarios que, repito, no implantarían esas medidas en su compañía.

Cuando, por ejemplo, se tiene un problema de criminalidad, lo más conveniente es echar un vistazo a quienes son los responsables de la policía y de aplicación de justicia.

En la inmensa mayoría de los casos la falla estará allí, en los responsables de hacer las cosas y, puede ser, que sea que ellos cuenten con poca preparación o escaso presupuesto. Pero crear más comisiones para remediar los problemas es causa del agravamiento del problema, no su solución.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras